Ibercaja avanzará en 2017 en lograr un crecimiento rentable en su actividad minorista

Responsables de Ibercaja en la tradicional copa de Navidad de la entidad.
EUROPA PRESS
Actualizado 19/12/2016 16:50:40 CET

El presidente del banco, "optimista" con la situación del país: "Nos queda muchísimo camino, pero estamos en la senda adecuada" Honorio Romero ha recalcado que una de las mayores desigualdades que hay en España es la fiscal

ZARAGOZA, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

El consejero delgado de Ibercaja, Víctor Iglesias, ha explicado que el objetivo de la entidad financiera para 2017 es avanzar en lograr un crecimiento rentable en su actividad minorista.

Así lo ha indicado este lunes, 19 de diciembre, durante la tradicional copa de Navidad de la entidad en el 'Museo Goya. Colección Ibercaja-Museo Camón Aznar' de Zaragoza, acto en el que también han intervenido el presidente de Ibercaja, Amado Franco, y el presidente de la Fundación Ibercaja y director de la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, Honorio Romero.

"Vamos a seguir avanzando en nuestro objetivo estratégico prioritario, que es lograr un crecimiento rentable en nuestra actividad minorista bancaria, que en la actualidad es la auténtica cuadratura del círculo para el conjunto del sector bancario europeo", ha señalado Víctor Iglesias.

Ha expuesto que, para ello, Ibercaja va a desarrollar una serie de acciones, entre las que se encuentran nuevos planes territoriales de impulso al negocio minorista, para Cataluña y para Badajoz, y la implementación del Plan Más Empresas, que pretende ser una guía a un crecimiento rentable de la actividad comercial.

Ibercaja también realizará diversas actuaciones para seguir reduciendo la mochila a los activos improductivos que el banco tiene en el balance, y que es herencia de la crisis.

"Vamos a implantar nuevas funcionalidades para los clientes, tanto en la banca móvil como en la banca PC por Internet; a implantar el nuevo modelo de liderazgo y gestión de equipos en la organización y, al final del año, nos tendremos que reunir para diseñar el nuevo plan estratégico de los ejercicios 2018-2020", ha relatado.

Víctor Iglesias ha asegurado estar convencido de que en 2017 Ibercaja continuará progresando "adecuadamente" en su camino para poder consolidarse como un proyecto de banca "minorista, independiente, competitivo y de referencia en el sector financiero español".

2016, UN AÑO "PARTICULARMENTE INTENSO"

El consejero delgado de Ibercaja ha apuntado que 2016 ha sido un año "particularmente intenso" para Ibercaja, en el que se han logrado varios hitos relevantes para avanzar en el proyecto de la entidad.

Según ha recordado, han sido: "La firma del acuerdo con Aktua, que permite liberar recursos y orientarlos a la actividad con nuestros clientes; la puesta en marcha de tres planes de crecimiento en la Comunidad de Madrid, Levante y Burgos, que nos van a permitir incrementar en 6.000 millones de euros el volumen de actividad en estas comunidades hasta 2020; el impulso a la transformación digital del banco mediante la alianza tecnológica con Microsoft; la colocación en el mercado de 500 millones de euros en cédulas hipotecarios al coste mínimo histórico en el país hasta esa fecha, y el cumplimiento de los objetivos comerciales anuales establecidos en el Plan Estratégico".

En definitiva, según Iglesias, 2016 ha sido un año "clave" en la hoja de ruta establecida y en el que la entidad ha seguido incrementando su valor e impulsando un crecimiento rentable. Una mayor actividad en la concesión del crédito, en especial con las pymes, y una gestión del ahorro, que ha reforzado la posición destacada en los recursos fuera de balance, están ayudando a Ibercaja a consolidarse en su proceso de salida a Bolsa.

RETOS CONSEGUIDOS

El presidente de Ibercaja, Amado Franco, se ha mostrado satisfecho por los retos conseguidos por el banco en este año, y confiado en abordar los del próximo ejercicio "con garantías y optimismo" gracias a "la máxima calidad de servicio".

"Durante los 140 años de historia de Ibercaja, hemos sido capaces de adaptarnos a coyunturas muy complejas y también lo haremos al desafío actual para la banca, que es el de construir un modelo de negocio rentable y sostenible", ha agregado.

Ha reconocido que el futuro es "cada vez más incierto", algo que lleva a la "volatilidad". Ante esta situación, ha incidido en que hay que conocerse a uno mismo y tener claros los objetivos a largo y medio plazo. "Gracias a esa filosofía hemos sobrevivido en Ibercaja, y vamos a cerrar el año 2016 con brillantez en términos de solvencia, de imagen y de cuota de mercado".

Ha asegurado que es "optimista" sobre el futuro, no sólo sobre el de Ibercaja, también sobre el del país. "España ha dado muestras, ejemplos al mundo de como se sale de situaciones muy difíciles. Nos queda muchísimo camino por recorrer, pero estamos en la senda adecuada y lo vamos a conseguir".

FUNDACIÓN IBERCAJA

Por primera vez, se ha unido a este tradicional encuentro Honorio Romero, presidente de la Fundación Bancaria Ibercaja desde el pasado mes de marzo, que ha sumado sus felicitaciones y buenos deseos a los del presidente y consejero delegado del banco.

Romero, tras repasar la historia de Ibercaja y del nacimiento de la Fundación, ha destacado el ejercicio de "responsabilidad" realizado por Amado Franco al elegir quedarse al frente de la entidad financiera, en vez de ser presidente de la Fundación, algo que le habría llevado a "una vida más relajada".

"Desde la Fundación nos sentimos muy orgullosos de ver que todo se está gestionando muy bien en un tiempo difícil y con falta de seguridad jurídica", ha aseverado.

En este punto, ha considerado que una de las mayores desigualdades que hay en España es la fiscal. "Eso está produciendo un desplazamiento de riqueza de Aragón a otros territorios, a Madrid en concreto, que lo estamos pagando y vamos a pagar".

Contra esta situación, ha señalado que tienen que ser las "autoridades políticas" las que luchen, pero ha incidido en que es "esencial" una "armonización fiscal".

En cuanto a la Fundación, propietaria del más de 87 por ciento de las acciones del banco, ha expuesto que los dividendos de Ibercaja sirven para atender a la Obra Social y a sus proyectos. Una labor social, ha continuado, que empezó hace 140 años con los ilustrados fundadores de la entonces Caja y que continúa.