El IASS concede 738.000 euros a 8.000 ciudadanos aragoneses para complementar sus pensiones por jubilación e invalidez

Cientos De Mayores Practican Ejercicio Físico
EP/AYUNTAMIENTO DE MADRID
Actualizado 06/08/2010 19:38:20 CET

ZARAGOZA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) concederá, a unos 8.000 ciudadanos, una ayuda social, de carácter extraordinario, para complementar las pensiones por jubilación e invalidez en su modalidad no contributiva o pensiones por ancianidad y enfermedad. En total, abonará 738.072 euros.

Esta ayuda, que se establece por sexto año consecutivo, será de "92 euros para los pensionistas por jubilación e invalidez, en la modalidad no contributiva, y de 48 euros para quienes perciben pensiones por ancianidad o enfermedad", según han informado fuentes del Gobierno de Aragón. En el primer caso, la ayuda social beneficiará a 7.768 personas y en el segundo 47.

La consejera de Servicios Sociales y Familia, Ana Fernández, ha señalado que "esta ayuda que supone un pequeño respiro para quienes las reciben", y ha recordado que "las personas que reciben pensiones mínimas no las van a ver mermadas en estos momentos de dificultades económicas".

La ayuda, que se presta desde el año 2005, supone una inversión anual de más de 700.000 euros. Desde la publicación del primer decreto en el que se establecían estas ayudas, el importe total de su abono ha superado los 4,5 millones de euros, y cada año se han beneficiado entre 10.000 y 7.800 personas.

El Gobierno de Aragón pretende, de esta forma, apoyar a las personas cuyas pensiones, por su reducida cuantía, no alcanzan para superar situaciones de necesidad o exclusión social.

Las pensiones no contributivas son prestaciones periódicas, vitalicias o de duración indeterminada, a favor de aquellas personas que no han cotizado nunca o no lo han hecho el tiempo suficiente para alcanzar prestaciones de nivel contributivo por la realización de actividades profesionales. Estas pensiones pueden ser por invalidez o jubilación.

Para percibirlas es necesario carecer de medios económicos para la subsistencia, no tener familiares obligados a mantenerlos, no pertenecer a ninguna Institución que esté obligada a prestarles asistencia, no ser propietarios y tener más de 65 años de edad, entre otros.

Las pensiones asistenciales de ancianidad y de enfermedad (PAE) son ayudas económicas individualizadas de carácter periódico a favor de ancianos y de enfermos o inválidos incapacitados para el trabajo. La ayuda social extraordinaria del Gobierno de Aragón viene a complementar este tipo de pensiones para aquellas personas que tengan su residencia habitual en el territorio aragonés.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies