Descienden los rescates y fallecidos en montaña, que en su mayoría se producen en la provincia oscense en verano

Nota De Prensa Balance 2017 Guardia Civil De Montaña
GUARDIA CIVIL
Publicado 22/02/2018 14:20:12CET

HUESCA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El número de rescates y de fallecidos en la montaña aragonesa ha descendido en el último año y, en su mayoría, se siguen concentrando en la provincia de Huesca y en la época estival. Son algunos de los datos que se desprenden del balance de actividad de la Guardia Civil de montaña durante el año 2017, que se ha presentado este jueves en los Llanos del Hospital (Benasque).

Durante el año 2017 se ha producido en Aragón 407 rescates, frente a los 421 del año anterior, lo que supone 14 rescates menos, y han fallecido en la montaña 20 personas, frente a las 27 del año anterior, lo que representa 7 menos.

En su mayoría se siguen produciendo en la provincia de Huesca, ya que de los 407 rescates, 392 se han llevado a cabo en las montañas oscenses, 10 en Zaragoza y 5 en Teruel y, principalmente en verano.

La época estival comprende del 1 de mayo al 1 de noviembre y durante la misma, en 2017, se registraron entorno a 300 rescates, mientras que en la época invernal, que comprende del 1 de noviembre al 1 de mayo, se produjeron entorno a 100, según ha recalcado el Teniente de la Guardia Civil de Montaña, Santiago Gómez.

SENDERISMO

"Los meses de julio y agosto son en los que más rescates se producen, alrededor de una media de 3 al día. En invierno los rescates son más complicados pero hay menos gente en la montaña, son actividades más comprometidas, que requieren mayores conocimientos técnicos y el frío y la climatología echa a mucha gente para atrás y las actividades como el senderismo en verano son más fáciles de realizar".

El senderismo es la actividad en la que se registra el mayor número de rescates, teniendo en cuenta que es la actividad que más se realiza, mientras que las actividades relacionadas con la progresión en terreno abrupto son las que más se relacionan con los accidentes mortales. "Se trata de progresión por crestas, en zonas de alta montaña, porque la gente tiene caídas", ha precisado.

El teniente Gómez ha observado que las personas que acuden a la montaña cada vez lo hacen en mejores condiciones en cuanto al material y al equipo de utilizan, sin embargo el problema es que a los usuarios les cuesta renunciar a la actividad programada.

"La gente cada vez va más con casco, va mejor equipada, pero vemos que les cuesta renunciar, hay que ser humilde en la montaña, que siempre va a estar allí, si vemos que no se está en las mejores condiciones para realizar la actividad que pretendíamos hay que dejarlo, lo mejor es darse la vuelta".

Los Llanos del Hospital de Benasque han acogido la presentación del balance de la campaña 2017 de la Guardia Civil de Montaña, que ha corrido a cargo del delegado de Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde y del general jefe de la VIII Zona de la Guardia Civil, Carlos Crespo.