Cerca de 1.500 usuarios forman parte del servicio de teleasistencia de la DPH, que sale a licitación

Recursos De Ancianos, Personas Mayores
EUROPA PRESS - Archivo
Actualizado 19/03/2018 19:10:44 CET

HUESCA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 1.500 usuarios forman parte del servicio de teleasistencia de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), que sale ahora a licitación y que seguirá siendo gratuito y se prestará en las mismas condiciones que en la actualidad.

Esto supone que las personas mayores en situación de discapacidad o aquellas que viven solas pueden permanecer en su hogar contando con asistencia las 24 horas al día, ha informado la institución provincial en una nota de prensa.

El presupuesto base de licitación es de 286.340 euros y el periodo de adjudicación, de un año. El plazo para presentar ofertas finalizará el próximo viernes, 23 de marzo. El último año la prestación ha estado a cargo de la empresa Cecle.

Según las estadísticas del último año, el perfil de usuario es el de una mujer, de unos 86 años y que vive sola. En concreto, el 60 por ciento de los usuarios viven solos y de cada diez personas atendidas, ocho son mujeres. Además, el tres por ciento de los usuarios son personas de menor edad que presentan algún tipo de discapacidad o enfermedad limitante y por ello también necesitan del servicio.

Por zonas, el mayor número de personas atendidas se da en la ciudad de Huesca --el 27 por ciento--, seguida de la comarca de la Jacetania --con el 12 por ciento--.

Después se encuentran Somontano y la Hoya, seguida muy de cerca de la comarca del Cinca Medio, mientras que las zonas con menos usuarios en el servicio son Sobrarbe, con 47 usuarios, y Alto Gállego y La Litera, con 62 y 61 personas atendidas, respectivamente.

AUTONOMÍA PERSONAL

La DPH ha explicado que Huesca fue una de las primeras provincias españolas en las que se implantó este servicio en 1993, atendiendo en aquel momento a seis personas, pero con el mismo objetivo de fomentar la autonomía personal de las personas mayores y que puedan continuar viviendo en su hogar sintiéndose seguras.

La teleasistencia permite atención personalizada a través de un dispositivo o terminal de telefonía, pudiendo los usuarios entrar en contacto en cualquier momento, las 24 horas del día, con una central atendida por personal especializado que da respuesta a situaciones de emergencia, soledad o aislamiento.

Durante el último año, se han realizado un total de 43.432 llamadas, la mayoría corresponden a un seguimiento periódico, que se realizan cada quince días y suponen algo más del 80 por ciento del trabajo telefónico.

A lo largo de cada mes, de media se realizan 28 llamadas por usuario, además del seguimiento se efectúan otro tipo de llamadas después de ausencias del hogar, recordatorios de medicación o para felicitar el cumpleaños o el santo.

Con menos frecuencia, pero no por ello menos importantes, se realizan otras con el fin de saber cómo están los usuarios tras una emergencia sanitaria o social. Por otro lado, cada usuario pulsa una media de 13 veces el botón de alarma, siendo el horario más frecuente de 13.00 a 14.00 horas.

Con unas estadísticas demográficas tendentes al envejecimiento, de los 1.735 atendidos el año pasado, la edad más representativa se sitúa entre los 86 y 90 años, aunque se trata de una cifra que va en aumento cada año. Los usuarios de este servicio reciben una atención individualizada y asistencial, no solo en los ámbitos social y doméstico, también en atención psicológica y prevención.

CONVERSAR

Las llamadas de los usuarios en el último año ha sido mayoritariamente para entrar en contacto con la central y conversar, y, en menor medida, por emergencia sanitaria o por caídas y, en último término, por emergencia social.

"Estos datos demuestra que el servicio de teleasistencia es mucho más que un botón para las emergencias, es una forma de que las personas mayores se sientan acompañadas en su día a día", han comentado desde la DPH.

El servicio de teleasistencia dispone de diferentes aparatos tecnológicos para poder estar en contacto permanente con el usuario. Además de los botones habituales de pulsera y colgante, que están conectados a la línea telefónica, existe una tercera opción semejante a un teléfono móvil que les permite llevarlo con ellos cuando salen a la calle y que al contar con un sistema gps permite localizarlos, si es necesario.