El Ejecutivo autónomo destina 140.000 euros a la restauración de unas pinturas del siglo XIII aparecidas en Montañana

Actualizado 05/10/2007 16:51:46 CET

MONTAÑANA (HUESCA), 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón, Alfonso Vicente, acompañado del viceconsejero, Carlos Escó, han visitado hoy las pinturas del siglo XIII aparecidas en la Iglesia de Nuestra Señora de Baldós en la localidad ribagorzana de Montañana. El Ejecutivo autónomo ha invertido 1.600.000 euros en la restauración de esta iglesia, de los cuales 140.000 euros se han destinado a la restauración de las pinturas.

Estas pinturas aparecieron durante la restauración que se está llevando a cabo en la iglesia, concretamente en el arcosolio situado bajo el coro.

El trabajo acometido en el arcosolio y en la capillita y pilares del crucero ha sido totalmente distinto al realizado en las pinturas de la cabecera. En las primeras, el trabajo se ha fundamentado en sacar a la luz las pinturas que se encontraban ocultas bajo capas de cal y yeso que ocultaban la policromía original. Este trabajo se realiza de forma mecánica, utilizando escalpelos y bisturís. En el arcosolio situado bajo el coro, la policromía se distribuye en las paredes de fondo, en el intradós y trasdós del arco y en la jamba izquierda de cierre lateral.

En el intradós del arco hay un pantocrátor, una crucifixión y el agnus dei, mientras que en el trasdós y en la jamba lateral se desarrolla una galería de rostros masculinos y una cruz patada. En la pared de fondo, se escenifican, de forma compartimentada, lo que parecen ser escenas de la vida de un santo u obispo.

En la capilla del brazo del crucero, se puede apreciar parte de una crucifixión en el paramento de fondo y en el intradós, una decoración de tipo geométrico que parece reproducir azulejos. Por último, en el pilar del crucero, hay una escena flagelación y dos cabezas cubiertas con sombrero.

Dichas pinturas, a falta de finalizar su restauración y estudio, se pueden fechar entre finales del siglo XIV e inicio del XV.

La Iglesia románica de Nuestra Señora de Baldós, de finales del siglo XII e inicios del XIII, estuvo dedicada a San Martín y San Ponce. Tiene una planta de cruz latina de una sola nave, con nave de crucero de gran desarrollo, crucero cubierto con cimborrio y ábside semicircular orientado al este. La puerta de acceso se abre en la fachada sur a los pies de la nave y la torre campanario se asienta sobre el brazo sur de la nave de crucero.

La mayor parte de los paramentos y bóvedas apuntadas del interior estaban encalados excepto la cabecera, que presenta parte del hemiciclo y del cascarón del ábside enyesado y policromado ya en el siglo XVIII, mientras que el resto deja ver la piedra desnuda, ahí donde se ubicaba el retablo de madera hoy desaparecido.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies