Fiscalía, acusaciones y defensa leerán hoy sus escritos finales de calificaciones

Actualizado 25/11/2009 6:50:18 CET

HUESCA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio Fiscal y los abogados de las acusaciones y la defensa de Santiago Mainar, imputado por el asesinato del alcalde de Fago, Miguel Grima, leerán hoy, miércoles 25 de noviembre, sus escritos de calificaciones en la última jornada de la vista oral del juicio, que comenzó el pasado 16 de noviembre en la Audiencia Provincial de Huesca.

Mainar será el último en intervenir hoy. Como en todos los juicios penales, Santiago Mainar podrá expresarse como desee ante el tribunal profesional que le juzga como presunto autor de los delitos de asesinato, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas.

El juicio comenzó el pasado 16 de noviembre en Huesca, cuando Santiago Mainar respondió a las preguntas del fiscal jefe y de los tres abogados, negando en todo momento su participación en el asesinato. Ese día, Mainar dijo que, en 2007, acordó con la Guardia Civil que se autoinculparía a cambio de que los demás vecinos de Fago no fueran presionados, lo que la Benemérita niega rotundamente.

Mainar dijo, además, que se autoinculpó para liberar al pueblo de presiones y justificó el tiranicidio, tras lo que aportó una coartada que las acusaciones y el fiscal jefe de Huesca negaron cualquier credibilidad.

A lo largo de los días comparecieron numerosos testigos, entre otros la viuda de Grima y varios amigos del asesinado, quienes aseveraron que en Fago había un ambiente agresivo contra Miguel Grima. Celia Estalrich comentó que, tiempo antes de ser asesinado, aparecieron rotos los frenos de la furgoneta propiedad del matrimonio y explicó que su esposo le había manifestado en alguna ocasión su miedo a ser asesinado.

También pasaron ante el tribunal testigos favorables a Santiago Mainar, entre ellos el psiquiatra donostiarra Iñaki Bidegain, quien se cruzó con el asesino minutos después de que se produjera el asesinato. En sede judicial, Bidegain afirmó que la persona con la que habló en aquel momento tenía rasgos no compatibles con Mainar, como la voz ronca, la tez morena o la altura, de más de 1,80 metros, cuando el imputado mide exactamente 1,71 metros.

Asimismo, a lo largo de la vista oral comparecieron ante el juez numerosos peritos, entre ellos agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita y de la Policía Judicial del mismo Cuerpo de Jaca (Huesca), quienes explicaron cómo fue la autoinculpación de Mainar y dieron cuenta del procedimiento para practicar las pruebas incriminatorias y validarlas, entre ellas la de la parafina y la del ADN.

NOCHE DE AUTOS

Miguel Grima Masiá fue asesinado en la noche del 12 de enero de 2007 en la carretera que une los municipios pirenaicos de Fago y Majones, donde sufrió una emboscada, presuntamente a manos de Santiago Mainar, a quien la UCO de la Guardia Civil atribuye el disparo con una escopeta de postas que le atravesó el corazón y el estómago, causándole la muerte casi instantánea.

El cuerpo de Grima fue abandonado en la cuneta de esta carretera, en el único punto con cobertura de telefonía móvil, un lugar en el que se puede ver fácilmente los coches que van a pasar en un sentido u otro.

Horas después se hizo cargo de la investigación la UCO, quien constató la existencia de una tensión prolongada en el pueblo desde hacía varios años, tiempo durante el cual Grima se enfrentó verbal, administrativa y judicialmente con Santiago Mainar y otros vecinos, a los que la Benemérita realizó varias pruebas.

A raíz de los resultados de estas pruebas, los investigadores situaron a Santiago Mainar como la persona que realizó la emboscada, disparó la escopeta y cogió el coche de Mainar, que apareció horas después del asesinato en una pista forestal del término municipal de Berdún, en el Sur de la comarca de la Jacetania.

Mainar fue arrestado en febrero de 2007 e, inicialmente, se confesó culpable y relató a los agentes de forma pormenorizada cómo se realizó la emboscada mortal, aportando datos que los investigadores creen que sólo podía saber el asesino.

Poco después, tras entrevistarse con su primer abogado particular, Santiago Mainar, se declaró inocente ante la juez del Juzgado de Instrucción número dos de Jaca (Huesca), aunque inmediatamente ingresó en la cárcel de Zuera (Zaragoza), donde continúa en situación de prisión preventiva.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies