El Consejo de Sabios del Espacio Pirineos de Graus (Huesca) celebra este viernes su última sesión dedicada a Gracián

 

El Consejo de Sabios del Espacio Pirineos de Graus (Huesca) celebra este viernes su última sesión dedicada a Gracián

Retrado de Baltasar Gracián
ESPACIO PIRINEOS DE GRAUS
Actualizado 29/11/2010 17:31:03 CET

GRAUS (HUESCA), 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Consejo de Sabios del Centro Espacio Pirineos de Graus celebra este viernes, 3 de diciembre su última sesión, que tendrá lugar a las 18.45 horas en el propio Espacio Pirineos (antigua iglesia de la Compañía de Jesús de Graus). Esta sesión se dedicará al escritor referencial en la literatura aragonesa y universal, el autor del barroco Baltasar Gracián.

En concreto se abordará su relación con el antiguo colegio de la Compañía de Graus, en el que pasó dos temporadas. En la última de ellas enfermó gravemente, muriendo a los pocos meses en Tarazona. Antes, y según la tradición, escribiría aquí la segunda parte de su obra cumbre, El Criticón.

Para ahondar en la persona humana, la obra literaria y la relación del autor con Graus, en el cuarto Consejo de Sabios de 2010, se contará con los profesores José Enrique Laplana Gil y Carlos Bravo Suárez.

José Enrique Laplana es profesor titular del Departamento de Filología Hispánica de la Universidad de Zaragoza. Ha publicado diversos trabajos sobre la oratoria sagrada en el Barroco, particularmente sobre Gracián, del que ha escrito una docena de artículos sobre su obra mayor y correspondencia, e incluso sobre la Compañía de Jesús en Huesca.

Carlos Bravo es profesor de Lengua y Literatura en el Instituto Baltasar Gracián de Graus. Publica periódicamente artículos de investigación y críticas literarias en el Diario del Altoaragón, así como en su blog carlosbravosuarez.blogspot.com. Ha estudiado particularmente a la figura de Gracián y su estancia en el Colegio de la Compañía de Jesús de Graus.

Seguidamente a la ponencia a dos voces se ofrecerá, en el mismo centro y exiglesia, chocolate con bizcochos. De este modo, la organización, quiere hacerse un guiño a la comunidad jesuita que durante siglos diera vida a la iglesia y el colegio de la Compañía de Graus.

Para los padres jesuitas era tradición que ese día, el 3 de diciembre, festividad de San Francisco Javier (cofundador de la Orden y patrón de la iglesia local), compartieran con la parroquia grausina el rico manjar traído de América, tratando así de congraciarse con una población local muy beligerante con la Orden en distintos momentos de los siglos XVIII y XIX, y quienes, no en vano, llegaron a forzar su salida definitiva de Graus en 1873.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies