El director general de CAI explica este sábado a los empleados la situación del proceso de integración en un SIP

Sede de la Caja de Ahorros de la Inmaculada (CAI) en Zaragoza
EP
Actualizado 22/10/2010 21:45:24 CET

ZARAGOZA, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director general de Caja Inmaculada (CAI), Luis Miguel Carrasco, explicará este sábado, en una convención de empleados, los avances del proceso de integración que la entidad está llevando a cabo con Caja Círculo de Burgos y Caja Badajoz, a través de un Sistema Institucional de Protección (SIP).

Los Consejos de Administración de Caja Inmaculada (CAI), Caja Círculo y Caja Badajoz, aprobaron el pasado 28 de septiembre el Plan Estratégico de Integración para la constitución de un SIP, cuya entrada en funcionamiento está prevista para el 1 de enero de 2011. Según ha informado CAI en un comunicado, el acto tendrá lugar a las 10.30 horas en la Sala Mozart del Auditorio de Zaragoza.

El plan desarrolla la propuesta estratégica y los objetivos previstos en el contrato de integración aprobado por las tres cajas el pasado 27 de julio, que establece la constitución de un grupo consolidable, a través de su articulación en una entidad central con forma de sociedad anónima y sedes institucionales y operativas en las ciudades de Zaragoza, Burgos y Badajoz.

El proyecto prevé la creación de nueve direcciones funcionales dependientes de la entidad central, utilizando óptimamente los recursos y fortalezas de cada entidad para lograr la máxima eficiencia. Estas áreas son las siguientes Financiera, Planificación y Control, Riesgo de Crédito, Control Global del Riesgo, Negocio, Organización y Tecnología, Recursos Humanos y Operaciones, Auditoría y Cumplimiento Normativo, y Legal. Analiza también la generación de sinergias, la reducción de riesgos por diversificación, las nuevas oportunidades de desarrollo de negocio y las proyecciones a futuro.

Las tres cajas prevén obtener unos beneficios agregados que en 2015 alcancen un importe de 243 millones de euros. Uno de los aspectos más positivos de esta unión se refleja en el presupuesto destinado a la Obra Social, que para 2011 está previsto que sea de 36 millones de euros, llegando a multiplicar esta cantidad por 2,3 en 2015, hasta superar los 85 millones de euros.

El grupo reúne un volumen de activos de 21.394 millones de euros y unos recursos propios de más de 2.000 millones de euros. Asimismo, presenta un coeficiente de solvencia del 13,5 por ciento, un core capital del 9,49 por ciento (a junio), que se elevará de forma significativa en los próximos años permitiendo cubrir holgadamente los nuevos estándares de Basilea III.

La posición de liquidez del grupo, con una ratio del 14,2 por ciento del activo, es una de las más elevadas del sector, frente al 7,4 por ciento de las Cajas y el 3,3 por ciento de las entidades de crédito. La red total supera las 600 oficinas y la plantilla conjunta asciende a casi 3.000 empleados.