Fuendetodos conmemora el cumpleaños de Goya con una muestra de la obra gráfica de Eduardo Naranjo

Palacín, Naranjo, Salueña y Carrete, en la exposición en la sala Zuloaga
EUROPA PRESS
Publicado 30/03/2017 15:59:48CET

FUENDETODOS (ZARAGOZA), 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio Cultural Goya-Fuendetodos de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) ha conmemorado este jueves el 271 aniversario del nacimiento del pintor Francisco de Goya con una exposición dedicada a la obra gráfica del pintor extremeño Eduardo Naranjo.

La sala Ignacio Zuloaga del municipio natal de Goya y el Museo del Grabado exhiben el imaginario de este artista, máximo representante del realismo mágico español, en una muestra que podrá visitarse hasta el próximo 11 de junio.

El pintor Eduardo Naranjo ha inaugurado este jueves en Fuendetodos estas exposiciones, acompañado por la diputada delegada de Cultura de la DPZ, Cristina Palacín, el alcalde de Fuendetodos, Enrique Salueña, y el historiador y experto en arte gráfico, Juan Carrete. Al acto han asistido también numerosos vecinos de este municipio zaragozano.

'Eduardo Naranjo. Obra gráfica (1965-2016)' se compone de 51 estampas que pueden conocerse en la sala Ignacio Zuloaga, en distintos formatos y técnicas en las que se aprecia la influencia de Goya en el artista, así como otras diez láminas que se encuentran en el Museo del Grabado y en las que Naranjo dialoga con el genial pintor aragonés presentando su propia serie de la 'Tauromaquía'.

El pintor extremeño (Monasterio, Badajoz, 1944) ha asegurado que es "un honor" presentar su trabajo "al lado de la casa donde nació Goya", al agregar que "no deja de ser uno de los honores más grandes que he recibido en mi vida".

"Esta exposición en Fuendetodos significa mucho para mí", ha reconocido, al recordar que cuando visitó el Museo del Prado por primera vez "aún no conocía las obras de los grandes clásicos" y con Goya experimentó "un descubrimiento lento, a través de los años" para conocer a este artista "muy visceral" que sabía captar "el alma de las cosas".

Como Goya, "yo también nací en un pueblo pequeño, en la baja Extremadura, y fui un asqueroso niño prodigio", ha manifestado, al relatar que con siete y ocho años ya creaba unos dibujos "muy fieles" del mundo que representaba.

"UNA OBRA QUE NUNCA SE CONSIGUE"

Desde entonces ha trabajado de manera incansable y "uno siempre va a la búsqueda de esa obra que nunca consigue, aún no he encontrado la satisfacción plena al contemplar un cuadro que he hecho", ha admitido.

En sus trabajos, Naranjo retrata escenas inquietantes, ilusorias, realizas con colores austeros. Entre los 51 grabados que pueden verse en la sala Zuloaga se encuentran las series 'Los desastres de la guerra' (1967); 'La creación' (1983-1985), 'Poeta en Nueva York' (1987-1991) y 'Federico en Nueva York' (2005).

Respecto a las diez estampas de la 'Tauromaquía', Naranjo ha explicado que reflejan corridas de toros, pero con su particular visión del festejo, una serie con la que realiza un homenaje a su padre que "era el verdadero aficionado".

De hecho, "cuando yo nací él estaba viendo una corrida de toros en un pueblo próximo" y fue allí donde conoció la noticia del nacimiento de su hijo, ha detallado el artista, al resaltar que en este trabajo domina su "imaginación y fantasía, que he dejado libre" porque el arte "tiene que ser mucho de subconsciente, hay que dejarlo libre".

Naranjo ha bromeado al observar que quizás es "un atropello" exhibir su 'Tauromaquía' en el mismo lugar donde se encuentra la original de Francisco de Goya, que es "maravillosa" y que se puede conocer al completo desde finales del pasado año, cuando se instaló en este centro con motivo del bicentenario de su primera edición en 1816, al preguntarse si al pintor fuendetodino le gustaría ese diálogo entre sus trabajos.

EVOLUCIÓN

De esta forma, en la obra gráfica se constata la evolución que ha experimentado el artista tanto en los temas como en las técnicas, un proceso que aún continúa. Naranjo creó su primer grabado cuando tenía "18 ó 19 años", cuando aún "desconocía la técnica" y tras unos años de distanciamiento con esta técnica, la retomó para participar en un libro sobre la Constitución española y desde entonces "no la he abandonado".

"Yo soy un pintor que hace grabado" y en el caso de la serie dedicada a la obra del poeta Federico García Lorca "es la obra más imaginativa que he hecho, pero son pinturas que están en grabado", dado que logran transmitir ese "sentimiento" de los lienzos "que es el del pintor". También Goya "era un pintor que grababa", ha sostenido, para apuntar que el polímero le ha permitido transmitir de forma fiel ese sentimiento a sus obras gráficas y esa "calidad aterciopelada".

En este punto, ha afirmado que "el grabado me aporta muchísimo", ya que esta técnica tiene la "ventaja" de poder distribuir las obras y que lleguen a más personas de todo el mundo, "el grabado tiene esa facilidad", mientras que la "obra única si tiene valor con el tiempo llega a tener una cotización" y acaba siendo conocida por todos, algo que el grabado permite desde el momento de su creación.

Por último, el artista ha lamentado que en España "sigue habiendo un gran desconocimiento de lo que es el grabado", advirtiendo además de que muchos artistas talentosos se están marchando del país debido a la crisis que "la está pagando muy cara el arte".

"MAGNÍFICA OPORTUNIDAD"

Por su parte, la diputada de Cultura de la DPZ, Cristina Palacín, ha estimado que esta es una "magnífica oportunidad" para contemplar las obras gráficas del pintor extremeño y ha comentado que esta muestra es "un homenaje" y "una de las pocas retrospectivas tan completas" en obra gráfica que se ha realizado sobre el trabajo de Eduardo Naranjo.

El experto Juan Carrete ha coincidido con Naranjo al señalar que el grabado permite dar una mayor difusión a las obras de un artista, destacando que el pintor extremeño "comenzó desde muy joven" y en esta muestra se pueden ver sus primeras obras gráficas hasta la última, ' Una imagen sin tiempos', realizadas con la técnica del aguafuerte en distintas versiones: aguatinta, litografía, serigrafía y fotopolímero.

El alcalde de Fuendetodos ha agradecido a Eduardo Naranjo su presencia en la localidad y la oportunidad de que vecinos y visitantes disfruten de su "magnífica exposición".

EL ARTISTA

Eduardo Naranjo es el máximo representante del realismo mágico onírico español. En 1979, tras su exposición en Biosca, fue elegido mejor artista plástico del año en Blanco y Negro y su retrospectiva de 1993 en el Centro Cultural de la Villa Madrileña fue visitada por casi 250.000 personas. Pintor al margen de modas, sus exhibiciones individuales son muy escasas, aunque sí ha participado en numerosas muestras colectivas.

Hijo de campesinos, empezó a dibujar y a esculpir a los 7 años. A los 12, el pintor Eduardo Acosta convenció a sus padres para que le dejaran estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Sevilla y a los 15 pasó a la Escuela de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría, después de ganar el premio Murillo de la Diputación de Sevilla.

Con 17 años se trasladó a Madrid, a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, donde en primer curso logró los premios de retrato y dibujo. Su apuesta ha sido el expresionismo, los elementos oníricos, poéticos y psicológicos que han sido constantes en sus creaciones durante su etapa realista, que inició en los años 70 y llega hasta la actualidad.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies