Concluye la restauración del claustro de la catedral de Roda de Isábena

Claustro de la Catedral de Roda de Isábena (Huesca)
JUAN CARLOS GIL BALLANO
Publicado 08/12/2016 10:43:53CET

HUESCA, 8 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Aragón ha finalizado ya los trabajos de restauración de la arquería y de los paramentos del lado norte del claustro de la antigua catedral de San Vicente de Roda de Isábena. Se trata de una actuación propuesta para ser cofinanciada con fondos europeos, dentro del Programa Operativo FEDER Aragón 2014-2020, bajo el lema 'Construyendo Europa desde Aragón'.

El paso del tiempo y las sucesivas intervenciones llevaron a su deterioro, afectando especialmente a los sillares con epigrafías que componen el necrologio que decora todo el claustro y que lo convierte en un espacio histórico y cultural "excepcional", ha subrayado el Ejecutivo aragonés en una nota de prensa.

La intervención ha durado casi tres meses y ha sido efectuada por la empresa Arte, Conservación y Restauración SL. (ARTYCO). La actuación se ha ejecutado siguiendo un proyecto redactado por el arquitecto y restaurador Fernando Guerra-Librero en marzo de 2014.

Los trabajos han consistido en la restauración de toda la parte septentrional de este claustro románico. Gracias a ella se han recuperado las singulares epigrafías que componen el deteriorado necrologio que decora tanto este lateral del claustro como los tres restantes. La inversión ha sido de 78.759,11 euros.

Desde el Departamento de Educación, Cultura y Deporte se mantiene la intención de continuar interviniendo durante los dos próximos años en este claustro, que constituye una de las partes más emblemáticas de este edificio declarado Bien de Interés Cultural desde 1924, para conseguir su total restauración.

El estado de conservación en el que se encontraba el claustro se debe al deterioro sufrido por el paso del tiempo, expuesto a los agentes atmosféricos, pero también a las sucesivas intervenciones experimentadas por el mismo desde el siglo XVII y, sobre todo, a partir de 1942 y no siempre acertadas, que conllevaron la sustitución de algunas de las piezas que lo constituyen y el tratamiento de muchas otras con materiales y productos inadecuados.

De hecho, la degradación de su estado de conservación se vio acelerada en los últimos años debido a las filtraciones de agua a través de la cubierta, un problema que no fue resuelto hasta el año 2011.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies