Ibercaja renueva su compromiso con el centro de solidaridad de Zaragoza con 70.000 euros

Firma de convenio Ibercaja y Centro de Solidaridad de Zaragoza
IBERCAJA
Actualizado 03/07/2012 16:44:11 CET

ZARAGOZA, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Obra Social de Ibercaja ha renovado un año más su compromiso con el Centro de Solidaridad de Zaragoza (CSZ) apoyando con 70.000 euros su plan de prevención para adolescentes y jóvenes. Un compromiso que se mantiene entre ambas instituciones desde hace más de 25 años y que permite dar continuidad a estos programas.

El convenio de colaboración ha sido firmado por el presidente del comité ejecutivo del Centro de Solidaridad de Zaragoza, José Ignacio Bonafonte y la directora de la Obra Social y Cultural de Ibercaja, Teresa Fernández. Con la colaboración de este año, la Obra Social de Ibercaja suma ya cerca de 2.400.000 euros de aportación a esta asociación.

El plan de prevención del Centro de Solidaridad se desarrolla en base a dos programas: el consultorio de intervenciones psicoeducativas con adolescentes en riesgo y el programa de jóvenes Tarabidan.

Así, la finalidad del consultorio es mejorar la preparación de los agentes que pueden intervenir en el proceso educativo y de crecimiento integral en adolescentes y jóvenes. Además de dotarles de los recursos necesarios para el abordaje de situaciones y conductas susceptibles de riesgo, que pudieran comprometer su desarrollo o integración social.

El programa se realiza en dos ámbitos de actuación: la formación y prevención en el ámbito comunitario y el programa de atención al medio escolar. En el año 2011 se han realizado 95 sesiones, en 43 centros diferentes, en las que han participado 1.142 personas distribuidas en los siguientes segmentos: 586 profesionales, 105 padres y madres, 77 profesores, 240 alumnos, 35 educadores, 73 asistentes y 23 universitarios.

345 JÓVENES ATENDIDOS EN EL PROGRAMA TARABIDAN

Por otro lado, el programa para jóvenes Tarabidan ha atendido 345 casos de jóvenes entre 12 y 25 años, en el transcurso de 2011. De estos, 258 han precisado una atención conjunta a jóvenes y sus familias, mientras que en el caso de los 87 restantes se ha atendido a las familias.

En concreto, un 77,91 por ciento de los que se han beneficiado del programa, han sido varones, con una media de 18,59 años, de los cuales el 50,74 por ciento es menor de edad; un 22,09 por ciento han sido mujeres, con una media de 17,55 años, de las cuales el 57,89 por ciento es menor de edad. En total 135 han sido menores, un 52,94 por ciento.