Cayetana Guillén Cuervo es Hedda Gabler, de Ibsen

Cayetana Guillén Cuervo y Rafa Campos en el Principal
EUROPA PRESS
Actualizado 11/12/2015 20:05:01 CET

   ZARAGOZA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La actriz Cayetana Guillén Cuervo, encarga a la "antiheroína" Hedda Gabler, la protagonista de esta obra "intima" del dramaturgo noruego, Henrik Ibsen, que se representa en el Teatro Principal de Zaragoza este viernes, 11 de diciembre, a las 20:30 horas, al igual que este sábado, mientras que el domingo el pase será a las 18.30 horas.

   Cayetana Guillén Cuervo, junto al actor Jacobo Dicenta, en el papel de el juez Brack; y la actriz, Charo Amador, que da vida a Julia Tesman, han presentado esta obra teatral junto al director del Teatro Principal, Rafael Campos.

   En rueda de prensa, Cayetana Guillén Cuervo ha reconocido que cuando el director de la obra, Eduardo Vasco, le propuso interpretar a Hedda Gabler "sentí cierto miedo porque es un personaje poco empático, en realidad es una antiheroína" ha precisado.

   Precisamente esta cualidad es la que le interesaba destacar al director para "hacer contemporánea esa insatisfacción de Hedda porque es un ser invisible en su entorno y nadie espera nada de ella".

   Ha calificado a Hedda de "personaje tóxico, que se expresa con ironía y cinismo que hace daño por las cosas que dice y siempre busca un culpable en los demás". Cayetana Guillén Cuervo ha expuesto que este tipo de personas "generalmente son mujeres que rayan en el trastorno psicológico al estar continuamente contenidas porque los condicionante sociales no les dejan expresar sus emociones".

   La actriz ha detallado que la protagonista "vive su vida a través de la vida de otros y en una sociedad absolutamente masculina, solo es feliz a través de la vida de su marido". Con esta obra Ibsen se adentra en el mundo de "las mujeres que querían batir sus propias alas" ha expresado metafóricamente.

   Sobre el dramaturgo noruego, conocido principalmente por la obra "Casa de muñecas", la actriz ha señalado que "socialmente era impecable, pero íntimamente desagarrado, quiso suicidarse y estaba obsesionado por el que pensarán los demás".

   Con este perfil psicológico, Ibsen "retrata a una Hedda que no es feliz y no es valiente para cambiar su vida y es ahí donde el espectador se identifica con la protagonista".

   Jacobo Dicente ha calificado de "sobrecogedora" la vida de Hedda porque "no abandona la casa --figurada-- en la que vive que es una cárcel negra y oscura, donde ella es la única luz y el resto de los habitantes poco a poco la van apagando".

   Charo Amador ha elogiado el proceso de trabajo en equipo para representar esta obra que ha calificado de "maravilloso" tanto desde el punto de vista del enfoque de los personajes como de la relación entre los actores.

   Cayetana Guillén Cuervo ha agregado que Hedda "al igual que todos a lo largo de la vida tomamos decisiones sin saber que nos llevan a otra cosa y no tenemos la valentía para cambiar. Mientras sentimos que nos arrastra a un lugar en el que no queremos estar y sentimos que el tiempo se escapa de nuestras manos", ha reflexionado.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies