El Ayuntamiento de Canfranc (Huesca) colocará señalización informativa en varias fortificaciones del municipio

Actualizado 25/08/2007 19:16:10 CET

CANFRANC (HUESCA), 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Canfranc ha sacado a concurso un proyecto para la colocación de paneles informativos junto a las antiguas fortificaciones militares que hay en el municipio, algunas en el núcleo de Canfranc pueblo, otras por el trazado del Camino de Santiago que discurre por este término y otra junto a la carretera N-330.

El presupuesto base de licitación para esta actuación se eleva a los 12.180,00 euros y el plazo de ejecución es de dos meses. La concejal de Cultura del Ayuntamiento de Canfranc, Maite Casasnovas, ha indicado a Europa Press que se trata de seis ejemplares de arquitectura militar y de una chimenea del siglo XVIII, "el único ejemplar que hay en la provincia de Huesca de una chimenea de una ferrería", un taller en donde se beneficiaba el mineral de hierro, reduciéndolo a metal.

Las señalizaciones que se van a instalar recogerán información en castellano, inglés y francés sobre cómo fue el edificio, cuando se construyó y qué uso se le dio en su momento. La concejal comentó que estas fortificaciones se construyeron a partir de la Edad Media porque "ésta era una zona fronteriza".

Se trata del Castillo de Canfranc, de origen medieval y ampliado en el siglo XVI; la Torre de Aznar Palacín, del siglo XIV; la Torre de Espelunga, del siglo XVI; la Iglesia de la Trinidad y recinto fortificado, de los siglos XVI a XIX; el Fuerte de Coll, de entre los siglos XVIII a XX; y la Torreta de Fusileros, de entre los siglos XVIII y XIX.

Casasnovas aclaró que de algunos de estos edificios "sólo quedan ruinas", como es el caso de la Torre de Espelunga, que fue hallada en el año 1999, y que estaba cubierta de vegetación. Ahora se está limpiando dentro de las actividades de un campo de trabajo.

Esta torre forma parte del Camino de Santiago, igual que la chimenea, mientras que el resto de antiguas fortificaciones están ubicadas en el casco urbano de Canfranc pueblo, excepto el Fuerte de Coll, que está en las inmediaciones de Canfranc estación, y la Torreta de Fusileros, junto a la N-330.

La concejal recordó que la mayoría de estos edificios no conservan su estructura íntegra ni se puedan visitar, salvo el Fuerte de Coll y la Torre de Fusileros. Las obras se iniciarán en septiembre.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies