Fundaciones Ibercaja y CAI renuevan su apoyo a los programas de prevención de drogodependencias de CSZ con 45.000 euros

Firma del convenio entre Fundación Ibercaja, Fundación CAI y el CSZ.
EUROPA PRESS
Actualizado 18/05/2018 15:51:11 CET

ZARAGOZA, 18 May. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Ibercaja y la Fundación Caja Inmaculada han renovado su apoyo a los programas de prevención de drogodependencias de la Fundación Centro de Solidaridad de Zaragoza-Proyecto Hombre (CSZ), para lo que han destinado un total de 45.000 euros de forma conjunta. El objetivo es continuar impulsando la atención a padres, escolares y jóvenes, así como la formación de profesionales y voluntarios.

La firma de la renovación del convenio ha tenido lugar este viernes en Zaragoza, en un acto al que han asistido el director de la Obra Social de Fundación Ibercaja, Juan Carlos Sánchez; la directora general de Fundación Caja Inmaculada, María González; la presidenta del Comité Ejecutiva de la Fundación Centro de Solidaridad de Zaragoza, Pilar Aznar, y el director de la misma, Jesús Sánchez.

María González ha afirmado que el objetivo es continuar con la colaboración iniciada entre las tres instituciones y que ha dado lugar a un trabajo "magnífico" del CSZ.

El Centro de Solidaridad de Zaragoza apuesta por la prevención y por la intervención como herramientas en la transmisión de valores que ayuden a los jóvenes a disfrutar de su vida de una forma más sana, responsable y solidaria y lograr que las personas que sufren toxicomanías adquieran nuevos hábitos de conducta.

La directora de la Fundación CAI ha destacado que esta función se centra en "dos líneas de actuación": prevenir, intentando inculcar valores y enseñando que se puede disfrutar sin acudir a las drogas; y tratar casos de personas que ya se encuentran en situación de riesgo o con problemas de consumo, "apoyándoles para intentar romper con esa forma de vida".

"En esta casa lo primero que reciben es cariño y comprensión por parte de personas que, además, están perfectamente formadas para hacerlo", ha subrayado, al tiempo que ha apostillado que, en Zaragoza, "la situación de consumo de drogas sería otra muy diferente sin el Centro de Solidaridad, que ha sabido adaptarse muy bien a los cambios".

PREVENCIÓN

La Fundación CSZ lleva a cabo un Plan de prevención de adicciones entre los adolescentes que se desarrolla en dos líneas: la consultoría de intervenciones psicoeducativas y el Programa Tarabidán de orientación y tratamiento, tanto para adolescentes en riesgo como para sus familias.

En este sentido, el director de la Obra Social de Fundación Ibercaja, Juan Carlos Sánchez, ha resaltado que la drogadicción "no solo afecta al que la sufre sino que arrastra a la familia", que suele presentar un "sentimiento de culpabilidad". "Necesitamos personas sanas porque las adicciones condicionan el progreso de la sociedad".

Según ha mantenido el director de la Obra Social de Ibercaja, el convenio que se ha renovado este viernes está "más vinculado con la prevención que con la asistencia", una línea relacionada también "con la evolución que han tenido las Fundaciones CAI e Ibercaja.

La consultoría del CSZ pretende capacitar a las personas que trabajan con adolescentes y familias en la prevención de situaciones de riesgo, especialmente en el manejo de conflictos y en el seguimiento de casos y situaciones grupales, facilitándoles los recursos necesarios.

Por su parte, el programa Tarabidán ofrece una intervención directa, orientación y tratamiento, tanto a nivel individual como familiar, y promueve un proceso psicoeducativo y de maduración en jóvenes con comportamientos de riesgo, para lograr un desarrollo individual, familiar y social.

POTENCIALIDADES

La presidenta del Comité Ejecutivo de la Fundación Centro de Solidaridad-Proyecto Hombre, Pilar Aznar, ha apuntado que una de las líneas de trabajo que se sigue es la de buscar y encontrar las "potencialidades" de cada persona y de su entorno para hacer frente a la drogodependencia. Una actuación que se realiza a través de la formación de los agentes sociales que intervienen en estos casos.

