El Ayuntamiento de Pozondón busca una familia que ocupe una vivienda rehabilitada con subvenciones públicas

Actualizado 06/12/2009 17:25:22 CET

POZONDÓN (TERUEL), 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Pozondón, que se sumó a un programa de incentivación a la acogida de nuevos pobladores de la Diputación Provincial de Teruel (DPT), dispone de una vivienda rehabilitada para acoger a una familia.

En un principio, una familia rumana iba a ocupar la casa, pero regresó a su país. El alcalde de la localidad, Jesús Barquero, explicó en declaraciones a Europa Press que en la rehabilitación, que costó unos 48.000 euros, participaron la Diputación de Teruel, la Diputación General de Aragón, el propio Ayuntamiento y la Comarca Sierra de Albarracín. Cada institución aportó, aproximadamente, un 25 por ciento de la inversión, señaló.

"En Pozondón teníamos dos familias de rumanos y algunos de sus miembros trabajaban en una granja de conejos. Vivían en una situación no muy buena, en la misma granja, así que pensamos que quizá podíamos facilitarles una vivienda mejor", señaló Barquero. El alcalde comentó que uno de las familias que iba a ocupar la casa estaba compuesta por un hombre que trabajaba en la construcción, su mujer que se ocupaba en la granja de conejos, y una hija de ambos.

Sin embargo, a principios de 2009, el marido perdió su empleo y la familia no podía subsistir sólo con el salario de la mujer, por lo que abandonaron España y volvieron a su país, "aunque todavía siguen dados de alta en el registro del ayuntamiento y puede que aún vuelvan", apostilló el alcalde de Pozondón.

El apartamento se encuentra en el mismo edificio que el consultorio médico y fue completamente reformado, de manera que "ha quedado muy bonito y muy bien equipado".

PROGRAMA DE NUEVOS POBLADORES

El Consistorio decidió sumarse a un programa para el incremento poblacional en pequeños municipios de la provincia de Teruel. Estos planes están dirigidos a localidades de menos de 500 habitantes, y Pozondón cuenta con 80 personas censadas.

El dinero que recibe el consistorio sirve para sufragar los gastos originados por la rehabilitación de viviendas de titularidad municipal, destinadas a su ocupación por nuevos pobladores.

Jesús Barquero no mostró preocupación por la pérdida de la subvención, "cuando comenzamos teníamos todos los requisitos", señaló, "yo no puedo retener aquí a una familia".

Barquero aseguró que se tomó la decisión de rehabilitar la vivienda porque "un alcalde tiene que organizar, dar servicio y mirar por todos los del pueblo, y entonces, esa familia era del pueblo".