Foster+Partners diseñará la ampliación de la estación de esquí de Cerler, en la que Aramón invertirá más de 400 millones

Actualizado 24/02/2009 12:44:55 CET

HUESCA, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Aramón ha encargado a la firma Foster+Partners el proyecto de diseño de la ampliación de la estación de Cerler, en el Pirineo oscense, iniciativa que supondrá una inversión de más de 400 millones de euros. Se trata del primer proyecto relacionado con el esquí que abordará esta prestigiosa firma.

La ampliación convertirá a Cerler en uno de los destinos de nieve más modernos de Europa y en un ejemplo de desarrollo sostenible. Así, el presidente de Aramón, Francisco Bono, afirmó que "se ha elegido a la firma Foster+Partners por su importancia en el panorama mundial de la arquitectura y porque ha sabido captar desde el primer momento el espíritu de la zona. Estamos convencidos que será un proyecto de gran calidad estética y funcional y totalmente sostenible, respetuoso con el paisaje y el medioambiente, cuestiones imprescindibles para Aramón en esta ampliación".

El citado estudio de arquitectura, fundado en 1967, ha realizado trabajos en todo el mundo. En las últimas cuatro décadas ha abarcado un amplio abanico de actividades, desde el diseño de planes urbanísticos, infraestructuras, aeropuertos, edificios culturales y de oficinas hasta viviendas para particulares y productos de diseño. Desde sus comienzos, la firma ha recibido 470 premios y menciones a la excelencia y ha ganado más de 86 competiciones nacionales e internacionales.

La nueva zona esquiable de Cerler tendrá una superficie de 457 hectáreas, 100 kilómetros de nuevas pistas y un mínimo de 27 nuevos remontes con capacidad para 300.000 esquiadores más.

Para Francisco Bono, "éste es el reto más importante que abordará la compañía. La realización del proyecto será muy ventajosa, no sólo para la región sino para todo el sector en España. La creación de un espacio, que contará con los mejores accesos y equipamientos, supondrá una importante mejora que favorecerá a sus usuarios y, por supuesto, a los habitantes de la Comarca de La Ribagorza, así como a los del valle de Benasque y la comunidad autónoma".

El presidente de Aramón añadió que "la ampliación generará beneficios socioeconómicos muy importantes y la reactivación de todos los sectores: comercio, vivienda, restauración, agencias de viaje, transportes".

Finalizada la ampliación, el aumento del número de esquiadores generará un volumen de negocio de 80 millones de euros anuales en la estación.

IMPACTO SOCIOECONÓMICO

La ampliación de la estación de esquí de Cerler se llevará a cabo en una zona con escasa población y pocas posibilidades de desarrollo socioeconómico. Por ello, el proyecto supondrá un importante cambio en lo social, con el rejuvenecimiento y aumento de la población, y en lo económico, con un importante incremento de las principales magnitudes, según Aramón.

Entre los efectos económicos más significativos del proyecto destaca la creación de unos 2.000 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Por áreas, el sector servicios es el que concentrará la mayor parte de la producción, con el 80 por ciento de la actividad generada y de los nuevos puestos de trabajo. En concreto, la hostelería y la restauración son las actividades que tendrán un mayor aumento de producción. A continuación se posicionarán el transporte por carretera y los servicios inmobiliarios.

Además, la nueva autovía A-14 que unirá Lérida con Francia descongestionará los actuales accesos de Cerler y ofrecerá una nueva entrada a la estación desde Barcelona, Lérida y Levante. Este crecimiento en la zona también servirá para mejorar los sectores agrícola y ganadero de la comarca.

La ampliación supondrá una inyección de 400 millones de euros en el sector de la construcción de las diferentes infraestructuras, que serán realizadas, subrayaron desde el Grupo Aramón, "con un estricto respeto a la peculiaridad de la zona". Se llevará cabo la construcción de primeras y segundas residencias, hoteles y otras modalidades de alojamiento.

Sólo la demanda de viviendas, tanto primeras como segundas residencias, conllevará una inversión de 300 millones de euros. Éstas, que serán ejecutadas en un plazo mínimo de quince años, se construirán en torno a los 17 municipios actuales buscando siempre su integración urbanística, paisajística y medioambiental.

De forma paralela, se mejorarán los accesos por carretera y los equipamientos de la comarca. Todo ello, incidirá en la creación de actividades empresariales.

El sector de la nieve genera una riqueza en Aragón de 605 millones de euros al año y 14.000 empleos entre directos e indirectos. La actividad de las estaciones de Aramón, empresa participada por Ibercaja y el Gobierno aragonés, supone 800 puestos de trabajo directos.

CAMPAÑA DE NAVIDAD

Durante la campaña de Navidad, del 20 de diciembre de 2008 al 6 de enero de 2009, 400.000 usuarios visitaron las instalaciones de esquí de Aragón, de los cuales, 360.000 acudieron a las estaciones de Formigal, Cerler, Panticosa, Astún y Candanchú, mientras que los 40.000 restantes lo hicieron a Javalambre y Valdelinares, en la provincia de Teruel.

En este periodo los esquiadores han gastado un total de 56,6 millones de euros en las zonas de esquí aragonesas. El 20 por ciento del gasto total generado ha correspondido a la compra de forfaits y el resto se reparte en el sector servicios: alojamientos, restauración, comercio, entre otros. El gasto medio diario por esquiador durante la campaña fue de 147 euros en el Pirineo de Huesca y de 92 euros en Teruel.