CAI destina 30.000 euros a programas de la Fundación ADUNARE

La Directora De La Obra Social CAI Con Representantes De ADUNARE
CHUS MARCHADOR
Actualizado 05/07/2011 18:56:06 CET

ZARAGOZA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Obra Social de Caja Inmaculada (CAI) ha aprobado una ayuda de 30.000 euros para reforzar los programas que la Fundación Adunare desarrolla en los barrios zaragozanos de Oliver y Delicias, con el objetivo de resolver necesidades básicas de personas en riesgo de exclusión y reforzar actividades de atención a la infancia. Asimismo, esta colaboración permitirá mantener un proyecto de animación deportiva dirigido a los jóvenes de la zona.

El programa de atención a las necesidades básicas, como la alimentación y la higiene, se dirige principalmente a personas inmigrantes. En 2010, la Fundación atendió a más de 100 personas, a las que también ayuda en sus procesos socioeducativos y de participación social.

El programa de atención a la infancia incluye actuaciones que ayudan al desarrollo integral de los niños y atiende a las familias para prevenir situaciones de riesgo o exclusión social. Parte de las actividades se desarrollan en los dos centros de tiempo libre de Oliver y Delicias, si bien se complementan con una atención individualizada de los beneficiarios. El año pasado atendió a 233 familias y a 534 niños.

El objetivo del Programa de Animación Deportiva es fomentar la práctica de deporte entre la población joven como medio de desarrollo integral e integración social. Además, permite consolidar estructuras deportivas estables que gestionan los propios vecinos. Gracias a este programa, más de 325 niños y jóvenes, de entre 3 y 18 años, están realizando deporte federado a través de 31 equipos de fútbol sala, baloncesto, tenis de mesa y voleibol.

También destaca la Carrera Popular Oliver, una de las citas más importantes del calendario de Atletismo de Zaragoza, que se celebra el 5 de marzo. Además de esta prueba, la Fundación organizó cerca de 48 actividades deportivas.

Desde 2008, la Obra Social de CAI ha aportado 190.000 euros a la Fundación para desarrollar los tres programas citados, así como para rehabilitar las instalaciones del taller de repostería del Centro Sociolaboral de las Fuentes y crear el Centro de Día para personas con enfermedad mental en el barrio de Torrero.