El Curso de Verano de la Guardia Civil se clausura en Mora de Rubielos con la participación de expertos de 23 países

Actualizado 05/07/2007 21:43:43 CET

MORA DE RUBIELOS (TERUEL), 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de la Policía y de la Guardia Civil y la Asociación de Fabricantes de Armamento y Material de Defensa y Seguridad (AFARMADE), han clausurado en el día de hoy, el "XI Curso Internacional de Verano de la Guardia Civil", que se ha celebrado desde el pasado 2 de julio en la localidad turolense de Mora de Rubielos, y en el que han participado expertos pertenecientes a 23 países.

Bajo el título de "La Gestión del conocimiento en organizaciones policiales: Retos en la aplicación de las nuevas tecnologías", se han reunido expertos de la Guardia Civil y de policías en asuntos relacionados con la gestión policial y la aplicación de nuevas tecnologías a la seguridad.

Durante los 4 días de duración del Curso, se han analizado, entre otros, asuntos relacionados con las nuevas tecnologías al servicio de las organizaciones policiales, la delincuencia telemática, la gestión y el liderazgo en el cambio en las instituciones policiales y el plan estratégico operativo de la Guardia Civil a corto plazo.

En la noche del día de ayer, con la presencia del director adjunto de la Guardia Civil, el general de División, José Manuel García Varela; y del jefe de las Unidades Especiales y de Reserva de la Guardia Civil, el general de División, José Ignacio Laguna Aranda, junto a otras autoridades, tuvo lugar una demostración dinámica, que han llevado a cabo varias unidades de la Guardia Civil.

Los ejercicios han servido para mostrar los diferentes medios tecnológicos y materiales con los que cuentan estas unidades y en ellos han participado un total de 69 efectivos de la Agrupación de Proyección Exterior (APEX), Agrupación de Reserva y Seguridad (ARS), Servicio de Desactivación de explosivos (SEDEX), Servicio Cinológico, dos helicópteros, y otras Unidades de la Guardia Civil.

EJERCICIOS PRÁCTICOS

Estos simulacros se han desarrollado en el marco de una misión internacional en la que participa la Guardia Civil y que, supuestamente, se lleva a cabo en un país centroeuropeo, en el que se han registrado graves enfrentamientos entre dos grupos étnicos, se dan dos situaciones de riesgo que precisan la intervención de las diferentes unidades de la Guardia Civil, especialmente de los miembros de la Unidad de Proyección Exterior, recientemente creada.

En el primer caso práctico se ha tratado de localizar una fosa común e identificar cadáveres. En el ejercicio, junto a una carretera se descubren una veintena de cadáveres pertenecientes a la minoría étnica del país, enterrados en una fosa común, por lo que la Guardia Civil procede a la exhumación de los restos con el objeto de identificarlos.

Para identificar a las víctimas, se traslada un autobús de familiares debidamente escoltado, ya que la carretera se encuentra cortada por personas del grupo étnico mayoritario. La fuerza que protege a los familiares despeja la zona y localiza un artefacto explosivo en las inmediaciones de la zona de exhumación, siendo neutralizado por personal del Servicio de Desactivación de Explosivos.

La identificación de los cadáveres se lleva a cabo con la ayuda de un camión laboratorio y de miembros del Servicio de Criminalística expertos en análisis de ADN.

En el segundo supuesto se procede a localizar y detener a terroristas armados, en un simulacro de atentado que pretenden realizar con armas químicas de la etnia minoritaria. Con este fin, los servicios de inteligencia del EUROGENFOR (Fuerza de Gendarmería Europea), localizan la casa de campo donde se esconden los terroristas y, que se encuentra situada en el área de exhumación de la fosa común.

Para neutralizar el comando terrorista, un equipo de asalto y dos componentes helitransportados asaltarán la vivienda, procediendo a la detención de los terroristas, apoyados por otro helicóptero y otras fuerzas terrestres.

En el asalto uno de los componentes del comando resulta herido y debe ser evacuado en helicóptero y, posteriormente debe intervenir un equipo de Desactivación de Explosivos, al hallarse una caja sospechosa en el interior de la vivienda. Tras el asalto a la vivienda se neutraliza y detiene a los ocupantes de un turismo, que merodeaban por las proximidades de la vivienda asaltada y que pudiera tratarse de otros elementos terroristas.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies