El Gobierno de Aragón aplica tratamientos in situ y biológicos para combatir el lindano

 

El Gobierno de Aragón aplica tratamientos in situ y biológicos para combatir el lindano

Olona y Gómez han presidido esta reunión sobre el lindano
EUROPA PRESS
Publicado 14/03/2017 14:25:36CET

   ZARAGOZA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

   El Gobierno de Aragón está investigando y aplicando tratamientos in situ y de carácter biológico para combatir la contaminación por lindano presente en el barranco de Bailín, con el objetivo principal de garantizar el agua potable a todas las poblaciones y comunidades de regantes que se encuentran aguas abajo en el río Gállego.

   El consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Ejecutivo autonómico, Joaquín Olona, y la directora de Sostenibilidad, Pilar Gómez, han mantenido este martes un encuentro con el Comité Institucional para la descontaminación de lindano, y esta tarde se reunirán con el Comité Social, para informar de las modificaciones del Plan Estratégico de Descontaminación de Lindano y de los resultados del ensayo de la técnica Isco, aplicada en una zona rocosa del barranco de Bailín.

   En declaraciones a los medios de comunicación, Pilar Gómez ha explicado que todas las acciones de este plan estratégico se basan "en un principio de transparencia, todo lo que estamos haciendo se está contando y, en lo posible, se está consensuando" con todos los agentes implicados.

   El plan, que es "dinámico" y se va modificando, está planificado hasta 2040 y sus principales objetivos son "garantizar agua potable a las poblaciones y a todas las comunidades de regantes aguas abajo de Bailín; tratar y confinar los residuos para evitar que haya contaminación; trabajar en todo lo que es investigación y desarrollo del comité científico y en las soluciones más adecuadas" para atajar el problema.

   El Gobierno aragonés apuesta por los tratamientos in situ, intentando que "la contaminación se mueva lo menos posible, evitar desplazamientos y tenerla controlada", de modo que "no vaya más allá". También aboga por técnicas biológicas porque se están demostrando "más efectivas" y por aquellas acciones que "tengan poco consumo energético y trabajando desde el consenso".

   Así, se está trabajando "paso a paso", en primer lugar para contener los residuos y evitar que la contaminación se desplace, tratar las aguas, extraer los residuos líquidos y la fase densa e impedir que se "escapen" del antiguo vertedero de Bailín, situado en Sabiñánigo (Huesca).

EXCELENTES RESULTADOS

   Gómez ha recordado que en la primavera de 2016 se ensayó en el laboratorio el proyecto Isco, que se ha llevado a cabo gracias a un programa Life de la Unión Europea, para el tratamiento de los residuos en fase acuosa en ese mismo lugar.

   "Hemos aplicado un tratamiento de oxidación con un medio alcalino y hemos visto que en laboratorio los resultados eran excelentes" y, al aplicarlo sobre las rocas, "hemos creado en esa zona una especie de reactor experimental y hemos visto que los resultados, obtenidos el pasado mes de diciembre, eran mejores de lo que esperábamos", por lo que esta técnica se extenderá a otras zonas de esa misma masa rocosa del vertedero de Bailín, ha afirmado.

   En todo caso, "no nos fiamos, tenemos catas y sistemas de control activos y vamos tomando muestras para asegurarnos de que el resultado es cierto", de modo que los avances se producen "paso a paso".

   La técnica Isco, en la que se han invertido 1,2 millones, ya se está implantando en esta zona y se trabajará hasta 2020, en una primera fase de acciones para combatir el lindano, destinándose entre 7 y 10 millones para este tratamiento, para lo que se buscará financiación europea y del Gobierno central.

   Además, la directora de Sostenibilidad ha detallado que "tenemos previstos dos proyectos para poner en marcha que se están probando en el laboratorio y esperamos que se puedan trasladar" a la zona. También se deberá acometer el desmantelamiento de la antigua planta de Inquinosa, junto a los vertederos de Bailín y Sardas.

   La contaminación por el pesticida lindano proviene de la planta de Inquinosa en Sabiñánigo, abandonada a principios de los años 90 y que fabricó este producto entre 1975 y 1989. La empresa vertió sin autorización toneladas de residuos tóxicos en dos vertederos no controlados: Bailín y Sardas, afectando la contaminación al río Gállego. El uso de este producto se prohibió en la Unión Europea por ser extremadamente perjudicial para el ser humano y para el medio ambiente.


La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies