El Ebro inunda 350 hectáreas en Novillas y Pradilla que esperan esta tarde la punta de la crecida ordinaria

El río Ebro a su paso por Novillas
Europa Press - Archivo
Publicado 09/04/2018 14:54:08CET

ZARAGOZA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El río Ebro ha inundado ya este lunes unas 350 hectáreas en las localidades zaragozanas de Novillas y Pradilla de Ebro, donde esperan que esta tarde llegue la punta de la crecida, que es de carácter ordinario.

En Castejón (Navarra), el río alcanza una altura de 6,03 metros y pasa con un caudal de 1.363 metros cúbicos por segundo, si bien la tendencia es descendente; mientras que en Zaragoza sigue en aumento, con un caudal de 717,06 metros cúbicos por segundo y una altura de 2,63 metros, según los datos actualizados de las estaciones de aforos recogidas por el Servicio Automático de Información Hidrológica (SAIH) de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

En declaraciones a Europa Press, el alcalde de Novillas, José Ayesa, ha explicado que en este municipio "de momento estamos tranquilos, por los metros cúbicos que vienen será una riada ordinaria, pero con el tiempo como está, con todo lleno de nieve en el Pirineo, si llueve o cambia el tiempo podría llegar una riada terrorífica", ha advertido.

En esta localidad el río alcanza los 6,60 metros, pero "crecerá más" hasta esta noche. Ha anegado unas 250 hectáreas de campos y cuando llegue la cresta de esta avenida ordinaria podría inundar "de 500 a 600 hectáreas", ha estimado.

Ayesa ha lamentado que no se puede tomar "ninguna medida" más que "estar prevenidos" porque las crecidas se conocen "con un día o dos de antelación" y si hubiera previsión de una gran avenida se tomarían medidas como evacuar las calles cercanas al cauce, confiando en que "el desastre no sea mucho".

Una riada como la que se produjo en 2015 "destruye todas las defensas que tenemos y acarrea la ruina para todos. Es horrible el daño que provoca", ha sostenido, criticando que no se mantenga el cauce "en condiciones para que el agua pueda circular", porque los daños de las riadas "ocasionan un gasto al erario público y la ruina a quienes vivimos en la ribera".

De nuevo la principal reivindicación de estos municipios es "limpiar el río, darle paso al agua es esencial, hay que limpiarlo porque si no el agua cada día sube más alta", ha manifestado el alcalde de Novillas.

TRANQUILIDAD EN PRADILLA

Por otra parte, el alcalde de Pradilla de Ebro, Luis Eduardo Moncín, ha detallado que en esta población los vecinos están "tranquilos", dado que se trata de una "riada ordinaria que ya está menguando en Castejón". En la localidad zaragozana ha inundado cien hectáreas que se encuentran sin la protección de las motas.

Moncín ha abogado por "estar pendientes de laa condiciones atmosféricas, porque hay mucha cantidad de nieve, hace calor y con una borrasca fuerte podría llegar una riada importante", si bien en el municipio ya disponen de todos los sistemas de defensa, ya que tras la riada de 2015 se reforzaron las motas. "Esperamos que no haya problemas, aunque nunca se sabe cuándo será la riada más grande", ha agregado.

En 2015, el Ebro alcanzó en esta población una altura de 8,20 metros y la mota se levantó hasta los 8,50 metros, aunque ha coincidido en que la solución para evitar los daños es limpiar el cauce. Este lunes el río ha alcanzado una altura de 5,20 metros y "seguirá creciendo esta tarde, pero no mucho más, como mucho hasta los 5,50 metros".