Ganar clientes y rentabilidad con calidad de servicio, ejes del Plan Estratégico 2018-2020 de Ibercaja

José Luis Aguirre y Víctor Iglesias este sábado en la rueda de prensa.
EUROPA PRESS
Actualizado 17/03/2018 16:51:54 CET

La entidad se fija superar el 9% de rentabilidad sobre fondos propios y elevar un 11,5% su nivel de solvencia básica

ZARAGOZA, 17 (EUROPA PRESS)

Ibercaja quiere conseguir en su nuevo Plan Estratégico 2018-2020 (Plan+ 2020) ser el banco de los clientes más satisfechos, cubriendo sus necesidades de forma eficaz, y crecer de manera rentable y sostenible. Las líneas estratégicas para los próximos tres años se han presentado este sábado en una convención que celebra la entidad en el Palacio de Congresos de Zaragoza, a la que han asistido sus 1.500 directivos.

Así lo han indicado, en una rueda de prensa previa a la convención, el presidente de Ibercaja, José Luis Aguirre, y el consejero delegado, Víctor Iglesias, quienes han ofrecido las claves para esta nueva etapa, tras concluir un ciclo en el que se han sentado "las bases del cambio" y de la aceleración de "la mejora para el próximo ciclo".

Aguirre ha destacado las fortalezas que han hecho de Ibercaja "una sólida entidad" y sobre las que está construyendo su proyecto de futuro: "Mantener una visión de largo plazo en la gestión, con la preservación de la solvencia como objetivo irrenunciable, considerar al cliente siempre en el centro de nuestra estrategia y configurar una forma de hacer banca honesta, transparente y responsable".

Víctor Iglesias ha manifestado que se inicia una nueva etapa cuyo reto es convertir a la entidad "en el mejor banco del país en términos de clientes más satisfechos y ser los más eficaces comercialmente". Ha presentado las líneas que se van a poner en marcha y ha hecho balance del Plan concluido en 2017 con el que se ha conseguido "solvencia y crecimiento rentable" e iniciar la transformación del negocio.

Al acto han asistido el equipo directivo y los directores de oficinas, jefes y responsables de los Servicios Centrales y de direcciones Territoriales de Aragón, Rioja-Burgos-Guadalajara, Extremadura y Sur, Madrid y Noroeste y Arco Mediterráneo.

MÁS COMPETITIVO

Aguirre ha subrayado su confianza en el cumplimiento de los retos planteados con el nuevo Plan. Ha sostenido que será la "mejor garantía" de la "independencia" para el proyecto de Ibercaja ya que, dentro de tres años, se habrá convertido en el banco "más competitivo, robusto y rentable".

"Estamos preparados para acometer el proceso de salida a bolsa", ha agregado. Sin embargo, ha estimado que la consolidación de la reactivación económica y la normalización del marco de tipos de interés incrementarán los beneficios anuales y potenciales de las entidades. "Existe todavía recorrido de recuperación para las valoraciones del sector en España y no tenemos ninguna urgencia por acelerar el proceso".

Ha insistido en que la cercanía y capacidad de asesoramiento de Ibercaja es una "reconocida y consolidada" ventaja competitiva del banco. Aunque la tecnología es cada vez más importante, ha señalado que su negocio se seguirá basando "en las personas".

CLIENTES

Víctor Iglesias ha explicado que en 2020, Ibercaja prevé que el número de clientes particulares y empresas vinculados esté creciendo a ritmos anuales de 50.000 y 9.000, respectivamente, duplicando así el crecimiento de 2017.

En estos tres años pretenden captar 320.000 nuevos clientes, de los que 15.000 serán banca personal y privada, un 15% superior que en el ciclo estratégico anterior, y 6.400 empresas, un 34% más que entre 2015 y 2017.

La entidad persigue alcanzar un millón de clientes digitales, un crecimiento del 60% respecto al año pasado, para estar en el 'top3' de los indicadores sectoriales más reconocidos de calidad de servicio y reputación.

"El dinamismo comercial que se va a conseguir en este ciclo permitirá avanzar en las principales métricas de rentabilidad y solvencia", ha señalado Iglesias. Así, ha mencionado que para 2020 han elevado su objetivo de solvencia básica hasta el 11,5%, aspiran a superar el 9% de ROTE, duplicando el beneficio neto de 2017 en 2020, quieren situar el ratio de eficiencia por debajo del 55%. En cuanto a los activos improductivos, el banco trabajará para reducirlos a cerca de la mitad.

Para Iglesias, 2018 todavía será un año "complejo" para la cuenta de resultados, pero en 2020 el banco tendrá "un balance sano, una elevada solvencia, una rentabilidad competitiva y una eficacia comercial a la altura de los mejores".

LÍNEAS DE TRABAJO

Para conseguir los citados objetivos, el Plan+ 2020 agrupa diferentes iniciativas en tres programas: cliente, valor y monitores de transformación.

Víctor Iglesias ha precisado que el primero de ellos se centrará en dotar a las oficinas de una nueva sistemática, "en la búsqueda de nuevas oportunidades de negocio".

El segundo, valor, está orientado a la optimización de la estructura de capital que permita crecer en aquellas oportunidades más rentables. Ibercaja trabajará con mayor intensidad en el seguimiento de empresas, en particular pymes, mediante el desarrollo de una apuesta de diferenciación basada en una relación de aliado estratégico para la competitividad.

Iglesias se ha referido en este punto al Ecosistema Más Empresa, iniciativa que fortalecerá el posicionamiento institucional del banco como referente para el tejido empresarial, y a la nueva Banca Digital de Empresas, que se podrá en marcha este 2018.

El tercero y último de los programas, motores de transformación, gira en torno a la tecnología, las personas y la reputación, para dar un soporte "ágil" al negocio, ser una empresa atractiva para el talento, o intensificar la proyección institucional.

PLAN ESTRATÉGICO 2015-2017

Iglesias ha apuntado que en el Plan Estratégico 2015-2017, ya concluido, el banco ha puesto en marcha proyectos para un mayor dinamismo comercial, el saneamiento del balance y una mayor eficiencia operativa.

El mayor dinamismo comercial se ha conseguido con el incremento en 4.700 millones de los recursos administrados de clientes, un crecimiento del 9%. Ha habido un aumento del 32% del saldo de fondos de inversión, planes de pensiones y seguros de ahorro, 6.200 millones y ha destacado el comportamiento de los seguros, sus primas han crecido un 19%.

Ibercaja ha multiplicado por tres la producción de hipotecas y por dos la de crédito de actividades productivas y la financiación de circulante. Las empresas han supuesto un 55% del nuevo crédito.

Sobre saneamiento del balance, la entidad ha reducido en 1.600 millones, un 28%, el volumen de activos improductivos. La morosidad ha descendido un 34%, alcanzando un ratio al final del año pasado del 7,7%. Ha sido "especialmente" eficaz la reducción de la mora promotor.

La mayor eficiencia y productividad se ha conseguido con la reducción de costes, en gran medida por el ajuste de la red de oficinas y plantilla, que se ha reducido en un 15% y un 12% respectivamente, y que ha permitido reducir el coste total un 9% desde 2014. Este proceso se ha realizado mediante un ERE acordado y una "cuidadosa gestión para no impactar en el negocio".

El impulso a la actividad comercial ha permitido reforzar los ratios de solvencia. El ratio de capital básico ha subido 140 puntos básicos hasta el 11%, frente al objetivo del 10%, se han devuelto 407 millones de euros de CoCos procedentes de la integración con Caja3 y se ha realizado una emisión de deuda subordinada de 500 millones que ha reforzado el ratio de capital total.

Los resultados se han visto condicionados por un Euribor negativo, una falta de crecimiento del crédito en términos de riesgo vivo total en el sistema y unos importantes esfuerzos en saneamientos. "A pesar de ello, estamos en la senda correcta, que nos va a permitir en 2020 mejorar la rentabilidad".

Ha concluido que con el Plan 2015-2017 la entidad ha sentado las bases del cambio para el próximo ciclo, recuperando el pulso comercial y de calidad de servicio al cliente, iniciando la transformación tecnológica y lanzando un completo programa de liderazgo entre la plantilla.