Ibercaja muestra la relación de Goya y la familia Borbón-Vallabriga en una nueva exposición "didáctica"

El Museo Goya exhibe el retrato del cardenal Don Luis de Borbón
EUROPA PRESS
Actualizado 01/03/2018 14:41:31 CET

ZARAGOZA, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Ibercaja ha inaugurado este jueves una nueva exposición con un planteamiento "didáctico" e "histórico" en la que aborda la relación existente entre el pintor Francisco de Goya y la familia Borbón-Vallabriga.

El cuadro 'El cardenal Don Luis de Borbón', cedido por el Museo del Prado tras su reciente restauración, es el eje principal de esta nueva exhibición y del proyecto 'Goya y la familia Borbón-Vallabriga', que se podrá visitar hasta el 27 de mayo en el Museo Goya de Zaragoza, donde se organizarán visitas guiadas y talleres para familias y escolares.

Este proyecto expositivo se completa con el retrato de 'Teresa de Vallabriga y Rozas', madre del cardenal; el retrato de 'Luis María de Borbón' de niño; junto a una reproducción en vinilo de la obra 'La familia de Don Luis de Borbón', actualmente en la colección de la Fundación Magnani-Rocca; un árbol genealógico de la familia, que fue mecenas de Goya, y un cronograma que relaciona sus vidas con la del pintor y los acontecimientos históricos de España de 1730 a 1830.

Esta iniciativa ha sido presentada en un acto en el Museo Goya en el que han participado el director general de la Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo Escrig, la comisaria de la exposición y responsable del Programa de Educación y Cultura de la Obra Social de Ibercaja, Magdalena Lasala, y la especialista en el siglo XVIII y Goya del Museo del Prado, Manuela Mena.

Además, han asistido a la presentación el director de la Obra Social de Ibercaja, Juan Carlos Sánchez, la directora del Museo Goya, Rosario Añaños, el secretario general técnico del Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, el director general de Cultura del Ejecutivo autonómico, Nacho Escuín, y el director del Museo de Zaragoza, Isidro Aguilera.

José Luis Rodrigo Escrig ha recordado que hace tres años Ibercaja reinauguró el Museo Goya con el objetivo de convertirse en la "referencia" del genio de Fuendetodos en Aragón y con el deseo de dar a conocer su obra, "sus precedentes y sus consecuencias".

"Esta exposición refuerza la vocación del museo y de la Fundación Ibercaja de profundizar en el conocimiento de Goya", ha afirmado Rodrigo, al indicar que en esta ocasión se acercan al público los retratos que el pintor realizó para la familia Borbón y Vallabriga, a cuyos miembros Goya profesó sincero cariño y reconocimiento por el mecenazgo recibido a su favor.

Por su parte, la comisaria de la muestra, Magdalena Lasala, ha detallado que el lienzo del cardenal ha sido restaurado entre junio de 2017 y enero de 2018, apuntando que el retrato de María Teresa de Vallabriga y Rozas también procede del Museo del Prado, mientras que el retrato de don Luis María de Borbón y Vallabriga de niño ha sido cedido temporalmente por el Museo de Zaragoza, en depósito al Museo Goya, para dar forma al discurso expositivo de este proyecto.

EL CARDENAL LUIS MARÍA DE BORBÓN Y VALLABRIGA

El retrato del cardenal Luis María de Borbón y Vallabriga, de Francisco de Goya, es un óleo sobre lienzo, pintado hacia 1800, de 214 centímetros de alto y 136 centímetros de ancho. El cardenal figura de cuerpo entero, de pie y con un libro en la mano derecha.

Viste el traje de su jerarquía eclesiástica y la cruz pectoral, junto a la que luce las bandas y placas de la gran cruz de la orden Carlos III, la banda roja de la orden napolitana de San Jenaro y la azul de la orden francesa del Saint Esprit. Fue retratado en varias ocasiones por Goya, con el que, como los otros miembros de su familia, mantuvo siempre la relación.

Manuela Mena ha observado que muestra a una figura religiosa e intelectual y proyecta una imagen de "alguien austero", sin reflejar más gestos que el carácter tímido y melancólico del protagonista.

