El Gobierno de Aragón habilita un punto de información sobre la Red Natural de Aragón en Las Masías de Ejulve

Actualizado 31/08/2007 14:37:49 CET

TERUEL, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón puso en marcha hoy un punto de información ambiental en las Masías de Ejulve (Teruel). En este nuevo espacio de educación ambiental, se informará a los visitantes sobre los recursos naturales y patrimoniales de la zona, senderos, miradores panorámicos, observatorio de avifauna y masías. Además, servirá para la vigilancia de la zona, así como para la adecuada distribución de los visitantes. El centro se ubica junto a la carretera autonómica 1702, que une la Venta de la Pintada con el Cuarto Pelado, en el punto kilométrico 20, junto a la Masía de las Monjas.

El centro estará atendido por un informador ambiental, y se integra en el Espacio de Interpretación del Territorio 'Masías de Ejulve', dentro del Plan de Recuperación de Pueblos Deshabitados del Gobierno de Aragón. Las Masías de Ejulve conforman un territorio de 2.000 hectáreas. Estas masías, hoy propiedad del Gobierno de Aragón, constituyen asentamientos dispersos creados en torno a explotaciones agrícolas y ganaderas, que presentan un importante interés etnográfico y ambiental. Se encuentran dentro de la Red Natural de Aragón por ser Lugar de Importancia Comunitaria y Zona de Especial Protección para las Aves, así como Reserva de Caza.

En el entorno inmediato se localizan importantes elementos como los Órganos de Montoro, el río Pitarque y los recién declarados Monumentos Naturales del Puente de Fonseca y las Grutas de Cristal de Molinos, protegidos por el Gobierno de Aragón en 2006. El valor ambiental y patrimonial de la zona también viene avalado por las figuras del Parque Cultural del Maestrazgo y el Parque Geológico de Aliaga.

El punto de información permanecerá abierto durante las semanas y fechas de mayor afluencia, como todo el mes de septiembre, primera quincena de octubre, 1 de noviembre y puentes de diciembre.

SENDEROS Y OBSERVATORIOS

El consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, inauguró en julio de 2006 la primera fase de los trabajos de rehabilitación de las Masías de Ejulve, en la Comarca de Andorra-Sierra de Arcos.

En esta fase, se acometió un observatorio de avifauna y miradores en el Cabezo Gordo, Los Ordiales, La Torda y Los Galanes; el diseño y adecuación de rutas de senderismo y bicicleta de montaña; el vallado perimetral e instalación de paneles en las masías del Pecino, El Sartenero, Los Frailes, Los Ordiales, Las Monjas y Los Barrancos, y el plan de protección contra incendios forestales de la Masía de los Barrancos. Además, se ha editó un folleto informativo sobre esta oferta de ocio ambiental. La inversión total en las Masías de Ejulve ascenderá a más de 1,6 millones de euros, e incluirá la apertura de un hotel ecológico.

HOTEL ECOLÓGICO

Entre las actuaciones para la conservación del patrimonio construido existente en el territorio destaca la recuperación y renovación de la Masía de los Barrancos para su posterior uso como hotel ecológico. La actuación está previsto que finalice en 2008. El proyecto de hotel, que ya ha superado la Declaración de Impacto Ambiental, va a proporcionar una infraestructura de alojamiento a un territorio que presenta importantes carencias en cuanto a capacidad de acogida turística.

Esta infraestructura se va a habilitar en una antigua masía, contribuyendo de esta forma a recuperar una edificación de destacado interés arquitectónico, cultural y etnográfico. Este hotel va a adoptar las características de una instalación rural y va a obtener certificación medioambiental otorgada por organismo acreditado.

En cuanto al resto de las masías incluidas en proyecto, se ha procedido a realizar pequeños trabajos de consolidación en algunas de ellas y en todas se ha dispuesto un vallado perimetral realizado con materiales naturales.

PUEBLOS DESHABITADOS

El Plan de Recuperación de Pueblos Deshabitados puesto en marcha por el Departamento de Medio Ambiente cuenta con una inversión inicial de 3,2 millones de euros.

En Monfalcó (Ribagorza), se ha realizado un plan de autoprotección contra incendios en Casa Batlle, además de la captación de agua, plan de depuración y rehabilitación arquitectónica de la casa, que se destinará a albergue. En Larrosa (Jacetania), Sieso de Jaca (Alto Gállego), Ceresuela (Sobrarbe) y Giral (Sobrarbe) se ha terminado el plan de protección contra incendios forestales. En Ceresuela y Giral, además, se han realizado actuaciones para mejorar la accesibilidad y en este último núcleo se ha adecuado una zona de aparcamiento junto a la población. El objetivo es conseguir las condiciones precisas para que pueda darse un posterior uso, en colaboración con las entidades locales.

Entre los proyectos destaca además la recién inaugurada ruta temática Vía Pecuaria (cabañera) La Solana * Valle Vió, que ha consistido en la recuperación y adecuación para el uso público de los últimos tramos de la vía pecuaria que transita entre Torrecilla de Valmadrid (Zaragoza) y Fanlo (Huesca) y que corresponden a las dos últimas jornadas de cabañera que discurren entre los núcleos de Lacort y Fanlo.

DESPOBLACIÓN

El panorama socioeconómico de la posguerra forzó al abandono masivo del medio rural en muchas partes de España. En este contexto, Patrimonio Forestal del Estado compró numerosos montes y los núcleos que les pertenecían. En los años 80, junto con las transferencias de las competencias sobre montes, el Gobierno de Aragón recibió todo este patrimonio, y emprendió desde entonces diversas acciones para conservarlo y darle uso. Cinco años más tarde, en 1985 se realizó el primer estudio de pueblos deshabitados gestionados por la Comunidad Autónoma en la provincia de Huesca.

En 2001 se encargó una asistencia técnica para el estudio de pueblos deshabitados propiedad del Gobierno de Aragón en la provincia de Huesca. Y fue en el año 2004 cuando se elaboró el estudio completo sobre todo el patrimonio inmobiliario en desuso propiedad del Gobierno aragonés. El estudio fue realizado a través de la empresa pública del Departamento de Medio Ambiente SODEMASA y se inventariaron 175 puntos. De entre ellos, destacaban 52 núcleos de población o aldeas, 28 pardinas y 31 masías.

El inventario ha servido para comprobar no sólo el estado de conservación sino para identificar los enclaves potencialmente más viables para iniciar un proceso de recuperación que ahora está en plena ejecución.