La Casa de las Culturas cumple 20 años como referente de la población migrante

La vicealcaldesa, Luisa Broto, en el centro de la imagen
EUROPA PRESS
Publicado 21/03/2018 13:51:15CET

Broto anima a destacar todo lo que suma entre personas de diferentes procedencias y a no tener miedo a la diferencia

ZARAGOZA, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Casa de las Culturas celebra su XX aniversario como referente en la acogida e integración de las personas migrantes que llegan a Zaragoza y de las asociaciones, que a lo largo de estos veinte años se han convertido en un recurso municipal que ofrece servicios especializados y realiza labores de coordinación con otras instituciones y entidades.

Este miércoles, 21 de marzo, coincidiendo con el XX aniversario se ha realizado un acto conmemorativo, enmarcado en las actividades de la Semana contra el racismo y la xenofobia que desarrolla el Ayuntamiento de Zaragoza.

El acto ha estado presidido por el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, y también han asistido la vicealcaldesa de Zaragoza, Luisa Broto; la directora de la Casa de las Culturas, Mercedes Nicolás; y la jefa de servicios especializados, Yolanda Mañas; junto al Justicia de Aragón, Fernando García Vicente.

La vicealcaldesa y consejera municipal de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha explicado que la Casa de las Culturas, que además es "la casa de la solidaridad" ha sido en 20 años un punto de referencia de personas que venían de otras culturas.

INTERCULTURALIDAD

"A lo largo de dos décadas ha cambiado el perfil de los usuarios, pero siempre ha sido referente y punto de encuentro en el que han podido vivir el espíritu de Zaragoza, que es una ciudad acogedora y que tiene un estilo que intenta que todos tengamos un modelo que permite la convivencia y la interculturalidad y la interdependencia", ha agregado.

Para Broto se trata de un día de celebración de este dispositivo que es un "orgullo" por el que han pasado muchas personas y asociaciones porque es un punto muy importante en la participación de personas, que vienen de otros países y ha sido un punto de referencia para los vecinos.

"Sobre todo es un referente en la tradición cultural y es punto de encuentro de encuentro porque propicia el acercamiento cultural entre unos y otros y la idea de que no hay que tener miedo a la diferencia, sino que hay que destacar todo lo que podemos aportar y sumar".

Broto ha expuesto que desde que en 2015 llega el equipo de gobierno de Zaragoza en Común (ZEC) "Zaragoza ha demostrado que quiere ser una ciudad acogedora, que ha planteado que con la complejidad que se vive en el entorno de Europa, mediante los diferentes servicios que ofrece, se demuestra esta tendencia de acogida y sigue queriendo ser un ámbito de innovación y centro de referencia".

EVOLUCIÓN

La directora de la Casa de las Culturas, Mercedes Nicolás, ha reconocido que ese difícil cuantificar todas las personas que han pasado y aunque los datos "no es lo significativo" ha subrayado que lo importante es que es un referente entre la población inmigrante y gitana".

Nicolás ha relatado que se han consolidado servicios como las clases de español, con casi 20.000 usuarios, la elaboración de informes para la reagrupación familiar, de arraigo o retorno que ha cuantificado en unos 14.000 expedientes. La asesoría jurídica es otro recurso asentado con la colaboración del Colegio de Abogados y el Gobierno de Aragón

"Cuando una persona cuando llega a la ciudad sabe que tiene un espacio con atención especializada y de calidad, que ejerce el papel de coordinación y de red con el resto de recursos de la ciudad".

Ha comentado que en estos 20 años la Casa de las Culturas ha tenido que adaptarse continuamente a las necesidades emergentes la población inmigrante. "Ha ido cambiando y hoy está todo el boom de los refugiados que se visibiliza más por el conflicto de Siria y la Casa intenta adaptarse con el nuevo Plan de la diversidad cultural, que se pondrán en marcha y el Plan de inmigración.

RED EUROPEA

Al respecto, Luisa Broto ha recalcado este trabajo de la Casa de las Culturas porque "ha sabido adaptarse a las necesidades cambiantes y es una tarea de largo recorrido y colaborativa en la que han participado muchas personas, y hay una parte muy importante que es el acercamiento de la Casa entre diferentes culturas y siempre es una tarea que crea identidad".

La jefa de Servicios Especializados, Yolanda Mañas, ha afirmado que desde su creación la Casa de la Culturas trabaja con otras entidades y tienen una junta gestora y otra junta general en la que participan asociaciones y parte de las actividades se gestionan de forma compartida.

"Es un modelo innovador con un equipo muy dinámico que siempre tiene propuesta nuevas", ha sintetizado Mañas. Además, Zaragoza forma parte de la Red de Ciudades Interculturales de Europa desde 2017 que permite compartir experiencias y ofrecer apoyos e iniciativas continuamente en función de los perfiles que se reciben.

MÁS DE 200 ASOCIACIONES Y ENTIDADES

El Ayuntamiento de Zaragoza inauguró el 21 de marzo de 1998 la Casa de las Culturas y de la Solidaridad, dependiente del Servicio de Acción Social, que en aquel momento tenía como responsable a la concejala Verónica Lope. Diferentes agentes del tejido social fueron quienes empezaron a imaginar un lugar donde confluyeran administraciones, entidades sociales y la propia población inmigrante. Desde el inicio, las asociaciones que trabajan por la integración han tenido un papel protagonista.

La Casa de las Culturas y de la Solidaridad se creó con un modelo de gestión compartida, mediante la Junta General en la que están representadas las asociaciones de inmigrantes, de gitanos y entidades sociales y la Junta Gestora en la que también participan los técnicos del Ayuntamiento y del Gobierno de Aragón. Trabaja desde su inicio a través de la atención y el asesoramiento jurídico y social; la sensibilización y la participación. También es la sede del Servicio de asistencia y orientación jurídica al inmigrante.

En el año 2000 vivían en Zaragoza 6.812 personas nacidas fuera de nuestro país, hoy en día hay 64.000 de origen extranjero que supone el 9,63% de la población total. La llegada de estas personas fue rápida y supuso una adaptación de los recursos y de los trabajadores.

En 2006, el Ayuntamiento, con el empuje de Carmen Gallego, entonces concejala de Acción Social, aprobó el Plan Municipal de Integración Social y Convivencia Intercultural. Se trató de una medida innovadora porque incorporó el concepto de interculturalidad.

En los últimos años el Ayuntamiento de Zaragoza sigue trabajando para que la ciudad sea un ejemplo de convivencia. Desde 2015 se ha reivindicado el papel municipal en la acogida de las personas demandantes de protección internacional. En la actualidad, el Consistorio está elaborando un nuevo Plan para la interculturalidad, que se espera aprobar a lo largo de este año.

Se calcula que más de 20.000 personas han disfrutado de los cursos de español, 21.500 han recibido asesoría jurídica y más de 60.000 han asistido a actividades realizadas en la Casa de la Cultura en estos 20 años.

Además, ha servido de gran impulso para la promoción del asociacionismo y la participación. Si durante los primeros años de funcionamiento la Casa contaba con 45 asociaciones de inmigrantes, asociaciones gitanas y entidades, hoy conforman la Junta más de 200.