Aznar ha calificado de "triste" ver lo necesaria que es la Fundación CSZ en la sociedad. "Cada día se incorpora gente nueva al centro, pero el abordaje que nosotros podemos hacer es muy limitado. Mientras no nos comprometamos todos, seguiremos siendo muy necesarios y ojalá algún día no lo seamos", ha trasladado.

Por su parte, el director de la Fundación CSZ, Jesús Sánchez, ha dado a conocer los datos de trabajo del centro en 2017, año en el que ha atendido a 1.825 personas entre usuarios y familias, un diez por ciento más que el año anterior. La sustancia de consumo principal de los asistidos ha sido el alcohol, mientras que la cocaína ha sido la segunda.

El programa Tarabidan ha llevado a cabo 873 acciones preventivas, atendiendo el CSZ a 107 jóvenes y 167 familias, una muestra de que "muchas familias acuden antes de haber convencido a su hijo de venir", ha declarado Jesús Sánchez, quien ha citado una encuesta del Plan Nacional de Drogas que sitúa en un 60 por ciento el total de jóvenes de entre 14 y 18 años que han consumido alcohol en el último mes y apunta que la edad media de inicio en este consumo es de 13,8 años.

Ante estos datos, ha asegurado que cuando una familia acude a la Fundación lo primero que se le transmite es la necesidad de que los padres "pasen tiempo" con los hijos como primera medida ante este problema.

LEGISLACIÓN

Uno de los aspectos transversales para el descenso del consumo de drogas entre jóvenes radica en la legislación, según ha dicho el director de la Obra Social de Fundación Ibercaja, Juan Carlos Sánchez, quien ha añadido que el CSZ hace "una gran labor", pero "si no se legisla, esto no va a cambiar".

En este sentido, Pilar Aznar ha añadido que la drogadicción es un tema que "todo el mundo debe tomarse en serio" porque es necesaria la "conciencia social" y que "se legisle" al respecto. "Mientras no haya un Plan Nacional en el que se implique la Administración, la educación, las familias y las instituciones, no podremos salir adelante".

Asimismo, Jesús Sánchez ha incidido también en la necesidad de esta legislación, que debe estar relacionada con "una prevención de carácter ambiental" porque "un adolescente no tiene un nivel madurativo suficiente" para hacer frente a la presión de grupo. Por ello, hay que "generar las condiciones ambientales necesarias para poder protegerles".

"A nivel nacional, ya se están dando los pasos necesarios a través de la una Comisión mixta Congreso-Senado en la que se ha analizado la realidad sobre el consumo de alcohol en menores" y que dará lugar a la elaboración de un Plan de Prevención Ambiental. En Zaragoza debería ser el Ayuntamiento quien "encabece" este plan, ha apostillado el director del CSZ.

ISLANDIA

El referente en materia de disminución de consumo de drogas es Islandia, "un país que, en 1998, contaba con un 42 por ciento de jóvenes de 14 y 15 años que se habían emborrachado durante el mes anterior", ha explicado el director general de la Obra Social de Fundación Ibercaja. Islandia comenzó a implementar medidas dedicadas a disminuir este el consumo y logró que ese porcentaje bajara hasta el "5 por ciento".

Asimismo, el consumo de cannabis pasó "del 17 al 7 por ciento" y "los fumadores de tabaco del 23 al 3 por ciento". Para lograr esto se establecieron medidas "duras" con cambios legislativos, penalización por la compra de tabaco y alcohol para los menores y un refuerzo en "el vínculo de actividad entre centros escolares y padres".

Juan Carlos Sánchez ha hecho hincapié en la importancia de la educación en relación a la drogodependencia. "Cuando se instale una nueva ley educativa, se deberían contemplar competencias relacionadas con la salud para que los niños tengan en cuenta aspectos saludables en su vida", ha comentado.

En este sentido, ha hecho referencia al programa 'Cuida-T' de la Obra Social, en el que se imparten conferencias y talleres relacionados con el alcohol o las adicciones y que cuentan con "muchísima respuesta" porque es "un tema que interesa a la sociedad".