Bodegas Pirineos, pionera de la DO Somontano, cumple 25 años

25 Aniversraio De Bodegas Pirineos, D.O. Somontano
EUROPA PRESS
Publicado 04/04/2018 16:28:06CET

ZARAGOZA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

Bodegas Pirineos ha celebrado este miércoles, 4 de abril, en la Sala Goya de las Cortes de Aragón un acto institucional para conmemorar su 25 aniversario, siendo una de las bodegas pioneras de la Denominación de Origen (DO) Somontano, que ofrece "productos de alta calidad", apuesta por la innovación y se caracteriza por "el amor por la tierra".

Así lo ha explicado la directora gerente de Bodegas Pirineos, Silvia Arruego, en declaraciones a los medios de comunicación, antes de participar en el acto de celebración, que ha contado con la asistencia de los consejeros del Gobierno de Aragón de Vertebración del Territorio Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, y de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona.

También han participado el presidente del grupo Barbadillo, Manuel Barbadillo, propietario de la mayor parte del capital de las bodegas, así como otros representantes institucionales, como el vicepresidente primero de las Cortes de Aragón, Florencio García Madrigal, y representantes de la provincia de Huesca, la Comarca del Somontano, la DO Somontano y ayuntamientos de Barbastro y Alquézar.

La directora gerente de Bodegas Pirineos, Silvia Arruego, ha asegurado que afrontan el futuro "con muchas ganas, esperanza e impulsados por la innovación y el desarrollo que venimos haciendo hace muchos años" para "adaptarnos a lo que el consumidor nos pida" ya que "no dejamos de reinventarnos cada día" en una DO como Somontano que "es muy joven y cada vendimia nos sorprende y nos ofrece la posibilidad de sacar productos nuevos".

Asimismo, ha indicado su objetivo "no tanto de crecer en volumen, sino en valor añadido", buscando nuevos mercados "que aprecien la calidad de nuestros vinos y del territorio", con una DO "que tiene una superficie pequeña, de 4.000 hectáreas y con un rendimiento por hectárea bajo, de 4.000 kilos por hectárea".

Arruego ha explicado que este reto les obliga a ofrecer unos productos de "muy alta calidad", por lo que han de exigir su "justo precio", para detallar que actualmente comercializan unos 3,5 millones de botellas al año, en más de 20 países de Europa, América y Asia, y el porcentaje de exportación está entorno al 30 por ciento.

MERCADOS

La directora gerente ha precisado que Alemania y Gran Bretaña son los mercados importantes, pero también países emergentes de Asia, como China, así como Estados Unidos. Asimismo, ha apuntado, que la adquisición de la bodega en 2017 por el Grupo Barbadillo ha supuesto un "impulso" porque comparten "valores comunes, sobre todo de arraigo al territorio, respeto por enología y la viticultura y por los vinos bien hechos".

Según ha expuesto, el Grupo Barbadillo cuenta con casi 200 años de historia y son líderes en vinos blancos de Jérez y manzanillas, mientras que ellos son más especialistas en tintos, aunque también producen rosados y blancos. Esto permite ofrecer un portfolio mayor y abordar "de forma más potente la internacionalización", ha comentado.

La directora gerente ha agregado que Barbadillo tiene una facturación de unos 35 millones de euros, con una internacionalización del 40 por ciento, además de que ofrece "mucha profesionalidad y conocimiento de 200 años". Por su parte, Bodega Pirineos factura entorno a siete millones de euros.

VALOR

Silvia Arruego ha incidido en que su vocación "va a ser seguir creciendo, pero siempre apostando por el valor más que por el volumen", para asegurar que lo que más les define "es territorio y el arraigo" ya que proceden de la Cooperativa Comarcal de Somontano, que se inicia hace más de 50 años y que mantiene parte de la propiedad de las bodegas.

En esta cooperativa trabajan 200 familias en 700 hectáreas de terreno en 15 localidades de la Comarca del Somontano y "eso es una riqueza tremenda para poder ofrecer diversidad y calidad, un viñedo muy cuidado y mimado por estas familias". Por su parte, la bodega suman 30 trabajadores.

El presidente del Grupo Barbadillo, Manuel Barbadillo, ha manifestado que su entrada en Bodegas Pirineos "aporta sinergias para una proyección no solo nacional, sino internacional" y ha dicho que su trabajo es fruto de combinar tres ingredientes, "talento, que en Aragón abunda; trabajo, mucho trabajo --junto con esfuerzo y dedicación--, y paciencia y sabiduría para hacer cada vez vinos mejores y adaptados a los gustos del consumidor", una receta que va acompañada de "ilusión".

REFERENCIA

El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha subrayado la contribución de Bodegas Pirineos a la DO Somontano en su conjunto, así como "al desarrollo" de los vinos y del territorio aragonés, para resaltar su "compromiso" tanto por la lucha contra el cambio climático, como por su adaptación al mismo, que la convierten en un "ejemplo".

Según ha considerado, esta es una empresa "sensibilizada" y que aplica la innovación, la tecnología y la agricultura de precisión, que constituyen actualmente un "reto" tanto para el sector del vino, como para la agricultura y la agroaliementación en general.

En el acto también ha intervenido el consejero de Vertebración del Territorio Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, quien ha recogido una mención especial de los Premios 'Hacienda Pirineos', que se han otorgado por las bodegas con motivo de este aniversario, en este caso al Ejecutivo autonómico por el apoyo institucional que ha aportado durante todos estos años.

Soro ha asegurado que "no es nada habitual" que se premie la labor del Gobierno y por eso ha asegurado que es un "inmenso honor" porque ha sido otorgado por quien ha mostrado durante 25 años su compromiso con el Somontano, el Alto Aragón y la Comunidad, así como "con la vertebración del territorio, haciendo real el derecho de la gente a vivir en su pueblo".

Además, ha expresado su satisfacción por recibir en las Cortes de Aragón, "la casa de todos" y junto a personas "que se lo merecen y quienes tienen mucho que ver con la potenciación del Somontano", para concluir que es una obligación de los presentes "hacer Pirineos, hacer Aragón".

El resto de galardonados han sido Jesús Arasanz, como ejemplo en el día a día de la vitivinicultura tan característica de Somontano; el enólogo de Bodega Pirineos y el de más trayectoria y conocimiento de la zona del Somontano en este ámbito, con 30 vendimias, Jesús Astrain; y el alcalde de Alquézar, Mariano Altemir, localidad que le da nombre al rosado de estas bodegas, en reconocimiento al desarrollo del territorio.

BODEGAS PIRINEOS

Bodega Pirineos nace en 1993, fruto de la voluntad y del esfuerzo de muchas personas, entre ellas, centenares de viticultores y gracias al buen entendimiento de varios agentes económicos que, impulsados por el Gobierno de Aragón, hacen posible las inversiones necesarias, tanto en equipos, como en personas.

Esta bodega, fundadora del origen Somontano -de la que supone actualmente el 20 por ciento-- y con el viñedo de secano más histórico, es el principal productor de las variedades autóctonas de uva Moristel y Parraleta.

Sus marcas de vino son Montesierra, Pirineos, Señorío de Lazán, Marboré, Alquézar, Principio Moristel, Impás y 3404. En 2007, el Grupo Barbadillo adquiere la mayoría del capital, grupo al que pertenece ahora Bodegas Pirineos, así como a la Cooperativa Comarcal de Somontano.

Ha obtenido numerosos reconocimientos tanto autonómicos, como nacionales, entre ellos, el sello a la excelencia empresarial de Aragón otorgado por el Gobierno autonómico y el Premio a la mejor empresa agroalimentaria concedido por el Ministerio de Agricultura.

Contador