El Cabildo Metropolitano de Zaragoza recupera en gran parte la fachada de La Seo según se concibió en su origen

Fachada de la Seo con parte de los andamios ya retirados
EUROPA PRESS
Publicado 10/07/2018 19:03:40CET

ZARAGOZA, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Cabildo Metropolitano de Zaragoza ha recuperado, a través de una actuación de restauración que se ha llevado a cabo, una gran parte el aspecto original de la fachada de La Seo, como fue concebida por el arzobispo que la mandó construir, Francisco Ignacio Añoa y Busto, en 1764.

Fuentes del Cabildo Metropolitano de Zaragoza han explicado a Europa Press que inicialmente no estaba previsto revisar los criterios de presentación de la fachada de la Catedral de San Salvador de Zaragoza, más conocida como La Seo, sino que el objetivo era la consolidación, aseguramiento y reparación de los materiales constructivos.

No obstante, una vez montados los andamios, se ha podido inspeccionar la totalidad de la fachada, y se ha podido constatar que la piedra de yeso con la que están construidas las cornisas, pilastras y otros elementos de la portada se encontraba mucho más deteriorada de lo que podía parecer a simple vista.

Así, aprovechando que el alcance final de la actuación ha sido mayor, también se ha replanteado el tratamiento del color, de acuerdo con las intenciones del proyecto original, recogidas en un documento conservado en el Archivo Catedralicio, en el cual se detallan las partes que se construyeron en piedra y las que se construyeron en ladrillo para ser revestidas

Esto produciría una fachada bicolor, bastante diferente del color blanco que desde la última reforma cubría uniformemente toda la fachada. En esta intervención, se han diferenciado los dos materiales sutilmente, pintando la piedra en el color de piedra de yeso de 'Las Celadillas' y dejando el resto de la fachada en el color del yeso que pudo tener en la configuración del proyecto de Julián de Yarza y Lafuente, más acorde con el estilo barroco-clasicista aprendido de su maestro Ventura Rodríguez.

Desde el Cabildo han indicado que "lo ideal hubiera sido sacar la piedra natural y dejarla en su color y textura original, pero la variedad de fragmentos repuestos a lo largo de los años y la pintura aplicada anteriormente, imposible de eliminar sin dañar la piedra, lo hacían inviable".

247.000 EUROS

El Cabildo Metropolitano ha costeado de forma íntegra esta restauración de la portada de la Catedral de San Salvador de Zaragoza, cuyo coste ha rondado los 247.000 euros.

Según han detallado desde este órgano, la actuación se inició con urgencia, como consecuencia de un requerimiento del Servicio de Inspección de la Unidad de Registro de Solares y Conservación Edificación del Ayuntamiento de Zaragoza por el desprendimiento de un fragmento de un pedestal de la torre.

Dicho requerimiento instaba al Cabildo a proceder con urgencia a la reparación de los pedestales de las esculturas, incluyendo, además, la revisión, saneado y restauración de la fachada, ya que se apreciaban a simple vista algunos desconchones de pintura y partes de revestimientos deteriorados.

Si bien el Cabildo de La Seo había previsto ya realizar una revisión de la fachada y se había contratado un sistema de protección anti-palomas, no se pudo realizar un estudio previo del estado de conservación de la fachada antes del comienzo de las obras.

Dichos trabajos contemplaban, en principio, únicamente, la reparación de morteros de revestimiento en las partes degradadas --sobre todo visibles en el zócalo y primer tramo--, la limpieza de cornisas y elementos salientes, la pintura de la fachada con el mismo tipo de pintura aplicada con anterioridad y con el mismo color, y la colocación de un sistema anti-palomas.

El desprendimiento se produjo el 12 de febrero de 2017 y se iniciaron de inmediato los estudios y gestiones necesarias para la programación de la actuación y para la contratación de las obras, que debían comenzar por la instalación de los medios auxiliares, andamios en la fachada y líneas de vida en la torre que permitieran estudiar con detalle las causas y el alcance de los problemas constructivos detectados.

El 27 de marzo se iniciaron las obras, comenzando por la instalación de las líneas de vida y de los andamios y fue entonces cuando se pudo inspeccionar la totalidad de la fachada, estudiar el estado de conservación de los materiales y constatar que la piedra de yeso con la que están construidas las cornisas, pilastras y otros elementos de la portada se encontraban mucho más deterioradas de lo previsto.

La cornisa superior del tímpano presentaba zonas con la piedra de yeso muy alterada, con pérdida de volumen, especialmente debajo de las cubiertas de plomo, por efecto del mal funcionamiento del goterón. Algunas de estas pérdidas de volumen y deterioros superficiales son antiguas y se observaban ya en fotografías del primer tercio del siglo pasado, han detallado desde el Cabildo.

Mucha de ellas se habían reparado en una restauración realizada a finales de los años ochenta, mediante pequeños cajeos de la piedra, pero las reposiciones realizadas no fueron suficiente solución al problema de la piedra que por otra parte siguió deteriorándose, han agregado.

Dos de las hornacinas mostraban grietas y fisuras, siendo más grande la correspondiente a San Pedro, que coincide con una grieta que afecta también a la fábrica que la rodea. Se observaron, igualmente, algunos deterioros de los materiales de ornamentación.

INTERVENCIÓN

La rehabilitación que se ha realizado ha consistido en la limpieza general de la fachada, el repicado de mortero de cemento en las partes deterioradas de los paramentos verticales, la eliminación de sales solubles de las superficies de las fábricas de ladrillo y el jaharrado maestreado de mortero de cal sobre paramentos.

La actuación más compleja y costosa ha consistido en la reparación de cornisas de piedra de yeso, sustituyendo las partes deterioradas practicando un cajeo de las partes de los sillares de piedra de yeso que han perdido volumen, según una descomposición en piezas coherentes con un tamaño mínimo para tener un buen anclaje.

En algunas partes, el trabajo de recomposición del perfil de las cornisas ha sido un difícil encaje, casi propio de un trabajo de marquetería; en otras zonas se ha optado por la sustitución de tramos de molduras con despieces más grandes, todo ello para garantizar la consolidación de toda la fachada y dejarlo en condiciones de seguridad, han relatado desde el Cabildo.

Esta labor, que presentaba una gran variedad de situaciones diferentes, ha motivado una dilación muy grande de los plazos previstos inicialmente.

También se ha modificado la solución de remate de las cubiertas de plomo de las cornisas para formar un goterón más separado y largo que permita un buen desagüe y evite que el agua de lluvia deslice por la fachada.

Aunque en principio no se había pensado en revisar los criterios de presentación de la fachada, puesto que el principal objetivo era la consolidación, aseguramiento y reparación de los materiales constructivos, el alcance que finalmente ha alcanzado la actuación, ha permitido "recuperar en gran parte su esplendor original" de la fachada, ha concluido desde la institución.

Contador