Belloch pide a la DGA que "de un paso más" porque el Ayuntamiento "solo" no puede construir el nuevo estadio

 

Belloch pide a la DGA que "de un paso más" porque el Ayuntamiento "solo" no puede construir el nuevo estadio

Actualizado 02/07/2009 14:52:10 CET

ZARAGOZA, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, pidió hoy al Gobierno de Aragón que "de un paso más" y concrete "de verdad" junto al Ayuntamiento la financiación del nuevo campo de fútbol de la capital aragonesa, porque "el ayuntamiento solo no podría emprender esa obra", advirtió Belloch.

En declaraciones a los medios de comunicación, durante su visita al zaragozano barrio de Torrero, Belloch afirmó que "no tengo ningún miedo" al asegurar que "esta obra va a ser conjunta" entre el Ejecutivo autónomo y el Ayuntamiento, porque la Diputación General de Aragón (DGA) "está de acuerdo en que lo hagamos de manera conjunta, aunque cueste más o menos encontrar la fórmula exacta (de financiación) que satisfaga a todas las partes".

En este sentido, el alcalde consideró que la financiación debe figurar en los presupuestos de ambas administraciones "aunque después se busque una financiación extrapresupuestaria" porque a la hora de iniciar el proyecto del nuevo estadio, se debe hacer "desde la seguridad de que, en todo caso, detrás del mismo están las administraciones".

Así, y ante la posible celebración de una comisión bilateral DGA-Ayuntamiento este mes de julio para concretar el modelo de financiación del campo, Belloch advirtió que "si no es para concretar de verdad el modelo de financiación, no soy partidario de que haya comisión bilateral" porque "hay que dar un paso más" y "no seguir diciendo lo que ya dijimos en la última de que cofinanciaremos" el campo. En caso de que esta reunión se celebrase antes del verano, "sería muy bueno, porque significaría que hay un acuerdo concreto y específico" sobre el campo de fútbol, indicó.

Por su parte, el consejero municipal de Urbanismo, Vivienda, Arquitectura y Medio Ambiente, Carlos Pérez Anadón, explicó que en el convenio de colaboración con el que las administraciones están trabajando "ninguna de las dos partes ha puesto ninguna pega que sea excluyente", aunque el acuerdo, especialmente en momentos de crisis, "tiene la suficiente complicación como para que estemos tratando de afinar lo que significan los parámetros económicos, jurídicos y fiscales" de este acuerdo para cada una de las partes.

No obstante, "una vez que (las conversaciones) están tan avanzadas, sería bueno y razonable, y en principio no hay ninguna posición que debiera excluirlo, que el acuerdo se firmase en julio", lo que significaría "un avance irreversible" para impulsar el proyecto del nuevo estadio, que estará finalizado "cuando menos a finales de septiembre" y que, posteriormente, deberá ser sometido a un periodo de información pública.

Por ello, "nosotros lo que tenemos claro es que tenemos que tener la financiación prevista para el momento en el que el proyecto pueda ser licitado y a día de hoy ni por las posiciones políticas de la DGA ni por los problemas técnicos, a priori, habría que desperdiciar esa posibilidad", aseveró. En este punto, el alcalde Belloch recordó, además, que el propio club, el Real Zaragoza, ya "se ha comprometido públicamente" con el proyecto y "a colocar en la mesa la Ciudad Deportiva, lo que es un avance".

En todo caso, Belloch insistió en que el ayuntamiento desea que la financiación esté prevista en un plan plurianual que constate la cantidad que debe aportar cada institución, "sin perjuicio de que después una parte de esas sumas no tengan que ejecutarse, porque pensamos que la sociedad que explote el campo puede tener beneficios y que esos beneficios sean suficientes como para ir a préstamos a la banca privada" y financiar el campo de otro modo.

Por tanto, "las cantidades consignadas presupuestariamente, lo normal y razonable es que después no lleguen a ejecutarse sino que pasen a ser remanentes del presupuesto posterior", aunque el alcalde insistió en que "sí que deben figurar en los presupuestos" de ambas administraciones "aunque después se busque una financiación extrapresupuestaria, pero desde la seguridad de que, en todo caso, detrás están las administraciones".

Carlos Pérez Anadón coincidió en esta idea al señalar que "una cosa es la cantidad necesaria para licitar una obra y otra cosa es cómo se financia posteriormente", para agregar que tener previsto un presupuesto es "una garantía" para que puedan comenzar los trabajos.

"Existen dos momentos", apuntó, el momento en que hay que licitar la obra, cuando "necesitamos las cantidades, y otro momento es cómo se acabará financiando la operación, que puede ser de otras maneras infinitamente más originales que exclusivamente la presupuestaria", concluyó.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies