Las Cortes de Aragón rechazan la propuesta de la Comisión Europea para la reforma de la PAC

Rebaño De Ovejas En El Pirineo
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 19:24:21 CET

ZARAGOZA, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El pleno de las Cortes de Aragón ha rechazado por unanimidad la propuesta efectuada por la Comisión Europea para la reforma de la Política Agraria Común (PAC) "por no dar respuesta a los desafíos que en estos momentos tiene la agricultura y la ganadería española, además de perjudicar gravemente los intereses del sector primario aragonés".

Este rechazo se plasma en una proposición no de ley aprobada por el Parlamento aragonés, en la que se pide al Gobierno autonómico que traslade esta postura al Gobierno de la nación, iniciativa presentada por el Partido Socialista (PSOE) y enmendada por Partido Popular (PP) y Partido Aragonés (PAR).

Asimismo, las Cortes han pedido al Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de Aragón que coordine una postura común que todos los partidos políticos, sindicatos aragoneses y federación de cooperativas de Aragón para "tener una voz única en la negociación que permita mantener las cifras que perciben actualmente los agricultores y ganaderos de Comunidad autónoma".

Esa postura común deberá defender que se primen programas específicos para la incorporación de jóvenes agricultores y la modernización de las explotaciones "que permitan asentar población de forma permanente en nuestro territorio".

El diputado del PSOE, Ramón Laplana, ha precisado que la propuesta de reforma de la Comisión Europea "no soluciona ningún problema, los incrementa" y, por ejemplo, "no recoge la incorporación de los jóvenes, las mejoras estructurales del sector, ni nada de nada del peso de la mujer en el mundo rural".

A su entender, "poner tarifa plana a la hectárea discrimina porque no es igual una de regadío y una de secano" y la propuesta de reforma "no reconoce en ningún terreno la ganadería selectiva" y "tampoco se han tenido en cuenta los temas agroambientales" por lo que ha abogado por hacer "frente común de lucha" tanto en Aragón, en España, como con los países que más reciben, que son Francia, Alemania y España.

MOMENTOS COMPLICADOS

El diputado del PP, Joaquín Salvo, ha deseado que la unanimidad lograda en este debate "se mantuviera siempre" en asuntos agrarios, "sobre todo en los momentos que se avecinan, que van a ser muy complicados" ya que el reparto de la PAC va a incluir por primera vez a los 27 países de la UE.

Salvo ha calificado el documento de la reforma de la PAC de "confuso" y ha apostado por el modelo "que mejor se adapte a nuestras necesidades, que no incentive el abandono" y que defienda el "carácter estratégico" de la producción de alimentos.

El diputado del PAR, Joaquín Peribáñez, ha dicho que hay que "primar" a los agricultores y ganaderos en régimen de explotación activa y ha reconocido que la propuesta de nueva distribución de ayudas de la PAC a partir del 2014 "no la tenemos clara nadie", si bien se propone una bajada del once por ciento respecto al presupuesto actual, para estimar que en este asunto se debe de trabajar "de forma conjunta" en la Cámara parlamentaria aragonesa.

El diputado de Chunta Aragonesista, Joaquín Palacín, ha opinado que en esta reforma "se juega el futuro del sector" y por eso "hay que consensuar posturas para hacer más fuerza para beneficiar" al campo aragonés. El parlamentario ha argumentado que hay que "defender los intereses de los agricultores profesionales frente a Europa" y no "a los agricultores de sofá, que tienen tierras, pero no las cultivan" como ocurre si no se vinculan las ayudas de la PAC a la producción.

Asimismo, ha criticado la propuesta de reforma porque supone un "freno" a la política de soberanía alimentaria de la Unión Europea (UE); la "aceleración" de la despoblación del mundo rural "y no ayudar a la incorporación de los jóvenes" y ha apostado por "mantener las cifras que se perciben actualmente".

El diputado de IU, Miguel Aso, ha valorado que la PAC "no se puede catalogar como un éxito" porque "seguimos perdiendo agricultores y ganaderos", con la desaparición en el periodo 2003-2010 de 125.000 empleos en el sector, si bien ha agregado que sí "ha contribuido a que no se pierda la población que hay" en el medio rural.

A su entender, "la utopía es que no fueran necesarias las ayudas", para remarcar que este es un sector estratégico "porque no se deslocaliza" y reivindicar las buenas prácticas agrarias y medioambientales; la agricultura familiar y agroecológica; la agricultura de proximidad y la soberanía alimentaria, así como priorizar la producción frente a otro tipo de ayudas.