Concluye sin acuerdo la reunión de los partidos de izquierda sobre la reforma de Sucesiones

PSOE, CHA, Podemos e IU han debatido hoy sobre el impuesto de sucesiones
EUROPA PRESS
Publicado 19/06/2018 16:15:01CET

ZARAGOZA, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los partidos de izquierdas de Aragón, PSOE, Podemos, CHA e IU, han concluido sin acuerdo la reunión promovida por la formación morada y los nacionalistas sobre la reforma del impuesto de Sucesiones, al mantener los socialistas su acuerdo con Cs, PP y Partido Aragonés (PAR).

En rueda de prensa --por separado-- el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista de las Cortes de Aragón, Javier Sada, ha defendido el proyecto de ley ya registrado y los acuerdos con la derecha, al señalar que el objetivo del PSOE es "la justicia territorial", conseguir que los aragoneses paguen lo mismo que la media de las Comunidades autónomas. "No es justicia impositiva, sino territorial", ha dicho.

Este criterio "ha obligado a buscar la media --autonómica-- y ha significado que los aliados que han querido entrar --en la negociación-- solo para este impuesto eran PP, Cs y PAR", ha continuado Sada, quien ha reconocido que a su partido le hubiera gustado que hubieran participado otros grupos, pero "lo fundamental era no con quién se pactaba, sino lo que se pactaba, estar en la media territorial del impuesto".

Javier Sada ha recalcado que el PSOE considera que este gravamen "sigue siendo justo", aunque ha insistido en que "nunca consentiríamos que un aragonés pagara mucho más por ser aragonés y no de otra Comunidad". Ha recordado que Aragón está a la cabeza en el pago de Sucesiones desde principios de año y que la media del mínimo exento es de 500.000 euros.

El portavoz socialista ha confiado en que las Cortes aprueben la Ley, tras la toma en consideración, que tendrá lugar en sesión plenaria el 28 de junio, para que entre en vigor en septiembre, teniendo en el horizonte la armonización del gravamen en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera.

"Si todos pensamos que lo importante es ir en la senda de la recuperación de las políticas sociales, los servicios públicos y el desarrollo de la economía en todo el territorio, --la reforma-- no debería ser una dificultad insalvable para llegar a acuerdos", ha continuado Sada, quien ha subrayado que este es un asunto "puntual" cuyo objetivo es cumplir "un compromiso" del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán.

PACTAR CON LA IZQUIERDA

Asimismo, ha aseverado que el PSOE ha pactado sus políticas "fundamentales" con la izquierda y que quieren seguir pactándolas con los partidos de izquierdas. "Por más dificultades que ha habido, en las cuestiones fundamentales siempre hemos sido capaces de ponernos de acuerdo y esperamos que siga así", ha agregado.

Javier Sada ha dejado claro que los "socios preferentes" del PSOE son los partidos de la izquierda, puntualizando que han llegado a muchos acuerdos con la derecha, que muchas leyes se han aprobado por unanimidad y que también Podemos ha votado en el mismo sentido que el PP y el PAR en algunas ocasiones.

También ha dicho que las prioridades de gasto seguirán siendo las mismas: la recuperación de los servicios públicos, la economía y las políticas de investigación y universidad, resaltando el "esfuerzo importante" que ha llevado a cabo el Ejecutivo en estas materias. La recuperación de los servicios públicos "hubiera sido imposible" de haberla llevado a cabo con los grupos que "lo que hicieron fue destrozar estos servicios en la legislatura anterior".

PREOCUPACIÓN

Por su parte, la portavoz del Podemos, Maru Díaz, ha manifestado su preocupación por que "parece que el PSOE no se entera" de lo que ocurre en el ámbito nacional y que el presidente, Javier Lambán, "no se ha dado cuenta de que estamos jugando a la política con mayúsculas y Aragón está jugando a otra guerra".

Díaz ha expresado que el PSOE tenía dos opciones: o pactar la reforma de Sucesiones con las fuerzas progresistas o llegar a un acuerdo con la derecha y la reunión de este martes "confirma que han preferido romper los acuerdos de 2015" en materia fiscal en lugar de "romper esa especie de acuerdo con foto incluida con PP, PAR y Cs, que les sirve para dar ese cheque-regalo a menos del seis por ciento de los aragoneses que van a pagar este impuesto".

La propuesta de Podemos pasa por mantener la progresividad y "aumentar por arriba para no perder recaudación", así como tener en cuenta el patrimonio pre-existente, ha expuesto Díaz, quien ha planteado que "uno, cuando modifica los ingresos, tiene que decir en qué no va a invertir en el Presupuesto el año que viene". Las fuerzas progresistas "sumamos y tenemos capacidad para gobernar", ha subrayado.

Ha criticado que el PSOE haya preferido romper el acuerdo que "ha dado tres años de estabilidad al Gobierno", en alusión a la reforma fiscal de finales de 2015.

Sobre las perspectivas para el resto de la legislatura, Maru Díaz ha advertido de que, en Podemos, "tendremos que discutir qué implica lo que acaba de pasar, habrá que estudiar muchas cosas" en relación al resto de políticas porque esta situación "marca un feo referente de cara a las relaciones con el PSOE".

COHERENCIA

El portavoz de CHA, Gregorio Briz, ha apelado a "la coherencia" para reivindicar la firma de un acuerdo "desde la izquierda", indicando que es el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, quien debe impulsar la armonización fiscal, lo que espera que lleve a cabo.

Briz ha afirmado que este es un impuesto "justo", que cierra el desarrollo patrimonial y "evita la concentración del patrimonio en pocas familias", matizando que "hay que armonizarlo" porque "no puede ser que en un territorio se pague muchísimo y en otro nada".

Tras proponer una armonización desde la perspectiva de "la justicia y la progresividad", ha considerado que "las prisas, la pulsión electoral, nos llevan a tomar decisiones rápidas con cualquier fuerza política para solucionar el problema".

CHA ha propuesto situar el mínimo exento entre 200.000 y 300.000 euros e introducir multiplicadores para subir las cuotas a los que más pagan por el gravamen.

Esta es "una oportunidad perdida" porque "se podía haber hecho de otra forma", pero "hemos cumplido con nuestra responsabilidad", ha continuado Gregorio Briz, a cuyo juicio el acuerdo del PSOE con la derecha "puede dificultar la progresividad, la justicia y la coherencia".

Ahora "tenemos que valorar muy bien qué hacemos" y las futuras enmiendas al proyecto de ley, que podrían ser una a la totalidad junto con Podemos o enmiendas parciales para mantenerse en su posición. Ha enfatizado que, siendo este un "hecho puntual y grave" no tiene por qué "enturbiar" las relaciones con el PSOE, añadiendo que "las desavenencias son normales y cada uno tiene que seguir en su posición".

SINSENTIDO

Para la portavoz de la Agrupación Parlamentaria de IU Aragón, Patricia Luquin, la reforma propugnada por el PSOE "no se ajustaba a la realidad y a las necesidades" y, además, "no tenía sentido que se pactara con la derecha".

Ante el debate de toma en consideración del 28 de junio, ha advertido de que si el proyecto de ley sigue recogiendo el mínimo exento de 500.000 euros, IU presentará una enmienda de devolución porque es una propuesta que "rompe la progresividad fiscal" y "no es una buena forma de enfocar la política fiscal de un Gobierno".