FAPAR considera "desproporcionada y tardía" la normativa

Actualizado 24/06/2015 17:32:44 CET

ZARAGOZA, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Aragón (FAPAR) ha considerado que la normativa que regula las ayudas de alimentación a menores en verano, publicada este miércoles en el Boletín Oficial de la Comunidad autónoma, es "desproporcionada y tardía".

En una nota de prensa, FAPAR ha recordado que desde el pasado mes de marzo ha solicitado al Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) y al Departamento de Educación que este verano "se organizasen aperturas de comedores escolares para alumnado desfavorecido" y ahora ha lamentado que "la falta de responsabilidad y sensibilidad del Gobierno en funciones haya dejado pasar esta oportunidad".

Respecto a las ayudas individualizadas a las familias, desde la Federación han apuntado que hubieran preferido "que se organizasen colonias para dar la oportunidad a estos menores de disfrutar de un verano digno, puesto que su desarrollo integral va más allá de la ingesta de alimentos".

En este sentido, la organización ha esgrimido que "el espacio escolar es un lugar idóneo para realizar actividades culturales, deportivas, socializadoras y educativas" y esas colonias "contribuirían a facilitar un merecido descanso a todos estos niños y niñas, cuyas condiciones económicas y sociofamiliares no se lo permitirán de otro modo".

Sobre la orden publicada este miércoles con las condiciones para optar a las mencionadas ayudas, FAPAR ha criticado que "se vinculen exclusivamente a menores becados a lo largo del curso 2014-2015 puesto que se ha excluido a muchos otros con necesidades".

Además, se hubiera tenido que considerar la Resolución, en estos momentos provisional, de las ayudas para el curso 2015-2016, "en la que se incrementa en un seis por ciento el número de menores a los que se reconoce esta necesidad".

De esta forma, "nos encontramos con la contradicción de que la Administración les reconoce un derecho vinculado a una necesidad acreditada para el curso escolar próximo, pero no les permite acceder a la ayuda en verano".

EXCESO DE DOCUMENTACIÓN

FAPAR ha argumentado que puesto que la ayuda para el verano se vincula a haber sido becado en el comedor del curso 2014-2015 "no se entiende que haya que aportar nuevamente documentación que ya se incluyó en la solicitud correspondiente al curso".

Igualmente, "se añade por primera vez una ficha a terceros del IASS, que las familias deben cumplimentar en sus respectivos bancos, pareciendo que todo ello se encaminase a obstaculizar la tramitación de las ayudas a estas familias", ha opinado FAPAR.

Asimismo, ha agregado que el curso escolar ha terminado y la publicación de la orden de ayudas en estas fechas "dificultará considerablemente que todas estas familias tengan conocimiento y acceso a ella".

Sobre los plazos, la Federación ha comentado que "alargarán inevitablemente la resolución y dificultarán que estas familias puedan adquirir desde el 1 de julio los alimentos básicos "que deben justificar mediante tickets de compras para poder recibir la ayuda", algo que es "un despropósito absoluto, cuando se podía haber planificado desde hace meses".

Por último, FAPAR ha calificado de "tomadura de pelo" que se diga que "se exonera a los beneficiarios del cumplimiento de la acreditación de estar al corriente de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social" al recibir una cuantía menor de 600 euros --tope máxino que se dará a cada familia--, "cuando estas exigencias están en la concesión de la beca del curso escolar a la que se vincula esta ayuda".


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies