El Instituto Pirenaico de Ecología concluye sendos trabajos sobre el río Flumen y 12 embases de la comarca de Monegros

Actualizado 20/04/2007 21:50:21 CET

HUESCA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

Tres años de trabajo por parte de seis científicos del Instituto Pirenaico de Ecología han dado como fruto sendos estudios sobre el río Flumen a su paso por Los Monegros y sobre 12 embalses que existen en la comarca, con especial hincapié en las posibles alternativas de uso turístico de estos entornos, informan desde el Consejo Comarcal de Monegros. Ambos trabajos han sido financiados íntegramente por el Centro de Desarrollo de la Comarca de Los Monegros y esta mañana el científico del CSIC, César Pedrocchi, junto al resto de biólogos que han participado en la elaboración del estudio, los han presentado al presidente de la Comarca de Los Monegros, Manuel Conte, al vicepresidente, Alfonso Salillas, entre otros asistentes.

El trabajo sobre el río Flumen se ciñe a los 77 kilómetros que recorre a su paso por Los Monegros, divididos en diez tramos de estudio. En él se analiza su estado actual, las causas que deterioran su calidad, las soluciones naturales y las alternativas de uso turístico, mediante el diseño de una ruta por el Flumen. El estudio concluye que un 42 por ciento de su calidad es aceptable.

Respecto al estado de las aguas y de las riberas del Flumen, según Pedrocchi, "el Flumen no se puede decir que esté en un estado magnífico pero, sin embargo, tampoco está demasiado mal. La mayor parte de su recorrido por Los Monegros tiene una calidad mediana, tanto del agua como de la ribera". Para el científico, los factores que influyen para que su calidad no sea óptima son sobre todo, "los nutrientes que ya vienen desde la depuradora de Huesca con turbidez y nitrógeno y los aportes de la agricultura que también crean mucha turbidez en el río, aportan fósforo y sobre todo salinidad".

Éste es precisamente, según las conclusiones del estudio, el factor más negativo, ya que "estas aguas tienen tal cantidad de sal que no se consideran aptas para el regadío y sin embargo se están utilizando para ello en las huertas viejas y esto supone que los suelos que se están regando, aunque año tras año apenas se note diferencia, en un plazo más o menos largo de unos 50 años, se habrán degradado y no serán útiles como suelo agrícola".

El estudio también concluye que la degradación por vertidos urbanos se solucionará mediante la instalación de sistemas depuradores y con una mayor exigencia y control en la cantidad de aguas vertidas. Se propone también la retirada de escombros y la mejora en el bosque de riberas que se ha degradado en algunos tramos favoreciendo la aparición de zarzas y cañas. Precisamente, el pasado año un taller de empleo financiado por INAEM y promovido por la Comarca de Los Monegros rehabilitó las riberas del Flumen a través del trabajo de doce personas.

Estas causas negativas se pueden corregir, según el estudio, "mediante medios naturales, evitando la erosión en cabecera y depurando las aguas mediante carrizos a lo largo de los azarbes se puede corregir suficientemente tanto las cargas de nitrógeno y fósforo como incluso las de salinidad que lleva el río". Respecto a la fauna el estudio concluye que "el ecosistema general ribereño ubicado en un clima semiárido es un gran reservorio de diversidad biológica, con lugares para nidificación de aves que hay que potenciar".

En relación a las alternativas de uso turístico del Flumen, "se ha diseñado una ruta que ofrezca una visión natural, arqueológica e histórica, en la que se podría circular con la introducción de una serie de infraestructuras a lo largo de 70 kilómetros por el soto del río".

En este sentido, el estudio contempla la accesibilidad, señalización, actividades al aire libre y aulas de la naturaleza. Esta ruta estará diseñada para poder ser recorrida a pié, a caballo o en bicicleta de montaña y contara con paneles explicativos a lo largo de ella. La abundancia de cigüeñas en los pueblos ribereños, la creación de colonias artificiales de estas aves en la proximidad del río y la adecuación de un centro de interpretación sobre esa especie, permite unir dos objetivos creando así la "Ruta de las cigüeñas del Flumen".

Las cigüeñas, cuyas poblaciones estaban en regresión hasta los años ochenta, han experimentado un excepcional incremento, de manera que, en muchos lugares, ha sobrepasado con creces a las poblaciones anteriores al comienzo de su declive. Su costumbre de anidar en edificios singulares en los pueblos, hace que en muchas ocasiones creen problemas, tanto por el enorme peso de los nidos, como por la cantidad de suciedad y excrementos que generan.

Con el fin de resolver este problema se ha creado una colonia artificial de cigüeñas en Poleñino y, dada la importancia que llegan a tener estas aves en la comarca de Los Monegros, y teniendo en cuenta que es una especie muy rara o inexistente en muchos países europeos, se va a crear el Centro de Interpretación de las Cigüeñas, también en Poleñino. El Centro de Interpretación tendrá fines pedagógicos y hoy se ha podido observar una simulación digital de lo que va a ser su contenido, que comprenderá dioramas sobre el río, paneles interactivos, cimbeles con recreaciones de tramos de ribera y diversos paneles interactivos. Embalses

Por otro lado, se ha presentado un estudio sobre los embalses en Los Monegros. Su interés es elevado por ser los únicos puntos de agua con cierta extensión que pueden permitir el desarrollo de fauna y flora de interés, como es el caso de La Laguna de Sariñena o bien el aprovechamiento recreativo del embalse o su entorno.

También existen antiguos embalses, ya colmatados, pero que son ejemplo del ingenio y tesón de los monegrinos en su empeño de aprovechar al máximo sus escasos recursos hídricos.

La Comarca de Los Monegros ha promovido el estudio ecológico y la posible utilización con fines científicos, pedagógicos y lúdicos de sus embalses. El estudio sobre embalses de Los Monegros también contempla alternativas de uso turístico, como explica Pedrocchi, "en primer lugar se ha realizado un inventario, ordenando los embalses en las distintas categorías que hemos considerado y que son desde los embalses como la Laguna, que tienen una gran importancia como reservorio de la biodiversidad de aves acuáticas fundamentalmente, hasta los que por sus pequeñas dimensiones, pero por su belleza intrínseca pueden servir para usos recreativos".

En concreto, los embalses objeto de estudio han sido los del Torrollón; Balsa del Flumen; San Juan del Flumen; Castelflorite, de Moncalver-El Boral; de Nuestra Señora de las Fuentes (Sariñena) y Valcabrera. También, la Laguna de Sariñena, La Laguneta (Capdesaso). Otros embalses estudiados son los de Escallaruela; Sigena y Monte Viejo.

En definitiva el estudio supone un inventario de las masas de agua de la comarca y determina su estado de salud, además de contemplar su aprovechamiento al margen del regadío. Entre los aspectos tratados se encuentran la cartografía, características físico-químicas de las aguas, estudio de zooplacton y macroinvertebrados, estudio de la flora y fauna, plan de sensibilización y divulgación del proyecto y posibilidades de turismo sostenible. Este estudio se enmarca dentro del programa de cooperación europeo "Turismo de embalses" en el que participa el CEDER Monegros.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies