El juzgado de Huesca requiere al ministro de Cultura que entregue el cuadro de Sijena

Publicado 17/01/2018 13:16:04CET

HUESCA, 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Huesca ha requerido al ministro de Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, a través de una providencia, que entregue el cuadro de la Inmaculada del Monasterio de Sijena, que se halla en Lérida y formaba parte del listado de 44 bienes de los 43 que ya se devolvieron al cenobio el pasado 11 de diciembre.

El escrito advierte de que en caso de incumplimiento de este mandato se incurrirá en un delito de desobediencia a la autoridad judicial. La providencia fija un plazo de dos días hábiles para la entrega, una vez le sea notificada esta decisión a través del Juzgado Decano de Madrid.

El abogado de Villanueva de Sijena, Jorge Español, donde está ubicado el monasterio, ha explicado en una nota de prensa que el juzgado ha establecido que la comunicación al ministro la realice el Juzgado Decano de Madrid, "que será quien notificará de forma personal este requerimiento dentro de unos diez días a Méndez de Vigo".

El ministro es el competente en estos momentos ya que ejerce las funciones de consejero de Cultura de Cataluña en aplicación en esa Comunidad del artículo 155 de la Constitución.

RESPONSABILIDAD DE UN CARGO DE LA GENERALITAT

Por otra parte, en la misma providencia, el juzgado de Huesca da traslado al Ministerio Fiscal de un escrito presentado por el Ayuntamiento de Villanueva para que estudie si el director de Patrimonio Cultural de la Generalitat de Cataluña, Jusèp Boya, ha podido incurrir "en algún tipo de responsabilidad".

El abogado Jorge Español ha explicado que en este escrito se informa de cómo el director general alzó las manos dirigiéndose a las personas concentradas ante el Museo de Lérida el pasado 11 de diciembre, quienes estaban tras una pancarta en la que se leía 'Manos arriba esto es un atraco', jornada en la que se produjo el traslado de los 43 bienes del Museo de Lérida al Monasterio de Sijena.

El letrado se ha felicitado "de la gran determinación de la magistrada-juez de Huesca para poner fin a estos actos de algunos políticos que no reflejan ningún respeto hacia las resoluciones judiciales que tienen obligación por ley de respetar escrupulosamente".

En este punto, ha esgrimido que el acto del día 11 de diciembre en el Museo de Lérida fue "exclusivamente judicial y ninguna autoridad política puede burlarse de una resolución judicial que acuerda devolver ciertos bienes artísticos a su legítimo propietario, restituyéndolos a su vez al monumento nacional al que por ley están afectos, no siendo de recibo en modo alguno que nadie se burle de ese modo de una resolución judicial tan limpia, razonable y justa".

Ha añadido que "desde distintos sectores catalanes se ha venido atacando personalmente y de forma muy injusta e indebida a los jueces y magistrados que han intervenido en este asunto y me alegro de que la nueva magistrada-juez de Huesca haya puesto fin a toda esta premeditada campaña que intenta erosionar el prestigio y el buen nombre del poder judicial en España".

Asimismo, ha deseado que el Ministerio Fiscal atienda el ruego de la magistrada-juez y llame a declarar a Boya "exijiéndole cuantas responsabilidades quepan en Derecho".