El Gobierno de Aragón se reúne con los ganaderos de la Ribagorza, tras detectarse la presencia del lobo

Reunión con ganaderos en Castejón de Sos (Huesca)
GOBIERNO DE ARAGÓN
Publicado 09/02/2018 19:31:47CET

HUESCA, 9 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Aragón se ha reunido con los ganaderos de la Ribagorza, una vez detectada la presencia del lobo en esta zona a través de cámaras de fototrampeo, en los términos municipales de Laspaules y Bisaurri.

Se trata de un lobo macho, una especie que no está considerada como cinegética por lo que no se puede cazar y que se encuentra protegida por la Directiva europea de Habitats, ha recordado el Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

Asimismo, ha afirmado que no supone un peligro para la población ya que su comportamiento con respecto a los seres humanos es huidizo y siempre trata de mantenerse alejado de las personas. Por el momento, no se ha recibido comunicación de ningún ataque de lobo en las explotaciones de la zona.

El presupuesto del Gobierno de Aragón para 2018 dispone de una partida de medio millón de euros destinada a compensar a los ganaderos por el riesgo que supone la presencia del lobo y el oso en Aragón, a través de la orden por la que se establecen las bases reguladoras para la concesión, en régimen de mínimis, de subvenciones para la adaptación de la ganadería extensiva a los retos ambientales y a los desafíos socioterritoriales, ha explicado el Ejecutivo.

Según ha detallado, la principal diferencia con las ayudas a los ataques de oso que se venían aplicando es que no se limitará a pagar por los animales muertos, sino que la Administración asume el riesgo que para los ganaderos supone la presencia del lobo y el oso, estableciendo una prima por número de cabezas de ganado en la explotación de hasta cuatro euros, si bien se mantiene la compensación de daños por oso que se aplica a través de la orden de 2003.

PRIMA POR EXPLORACIÓN

La prima por explotación se aplicará en función del número de cabezas, con un límite máximo subvencionable de 2.000 cabezas de más de un año de vida, por explotación, y un límite mínimo de 100 cabezas, computado el cálculo según el censo ganadero de la explotación en el REGA a 1 de enero del año sobre el que se realiza la convocatoria.

Para las explotaciones ganaderas que hayan sufrido ataques de lobo en los últimos doce meses precedentes al de la fecha de publicación de cada Orden de convocatoria, la prima será de hasta 4 euros por cabeza y de hasta dos para el resto de las explotaciones objeto de subvención.

El Gobierno de Aragón ha indicado que las ayudas van dirigidas a paliar sobrecostes derivados de las situaciones de riesgo y a la adopción de medidas de autoprotección como incentivos a la sostenibilidad de las explotaciones.

Serán subvencionables los vallados fijos o portátiles para el ganado, estos últimos siempre que vayan acompañados de sistema de pastor eléctrico, los pastores eléctricos y la contratación por cuenta ajena de pastores para la vigilancia nocturna de los rebaños.

ADQUISICIÓN DE PERROS

El Ejecutivo ha indicado que también se darán ayudas por la adquisición de perros de raza mastín en cualquiera de sus variantes --montaña de los pirineos, mastín del Pirineo, mastín español--, puros o procedentes de cruces acreditados entre ejemplares de estas razas, incluidos los gastos veterinarios iniciales y de inscripción en el registro de identificación.

Podrá ser subvencionada la adquisición de dos mastines por explotación ganadera que posea hasta 500 cabezas de ganado y un mastín más por cada 250 cabezas de ganado adicionales que disponga la explotación, hasta un máximo de cuatro mastines por solicitante.

También se darán ayudas para la alimentación y cuidados veterinarios de los perros mastines, incluida la suscripción de seguros de responsabilidad civil.

La concesión de subvenciones queda condicionada, por parte de los titulares de las explotaciones ganaderas, a la inversión y mejora de las condiciones de seguridad del ganado, así como a la adopción de técnicas del manejo que contribuyan a reducir el nivel de daños ocasionados por dichas especies.

REUNIÓN

La directora general de Sostenibilidad, Pilar Gómez; el director general de Alimentación y Fomento Agroalimentario, Enrique Novales; el jefe de servicio de Biodiversidad, Manuel Alcantara y el director del Servicio Provincial de Huesca, José Miguel Malo han mantenido una reunión con los ganaderos, representantes de las ADS, veterinarios, los alcaldes de Laspaules y Bisaurri, y técnicos del Gobierno de Aragón de la zona para explicarles el nuevo escenario y el protocolo a seguir.

En el caso de los ganaderos, en el momento que se encuentren ante un posible ataque de lobo, deberían informar lo antes posible a la emisora de Huesca (974293206) o de Zaragoza (976392057). Fuera del horario de la emisora deben avisar al 112 y a la Guardia Civil (062).

Asimismo, tienen que evitar manipular la zona alrededor del ataque y no mover a los animales de sitio; cubrir los cuerpos de todos los animales para evitar que se lo coman los buitres; y cumplimentar el impreso de descripción de daños, que será registrado en la OCA para su remisión a la Dirección Provincial correspondiente.

Si algún animal herido, muere o se ha de sacrificar con posterioridad, se remitirá un nuevo impreso con las nuevas aportaciones del momento, haciéndose constar la fecha de los remitidos con anterioridad en relación con el mismo suceso.

Los Agentes para la Protección de la Naturaleza, así como los vigilantes de la patrulla oso, se ocupan de recoger todo tipo de pruebas en las explotaciones ganaderas cuando se produce algún ataque, que puedan ayudar a estudiar el comportamiento del lobo para evitar nuevas irrupciones.