Lambán: La autonomía ha permitido a Aragón emerger y desarrollar sus potencialidades

Celebración del 40 aniversario de la Diputación General de Aragón
EUROPA PRESS
Actualizado 09/04/2018 15:11:06 CET

El primer presidente de la Diputación General, Juan Antonio Bolea, reclama no perder el aragonesismo, que está "un poco difuminado"

ZARAGOZA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de la Comunidad, Javier Lambán, ha considerado que la autonomía "ha sido la oportunidad de que regiones postergadas durante siglos como Aragón hayan podido empezar a emergen y a desarrollar sus potencialidades".

Así lo ha manifestado en el acto de celebración del 40 aniversario de creación de la Diputación General de Aragón (DGA), en el que ha estado presente quien fue el primer presidente de la misma, Juan Antonio Bolea, así como los consejeros de entonces Ángel Cristóbal Montes, José Ángel Biel y Joaquín Tejera.

También han participado todos los miembros del actual Gobierno de Aragón y han estado presentes los directores generales y otros cargos similares del actual Ejecutivo.

Lambán ha sostenido que "la autonomía le ha sentado magníficamente bien" a Aragón, "una especie de segunda oportunidad que nos ha concedido la historia y que, entre todos, desde la primera generación de gobernantes aragoneses hasta los actuales hemos sabido aprovechar".

Asimismo, frente al periodo de "regresión demográfica y económica" que sufrió Aragón durante siglos, cuando "estuvo alejada de los circuitos de la modernidad económica", ahora "nuestra ubicación estratégica nos ha permitido explotarla para convertirnos en la referencia de la logística no solo de España, sino del sur de Europea y en foco de atracción de inversiones", ha esgrimido Lambán.

Ha añadido que el cierzo, "que venía a ser una calamidad, se ha convertido en fuente de creación de riqueza y puede situarnos en pocos años a la cabeza de la producción de renovables en España" y la Comunidad cuenta con una agroalimentación "de calidad" que hace posible "alimentar a millones de personas" y que "estamos sabiendo dirigir a los principales centro de consumo del mundo".

Lambán también ha mencionado un patrimonio natural y medioambiental que consigue "suplir con mucho el encanto de las playas y convertirnos en foto de atracción de turismo" y el "talento" de los aragoneses, que hacen posible "competir de manera suficiente en un mundo del conocimiento".

IMPOSIBLE SIN AUTOGOBIERNO

El presidente de la Comunidad ha sintetizado que todo esto se refleja en un crecimiento económico, con "indicadores esperanzadores", que "sin el autogobierno, el Estatuto, la Diputación General de Aragón y las Cortes autonómicas hubiera sido imposible".

Al respecto, ha esgrimido que contar con "instrumentos para defender nuestros derechos y reclamarlos" y para "encontrar el crecimiento económico y que el desarrollo de España se produzca de manera descentralizada ha sido determinante".

Lambán ha abundado al señalar que "desde el inicio del reinado de los Borbones y hasta hace pocas décadas todas las políticas del Gobierno de Madrid se centraron en desarrollar Madrid, Cataluña y el País Vasco" y por eso "la autonomía ha sido una oportunidad".

"Fuimos primero aragoneses y por eso fuimos después españoles", ha enfatizado el presidente autonómico y ha apelado a "la responsabilidad y orgullo de ser fundadores de España", si bien "durante siglos asistimos de manera pasiva y resignada a lo que ocurría, sin capacidad de intervenir y con mucha frecuencia soportando los peores avatares de la decadencia a que estaba sometido el país".

Ahora, cuando España "atraviesa una grave crisis nacional" la autonomía permite ser "actores políticos de primera magnitud" y, "si nos lo proponemos, ser determinantes en el presente y futuro del país".

AUTONOMÍA PLENA

Lambán ha recordado que el mismo mes que se constituyó la Diputación General de Aragón, el 9 de abril de 1978, se produjo "una espléndida manifestación, seguramente la más multitudinaria de nuestra historia reciente, el 23 de abril del 1978, que exigía autonomía plena para nuestra Comunidad".