Don Luis María de Borbón nació en el palacio familiar de Cadalso de los Vidrios, en Madrid, el 22 de mayo de 1777. Fue hijo del infante don Luis Antonio de Borbón y de la zaragozana doña Teresa de Vallabriga y Rozas, a quien se debe el nombre actual del Patio de la Infanta.

En 1785, al morir su padre se trasladó a Toledo junto a sus hermanos para residir en el palacio Arzobispal. En 1793, tomó las órdenes sacerdotales, con 16 años, y fue el principio de una brillante carrera que le conduciría a ser arzobispo de Sevilla, de Toledo y regente durante la Guerra de la Independencia. Murió en Madrid en 1823.

MARÍA TERESA DE VALLABRIGA Y ROZAS

El retrato de María Teresa de Vallabriga y Rozas fue pintado en 1783. Es un óleo sobre tabla de madera de nogal, de 48 por 39,6 centímetros. Esta pintura de la infanta consorte forma pareja con el retrato de su esposo el infante don Luis de Borbón. En ambos, las figuras aparecen de perfil y se recortan sobre fondo oscuro.

Goya pinta a Teresa de Vallabriga joven, morena y bella, modelando su rostro con delicada precisión y con pinceladas sueltas y jugosas. Mena ha comentado que en este caso "la historia abruma con su crudeza", dado que María Teresa de Vallabriga "fue la víctima", forzada a casarse con 16 años con el infante don Luis, "que era bastante crápula". Ha resaltado la "fuerza, delicadeza y precisión" de este retrato.

María Teresa Vallabriga y Rozas (1759-1820), condesa de Chinchón, aristócrata nacida en Zaragoza, esposa del infante don Luis Antonio de Borbón y Farnesio (1727-1785), hermano del rey Carlos III, y suegra de Manuel Godoy, era hija de José Ignacio de Vallabriga, capitán del regimiento de caballería de los voluntarios de España en Aragón, y de Josefa de Rozas y Drummond, condesa viuda de Torresecas.

En 1773, tras quedarse huérfana con 14 años se trasladó a Madrid donde conoció al infante don Luis Antonio de Borbón, con quien contraería matrimonio en 1776. Tuvieron tres hijos: Luis María (1777-1823); María Teresa, futura condesa de Chinchón (1779-1828), y María Luisa, futura duquesa de San Fernando (1783-1846). Todos ellos participaron activamente en los acontecimientos políticos de principios del siglo XIX.

A la muerte de su esposo, en 1785, ocurrida cuando Teresa de Vallabriga tenía 26 años, la infanta fue separada de sus hijos. A los 33 años regresó a Zaragoza y en 1793 se instaló en la casa palacio renacentista de los Zaporta, que desde entonces se conoció como la Casa de la Infanta.

En Zaragoza, vivió los primeros momentos de la Guerra de la Independencia, pasando el resto de la misma en Mallorca. Regresó a Zaragoza en 1814, donde vivió hasta su muerte acaecida el 26 de febrero de 1820, con 60 años. Fue enterrada en la cripta de la Basílica del Pilar.

LUIS MARÍA DE BORBÓN Y VALLABRIGA, NIÑO

El retrato del niño Luis María de Borbón y Vallabriga fue pintado en 1786, cuando tenía seis años, y es un óleo sobre lienzo, de 133 por 114,7 centímetros. El pequeño fue retratado por Goya, al igual que su familia, durante los dos veranos que el artista pasó con la familia en 1783 y 1784.

Representa al niño vestido con traje de Corte con casaca, chaleco y calzón corto de color azul-añil, dato que revela su pertenencia a la Casa de Borbón. El entorno ambientado con elementos cartográficos, desvela una de las aficiones del protagonista que se encuentra componiendo el puzzle de un mapa y en su mano izquierda sostiene un compás.

Sobre un sillón se apoya un mapa de Geografía Europea que porta una inscripción, que indica quienes son sus padres y la edad con la que es retratado. En la obra, cobra especial importancia la actitud del modelo, donde se refleja la emoción que el pintor siente por el retratado.