El Gobierno de Aragón reiterará a Tejerina la oposición a cualquier trasvase del Ebro

El presidente de Aragón, Javier Lambán
EUROPA PRESS
Publicado 22/02/2018 12:33:19CET

ZARAGOZA, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha manifestado que el próximo 12 de marzo, cuando se reúna en Zaragoza la comisión de seguimiento del Pacto del Agua, a la que asistirá la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, el Ejecutivo le reiterará su oposición "a cualquier trasvase del Ebro".

Así lo ha señalado ante el pleno de las Cortes de Aragón durante una comparecencia solicitada por Podemos para informar sobre la posición del Gobierno autonómico respecto al Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro. Lambán ha mostrado su "inquietud" por las declaraciones de la ministra sobre la posibilidad de realizar trasvases, si hay consenso, para subrayar que "la cuenca del Ebro no va a estar de acuerdo".

Ha agregado que ante la propuesta de un plan hidrológico nacional, el PSOE "acudirá a cualquier llamamiento para debatir de cuestiones de Estado y que afectan al presente y futuro del país", pero ha recalcado que el Gobierno de Aragón "tiene las ideas claras", de oposición "radical" a cualquier tipo de trasvase, tanto por cuestiones ambientales, económicas, sociales y territoriales, como porque es "un mandato estatutario".

Ha recordado las acciones políticas y jurídicas realizadas ante el plan de las cuencas internas catalanas, donde "sí hay riesgo de venta de derechos entre particulares", ante lo que "nos opusimos por tierra, mar y aire".

Asimismo, ha expresado su preocupación por que dirigentes del PP "abran la puerta al trasvase", igual que "no es tranquilizador que Ciudadanos escape de este debate ateniéndose a lo que diga los técnicos" porque eso "es esconderse" y "aceptar la posibilidad de los trasvases".

No obstante, ha comentado que da por "finiquitado" el trasvase porque el presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, "por no hacer, no hará ni trasvases" y ha defendido los regadíos y la regulación de los ríos, a los que el cambio climático "les da más razón de ser que nunca", para reclamar que se produzcan restituciones "a tiempo y de manera generosa".

Respecto al Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro, ha dicho que "respeta" los derechos de la Comunidad y "no tiene nada que ver con ningún trasvase del Ebro", si bien ha anunciado que en su revisión, el año que viene, el Gobierno de Aragón pedirá corregir "algunas deficiencias", como su "dotación insuficiente" para la descontaminación del lindano y la compensación a los municipios con saltos hidroeléctricos.

NO ESTÁ SUPERADO

El presidente del grupo de Podemos, Nacho Escartín, ha manifestado que el trasvase "no está superado" y por eso ha pedido a Lambán que no tenga una actitud "tan complaciente" ya que "se pueden hacer trasvases mercantiles", que ha llamado los trasvases 2.0, a través de los derechos concesionales.

Igualmente, ha estimado que "no merece la pena sentarse a hablar de un pacto nacional", si el carácter público del agua no está asegurado, "y el rechazo a los trasvases no está claro", para reclamar a Lambán que deje la "ceguera voluntaria" frente a "los falsos consensos" que van a impulsar PP y Cs en materia hidrológica, "que se van a centrar en los trasvases".

El presidente del grupo del PP, Luis María Beamonte, ha considerado que esta comparecencia era un "pacto entre socios que llevan una temporada degollándose y ahora necesitan aire fresco" y "agitar el ambiente" en perjuicio de otros, para subrayar que "el trasvase está finiquitado" y "estamos por la modernización y los nuevos regadíos" que "generen oportunidades" dentro de una política "rigurosa" y "bien planificada".

El portavoz del PSOE, Javier Sada, ha defendido la reserva hídrica de Aragón "frente al recurso del Gobierno de España" en esta cuestión puesto que "hablar del impulso a la agroalimentación sin recursos hídricos no es posible", además de que "la mejor lucha contra la sequía es regular, con garantías medioambientales y restitución".

NO SE ATREVERÁN

El portavoz del Partido Aragonés, Arturo Aliaga, se ha mostrado "convencido de que no se atreverá nadie a plantear ningún trasvase en serio", si se tiene en cuenta "lo que dice el Estatuto de Aragón y las competencias" que tiene el Ejecutivo autonómico, para reivindicar más regadíos y modernización y cumplir con las obras del Pacto del Agua para luchar contra la despoblación.

La portavoz de Ciudadanos, Susana Gaspar, ha calificado de "maniqueo" el debate de "trasvase sí o no", en vez de "buscar soluciones a los problemas reales de la sequía" porque "el macro proyecto de trasvase queda totalmente descartado ya que la cuenca del Ebro no es excedentaria" y ha apostado por "sistemas de retención, reducción y reutilización del agua, mejorar la depuración y trabajar en la modernización de los regadíos".

El portavoz de CHA-Grupo Mixto, Gregorio Briz, ha opinado que hay una "amenaza" de trasvase y en Aragón "se puede tener muy claro, pero los partidos mayoritarios en el Congreso pueden tomar decisiones distintas con la excusa del cambio climático y mediante la mercantilización del agua", que ha rechazado, y ha pedido "ser rigurosos y leales al Estatuto".

La diputada de IU-Grupo Mixto, Patricia Luquin, tras recordar su no al trasvase del Ebro, ha reclamado una "posición clara" al Gobierno de Aragón "para que cuando se vaya a abordar el plan nacional del agua se niegue cualquier posibilidad de hacer negocio" con este "bien público".