Desarticulado un grupo criminal especializado en el tráfico de estupefacientes

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Desarticulado un grupo criminal especializado en el tráfico de estupefacientes

Drogas y efectos intervenidos en esta operación en Zaragoza
JEFATURA SUPERIOR DE POLICÍA DE ARAGÓN
Publicado 04/11/2016 11:58:35CET

ZARAGOZA, 4 Nov. (EUROPA PRESS) -

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado en Zaragoza un grupo criminal especializado en la comercialización de sustancias estupefacientes. Cuatro personas han sido detenidas y se han aprehendido dos kilos y 300 gramos de cocaína de alta pureza.

Los agentes han desmantelado, además, un laboratorio de elaboración de drogas, en el que ha encontrado un kilo de sustancia adulterante, así como elementos para la manipulación de la droga (prensa, básculas) y reactivos químicos, y han localizado en la localidad turolense de Monreal del Campo unas instalaciones para la plantar y cultivar 480 plantas de marihuana.

Las investigaciones se iniciaron en el mes de mayo cuando se tuvo conocimiento de que varias personas, de origen dominicano aunque de nacionalidad española, pudieran estar dedicándose al tráfico de cocaína en la zona del barrio de San José.

Las primeras pesquisas permitieron la identificación de estas personas, dos mujeres y dos hombres, contando éstos últimos con antecedentes policiales por hechos similares fuera de España.

Concretamente, uno de ellos, F.E.R.B., cumplió una condena de seis años de prisión en Francia por tráfico de drogas y el otro, R.M.P.B., en los Estados Unidos, lugar del que fue deportado a su país natal tras cumplir condena por falsedad documental y tráfico de drogas.

PISO FRANCO

Al parecer, estas cuatro personas investigadas disponían de una infraestructura perfectamente organizada, realizando una vida totalmente normal en sus domicilios particulares, donde una de las mujeres cuidaba de sus dos hijos y acudía asiduamente a un gimnasio del centro de la ciudad, pero disponían de un "piso franco" que hacía las veces de laboratorio, en el que recepcionaban, manipulaban y adulteraban el estupefaciente y al que las únicas personas que accedían eran ellos.

Las técnicas de investigación se veían dificultadas por las elevadas medidas de seguridad que tomaban los investigados, lo que demostraba que todos ellos tenían un alto grado de especialización en este tipo de delitos, así como su experiencia anterior en la comisión de los mismos, ha detallado la Jefatura Superior de Policía de Aragón en una nota de prensa.

El reparto de tareas entre los detenidos era "evidente", aportando uno de ellos sus contactos en el exterior para la adquisición de la sustancia ilícita, el segundo su red de distribución en Zaragoza y conocimientos para la manipulación y adulteración, y el resto sus contactos en el tráfico a pequeña escala, llegando a realizar "pases" de una "papelina".

TRES REGISTROS

Una vez practicadas las detenciones, y con el preceptivo mandamiento de entrada y registro, se practicaron tres registros domiciliarios donde los agentes se incautaron de dos kilos y 300 gramos de cocaína, más de un kilo de sustancia de "corte" ya preparada para la mezcla, reactivos, productos químicos adulterantes, balanzas, prensas y dinero en efectivo.

Asimismo, se intervino un vehículo de alta gama, en el que se pudo constatar la existencia de una "caleta" o habitáculo practicado a propósito para ocultar droga, en el paso de rueda de la parte delantera izquierda.

PLANTACIÓN EN MONREAL DEL CAMPO

Una vez analizada la documentación hallada en los registros domiciliarios, así como la localizada en el interior del vehículo intervenido, se pudo verificar que esta organización había mantenido operativa hasta hacía escasas semanas una plantación de marihuana en la localidad de Monreal del Campo (Teruel), en la que habrían llegado alojar 480 plantas de este vegetal.

Para ello, habían alquilado una casa de dos plantas en esa localidad y habían realizado una sofisticada instalación que contaba con depósito de agua, ventiladores, mesas de cultivo, tubos de conducción insonorizados, ventiladores, lámparas, extractores, filtros de carbón.

Todas las habitaciones de la casa habían estado ocupadas con macetas, al cuidado siempre de una persona que no tenía otro cometido más que ese, empleando abonos, insecticidas y potenciadores de crecimiento.

Gracias a los restos de materiales hallados en la propiedad entre los que se encuentran el depósito de agua, sacos de tierra abonada, insecticidas y abonos, así como parte de las conexiones eléctricas y cajas de ventiladores y otros elementos, se ha podido determinar que la producción sufrió el ataque de un parásito (araña roja), que acabó con toda la cosecha.

Las investigaciones han sido desarrolladas por miembros de la Comisaría de Distrito de San José, en colaboración con la Unidad Especial de Guías Caninos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies