La DGT pone en marcha una campaña de vigilancia de tráfico en las carreteras convencionales hasta el día 23

 

La DGT pone en marcha una campaña de vigilancia de tráfico en las carreteras convencionales hasta el día 23

Accidente De Tráfico En Caparroso.
EP/GOBIERNO DE NAVARRA
Actualizado 17/10/2011 19:30:24 CET

ZARAGOZA, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Dirección General de Tráfico ha puesto en marcha desde este lunes y hasta el domingo 23 de octubre, una nueva campaña de vigilancia y control en carreteras secundarias, con el objetivo de conseguir comportamientos más seguros entre los conductores que circulen por estas carreteras y por lo tanto una reducción de accidentes en este tipo de vías.

Durante una semana, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, controlarán además de la velocidad, los adelantamientos indebidos, la conducción bajo los efectos del alcohol o drogas, el uso del casco, cinturón de seguridad y de los sistemas de retención infantil, la utilización del teléfono móvil, auriculares o manejo de navegadores, la documentación del vehículo y conductor o cualquier otra infracción recogida en la normativa en materia de tráfico y seguridad vial.

Durante la semana en que se desarrolla esta campaña, Tráfico emitirá dos cuñas divulgativas en emisoras de radio, a través de las cuales se trata de concienciar a los conductores para que extremen las precauciones y adopten comportamientos más seguros cuando circulen por estas vías que solo disponen de un carril en cada sentido.

"Las carreteras secundarias están llenas de imprevistos. Extreme la precaución en los desplazamientos cortos por estas vías. Son los más peligrosos. Todos debemos concienciarnos de lo importante que es cumplir las normas de circulación. Lo que queremos es que llegues" es el texto de la cuña divulgativa.

El pasado año fallecieron en accidente de tráfico en carreteras secundarias (carretera convencional que no dispone de una separación física de ambos sentidos de circulación) 1.514 personas, lo que representa el 78 por ciento del total de víctimas mortales ocurridas en carretera que ascendió a 1.928 personas.

Las carreteras convencionales suponen más del 90 por ciento del total de kilómetros de la red de carreteras, son las "más peligrosas y las que representan una más alta siniestralidad, pese a que la densidad de tráfico que soportan es menor que en vías desdobladas como autopistas y autovías", han precisado desde la Delegación del Gobierno en Aragón.

Dada la alta siniestralidad en este tipo de vías, las carreteras convencionales son uno de los objetivos prioritarios de la nueva Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020, en la que se incluyen una serie de medidas de bajo coste y alta efectividad con el objetivo de reducir el riesgo de accidentes en estas vías.

Entre estas medidas figura la señalización vial de distancia de seguridad, separación física de ambos sentidos, instalación de barreras de seguridad, mejora de señalización y mantenimiento, creación de zonas seguras para parada de vehículos, entre otras.

Las salidas de vía y las colisiones frontales suelen ser el tipo de accidente mayoritario en estas vías. El año pasado se produjeron 11.390 accidentes con víctimas por salidas de vía, el 38,7 por ciento; 4.633 colisiones frontales, el 15,8 por ciento; y 3.718 colisiones por alcance, el 12,6 por ciento.

En estos tipos de accidentes el exceso de velocidad, la distracción y los adelantamientos indebidos suelen aparecer como factores concurrentes de los mismos.

El año pasado, el porcentaje de accidentes con víctimas en los que se apreció velocidad inadecuada en carreteras convencionales fue del 20 por ciento, porcentaje que pese a ser elevado ha disminuido 4 puntos respecto al comienzo de la década.

Según el estudio Nilsson (Power Model), un aumento del 5 por ciento en la velocidad media, supone un aumento aproximado del 10 por ciento en los accidentes con heridos y del 20 por ciento en los accidentes mortales. De igual modo, si la velocidad media se reduce en un 5 por ciento hay una reducción de en torno al 10 por ciento en accidentes con heridos y de un 20 por ciento en los accidentes mortales.

Los atropellos a peatones también son un problema grave en carretera y el pasado año fallecieron 141 peatones atropellados en carreteras secundarias, lo que representa el 73 por ciento del total de los muertos en todo tipo de carreteras.

Informes de la OMS demuestran que los peatones sufren un riesgo del 80 por ciento de morir al ser atropellados a una velocidad de impacto de 50 kilómetros por horas, que es el límite genérico de la mayoría de las travesías, mientras que el riesgo se reduce a un 10 por ciento con una velocidad de 30 kilómetros por horas. A partir de una velocidad de 80 kilómetros por horas las posibilidades del peatón de no resultar muerto son prácticamente nulas.

La puesta en marcha del Plan de radares fijos 2005-2008 que finalizó con la instalación de 521 puntos fijos de control de velocidad, la mitad de ellos en carreteras convencionales; los 296 radares móviles y la mayor vigilancia en las carreteras debido al aumento del número de Agentes de Tráfico de la Guardia Civil, entre otras medidas puestas en marcha en los últimos años, ayudan a reducir drásticamente los excesos de velocidad, la velocidad media de circulación en carretera y el número de víctimas mortales y heridos graves.

Además, el 22 por ciento de los muertos en carreteras secundarias que circulaban en turismo o furgoneta no hacían uso del cinturón de seguridad, un dispositivo que en caso de accidente salva vidas. A pesar de este dato, el uso del cinturón tanto en conductores, como en pasajeros traseros se ha incrementado.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies