Gimeno anima a "ceder todos algo para que los aragoneses no paguen distinto al resto de España" en sucesiones

Fernando Gimeno, consejero de Presidencia
EUROPA PRESS
Publicado 22/03/2018 13:05:49CET

ZARAGOZA, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Hacienda y Administración Pública del Gobierno de Aragón, Fernando Gimeno, ha considerado que el impuesto de sucesiones debería estar "armonizado" en todo el Estado, si bien ha opinado que mientras eso se resuelve, en la Comunidad hay que "ceder todos algo para buscar un acuerdo ya que los aragoneses no tienen por qué pagar distinto que el resto de España".

Gimeno se ha pronunciado así en una comparecencia ante el pleno de las Cortes de Aragón, solicitada por el PP, en la que se ha mostrado contrario a suprimir el impuesto de sucesiones y donde ha criticado que haya Comunidades "donde no están pagando lo que deberían", "rompiendo los pactos no escritos que tenemos entre todas las Comunidades".

El consejero ha anunciado que primero se presentará en el Parlamento autonómico el informe sobre el impuesto de sucesiones en Aragón solicitado por la Cámara al Gobierno de la Comunidad a través de una iniciativa de Ciudadanos aprobada en noviembre, para el que se daba un plazo de tres meses, que "llegará en las fechas en las que nos hemos comprometido" y, después, "estudiándolo con las Cortes buscaremos las soluciones adecuadas pensando qué existe en España".

Gimeno ha adelantado que desde el Ejecutivo "vamos a defender la progresividad fiscal y de las rentas" para que "el que tenga más, pague más, también en sucesiones, frente a la política del PP, que al final siempre favorecen a las rentas más altas y las más bajas no se benefician de nada".

El consejero ha esgrimido que la reforma se plantea ahora porque al llegar al Gobierno "no se podían reducir ingresos cuando el déficit era del 2,1 por ciento", al tiempo que ha esgrimido que "si bajamos los ingresos y queremos mantener los gastos, eso no hay quien lo entienda" y ha afeado a los grupos de la derecha que propongan aminorar ingresos, pero "sin decir qué gastos se tienen que disminuir o qué ingresos se tiene que mejorar".

EN LA MEDIA ESPAÑOLA

Fernando Gimeno ha sostenido que en Aragón, en algunos impuestos, "cobramos bastante menos que en otras Comunidades, por ejemplo, en el de hidrocarburos y en el de transmisiones patrimoniales" y por eso se encuentra "en la media de la presión fiscal" respecto al conjunto de autonomías.

Para el responsable de Hacienda, la derecha "solo habla de sucesiones porque les obsesionan las rentas de algunos colectivos, pero no sé si del conjunto de los aragoneses", mientras que él ha defendido "un sistema armonizado" en todo el Estado porque "es la única solución real razonable, sea la que sea, igual para todo España, con un margen para poder tener cierta capacidad autonómica".

En este sentido, se ha preguntado "qué ha hecho el Gobierno de España para resolver ese problema, ¡nada!", cuando es el competente, para vincular el sistema tributario español con el sistema de financiación y con problemas como el déficit de la Seguridad Social, las pensiones y la situación de la sanidad y educación.

IGUALDAD

El diputado del PP, Antonio Suárez, ha comentado a Gimeno que "desde mediados de octubre dicen que están estudiando las modificaciones" y hace unos días el presidente de la Comunidad, el socialista Javier Lambán, dijo que se aplicará en 2019 "porque se acercan las elecciones", cuando debería haberse tramitado la reforma a la vez que el Presupuesto de 2018 "y los aragoneses ya estarían en igualdad de condiciones al resto de españoles".

Suárez ha reclamado al Gobierno "dejar de marear la perdiz", "ser honestos y no intentar engañar a los aragoneses", presentando en las Cortes ya el proyecto de ley de modificación del impuesto para que esté en vigor el 1 de octubre, cuando ya se habrán recaudado los 149 millones de euros presupuestados para el mismo, en vez de ser "voraces fiscales y llevarse al huerto a Ciudadanos".

El diputado del PSOE, Alfredo Sancho, ha instado al PP a llevar a las Cortes Generales una propuesta de reforma de supresión de este impuesto "si se atreven" o de armonización, como a su entender debería ser, con una "reforma global en el marco de la financiación autonómica, estableciendo un mínimo de tributación en España, incluidas las Comunidades autónomas forales", y ha criticado a los 'populares' por "hablar de nación", pero luego en algunas autonomías "propician paraísos fiscales" y aplican el "sálvese quien pueda".

El parlamentario de Podemos, Héctor Vicente, ha esgrimido que el impuesto de sucesiones "lucha contra la acumulación de la riqueza", si bien ha reconocido que "hay un margen de mejora", como el reconocimiento de las parejas de hecho o el pago aplazado de las herencias en caso de falta de liquidez, pero "si quieren reformarlo para beneficiar a los más ricos, no cuente con nosotros", tampoco "si al final se van con el neoliberalismo de la derecha, para estimar que el PSOE "hubiera preferido a Cs" para gobernar, "pero las cifras no daban".

La diputada del Partido Aragonés, Elena Allué, ha considerado "oportunismo político" anunciar una reforma "cuando se acercan las elecciones", con un acuerdo entre PSOE y Cs para reformar este impuesto de "dudoso alcance", con los socialistas diciendo que van a hacer cosas "que se han negado hasta ahora" y Ciudadanos "que no ha traído hace más de un año que ninguna iniciativa que se parezca" a lo anunciado, para opinar que sería "un agravio comparativo para Aragón".

El parlamentario de Cs, Javier Martínez, ha estimado que PP y PAR demuestran una "falta de criterio", grupos que "no han traído ninguna propuesta de ley" que refleje qué proponen, sino que "han ido rebajando expectativas conforme veían que no podía alcanzarlas", mientras que Ciudadanos "nunca" ha dicho algo "que en este momento no sigamos manteniendo" y "nos sentamos a negociar" para abordar los problemas del actual impuesto, con "luz y taquígrafos".

El diputado de CHA-Grupo Mixto, Gregorio Briz, ha esgrimido que "la culpa de que no haya armonización fiscal es del señor Mariano Rajoy", presidente del Gobierno central, del PP, que tampoco quiere resolver la financiación autonómica y ha defendido un impuesto "que sirve para la moderación de la concentración de la riqueza", que contribuye, con otros, a pagar los servicios públicos, frente "al neoliberalismo" y a dejar que los gobierno autonómicos "se enfrenten a la calle", que se ha "mediatizado a través de falsedades".