En este punto, el presidente ha esgrimido que desde 1707, cuando Felipe V suprimió el autogobierno aragonés con el decreto de nueva planta, "no dejó de existir en nuestra tierra una corriente de reclamación autonómica, de lamento por haber perdido el autogobierno y una reivindicación latente de recuperación del mismo".

Asimismo, ha rememorado que en mayo de 1936 se aprobó un Estatuto de Autonomía de Aragón que el golpe militar del 18 de julio impidió que fuera recibiera el visto bueno de las Corte Generales de la Segunda República, si bien, "por fin, en 1977, junto con el bloque de reforma en el inicio de la Transición, se planteó la autonomía aragonesa".

Después, se produjo un "momento central, luminoso", la constitución de la Diputación General de Aragón, en la Iglesia de San Pedro de los Francos de Calatayud, "con la presencia de estos y otros hombres que no están con nosotros y que merecen muestro más sentido homenaje". Finalmente, en agosto de 1982, se aprobó el Estatuto de Autonomía de Aragón, ha apostillado Lambán.

La celebración de la constitución de la DGA cuando todavía se etapa en la preautonomía, ha incluido la renovación por parte de su primer presidente, Juan Antonio Bolea, de la primera toma de posesión, que se celebró el 22 de abril de 1978 en la catedral de Huesca. Bolea ha leído la fórmula que se utilizó entonces.

Después, ambos han izado la bandera de Aragón en recuerdo de cuando lo hizo Bolea tras la manifestación del 23 de abril de 1978, mientras ha sonado la marcha de los reyes de Aragón.

Este último ha gritado un ¡Viva Aragón! y, después, los consejeros del actual Ejecutivo han firmado un documento conmemorativo que expresa el reconocimiento a los integrantes de la primera Diputación General, que se ha entregado después a Bolea y al resto de los miembros del primer Gobierno aragonés allí presentes, así como a José Luis Castellano, actual secretario general técnico del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, quien lo ha recogido en nombre de su padre, Gaspar Castellano. El acto ha finalizado con el himno de la Comunidad.

ARAGONESISMO DIFUMINADO

Juan Antonio Bolea ha pedido no perder el aragonesismo, que "encuentro un poco difuminado" ya que "hace 40 años, las banderas de Aragón aparecían por todos los sitos, pero hoy no es tan fácil verlas, cuando en las demás Comunidades que pertenecieron a la Corona --Cataluña, País Valenciano y Baleares-- cada vez salen más".

En declaraciones a los medios de comunicación, tras el acto, ha solicitado "un impulso al aragonesismo" para que "Madrid nos tenga en cuenta" porque esta Comunidad cuenta con "pocos diputados" y "si no hay una presión de todo el pueblo, podemos pasar a una situación que no deseo que vuelva a Aragón".

Bolea ha agradecido la "delicadeza y amor a Aragón" del actual Ejecutivo por recordar una "fecha histórica" porque "después de Cataluña y del País Vasco, Aragón con Galicia y con Valencia conseguimos la preautonomía mucho antes que el resto de Comunidades".

Según ha narrado, "esto nos permitió recuperar la personalidad, gobernar Aragón", declarar la bandera y el día de la Comunidad y reclamar "el tren del Canfranc, los bienes, que todas las parroquias estuviesen en Aragón" y gracias a las competencias en urbanismo propiciar la llegada de General Motors, cuando "había una oposición a que se instalase".

También se dio "un empujón grande a los regadíos" y se iniciaron otras mejoras que los siguientes gobiernos se encontraron puestas en marcha y "hoy hay otro Aragón", si bien hay que "mantener el aragonesismo porque sin la autonomía" esta Comunidad "estaría a la cola", algo que también ha pedido al Ejecutivo actual, que "lo está habiendo muy bien" y a quien ha animado a ser reivindicativo.

Del 9 de abril de 1978 ha recordado con emoción poder salir al balcón, en Calatayud, con la bandera de Aragón, "que prácticamente era clandestina" y "recuperar la personalidad" y poner en marcha Aragón, que como Administración, como institución, no existía".

Contador