Gabilondo dice que un pacto educativo requiere anteponer su logro a los "legítimos intereses"

Contador
El exministro de Educación, Ángel Gabilondo, en Zaragoza.
EUROPA PRESS
Publicado 10/04/2018 18:00:45CET

No es partidario de suprimir la concertada, pero dice que ésta "tiene que garantizar inclusión y gratuidad"

ZARAGOZA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El exministro de Educación y actual diputado socialista en la Asamblea de Madrid, Ángel Gabilondo, ha manifestado que el principal obstáculo para un pacto educativo es que "no se esté dispuesto a querer que se logre" y por eso para conseguirlo debe existir "la percepción de la necesidad de que hay asuntos que hay que anteponer a nuestros legítimos intereses".

Gabilondo se ha pronunciado así en Zaragoza durante su intervención ante la Comisión especial de estudio sobre un Pacto por la Educación de las Cortes de Aragón, a la que ha sido invitado para ofrecer sus aportaciones.

A su entender, "el escepticismo es un elemento para no lograr un pacto educativo", mientras que su consecución debe perseguir subrayar en lo que se coincide. Consiste en "ponerse de acuerdo con alguien que no piensa como tú", ha sintetizado.

En este punto, ha abundado al afirmar que "los acuerdos no son deslealtad, ni traición, ni claudicación", sino "tener sentido para lo común", para esgrimir que "hay distintas maneras de hacer bien las cosas, pero muchos piensan que solo hay una, que es la suya y que los demás deben plegarse a su propia propuesta".

El exministro ha considerado, por eso, que "la actitud es algo fundamental", y, "si existe, se llega muy lejos". Igualmente, ha considerado que un pacto "no es un medio", "no es la foto final", sino "un proceso, un procedimiento" en el que se fijan "las reglas del juego" para que "estén claras y acordadas" y "quien gobierne pueda marcar sus orientaciones dentro de una estabilidad".

A este respecto, ha sostenido que un pacto "no es la homogeneidad, ni la anulación de la singularidad de nadie" y sí, "a veces, el modo de llegar más lejos, de lograr mejores resultados y de introducir el futuro en nuestras decisiones", con "generosidad" para quienes vengan detrás.

PARTICIPACIÓN

Gabilondo ha defendido la participación de sindicatos, familias, movimientos sociales, directores de centro y de la comunidad educativa, que debe estar "en el corazón del pacto" y en la gestión del mismo, de forma que no solo se cuente con ellos como "comentaristas, sino como agentes de la transformación".

Al respecto, ha estimado que la participación no solo consiste en la adhesión a un texto, sino en "crear las condiciones" para que se puedan atender a las opiniones de todos estos colectivos".

Según ha expuesto, hay que "hacer las cosas con urgencia, pero con serenidad, escucharse y saber que hay pluralismo educativo" porque "los presupuestos son decisivos, pero es más importante garantizar un acuerdo que cuente con la comunidad educativa y con el apoyo de la sociedad".

Por otra parte, ha considerado que hay que contemplar las competencias de cada Administración, la realidad del territorio y contar con medidas transversales, que se centren "en aspectos educativos", en la educación infantil, los idiomas, la inclusión, la relación con la universidad y cómo lograr recursos para garantizar la igualdad de oportunidades.

Gabilondo ha dicho que es la etapa infantil donde se pueden detectar mejor las necesidades de escolarización específicas y por eso ha apostado por garantizarla, mientras que de la Formación Profesional ha subrayado que ha de ser "integral" y no solo habilitar para aprender un oficio.

También ha estimado que reducir el diagnóstico de la situación a los informes PISA "es un error" porque estos incluyen criterios para garantizar el desarrollo económico de un país, "que es importante", pero el objetivo final debe ser "la igualdad de oportunidades" y el progreso social.

Por otra parte, el exministro ha estimado que el pacto alcanzado en el Consejo Escolar de Aragón "es un buen texto" y "ahí están los asuntos sobre los que convendría legislar". En su caso, ha recordado que cuando estaba en el Gobierno, tras 137 reuniones, logró el acuerdo en 12 objetivos y 148 acciones, si bien finalmente no se firmó un pacto.

CONCERTADA

Gabilondo ha considerado que el derecho a la educación y libertad de enseñanza se han de entender conjuntamente y ha apostado por un sistema educativo "estable, basado en la equidad y orientado a la excelencia, que garantice la igualdad de oportunidades en el aprendizaje a lo largo de la vida".

A su juicio, "la verdadera excelencia tiene que basarse en una escuela pública de calidad que no deje fuera a nadie", para esgrimir que "una forma de calidad es la equidad" y la calidad sin equidad "es elitismo y discriminación".

Por eso, el ponente ha defendido "una educación inclusiva, abierta y permanente", que significa también "una educación plural, diversa" y garantizar "la universalización y la socialización de la educación".

Según ha explicado, "así nació la concertada", para asegurar estos dos últimos principios por lo que "tiene que garantizar la inclusión y la gratuidad" porque "si no, pierde el sentido". En este punto, ha considerado que hay que exigir a la concertada el cumplimiento de sus obligaciones, pero "no propongo su eliminación".