Lambán cree necesario recordar las brigadas internacionales de la guerra civil española por defender la "libertad"

Lambán presenta la estatua en homenaje a las brigadas internacionales.
GOBIERNO DE ARAGÓN
Publicado 17/03/2018 15:35:20CET

Ha inaugurado un monolito que les rinde homenaje en el 80 aniversario de la Batalla de Caspe

CASPE (ZARAGOZA), 17 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Aragón, Javier Lambán, ha asistido este sábado a la conmemoración del 80 aniversario de la Batalla de Caspe (Zaragoza) y a la inauguración del monumento en honor a los Brigadistas Internacionales, que participaron como voluntarios en la guerra civil española. En este sentido, Lambán ha dicho que los aragoneses deben recordar y homenajear estas brigadas porque lucharon por principios como "la libertad y la democracia".

"Siempre he pensado que el episodio de la presencia de los brigadistas internacionales en la guerra española es uno de los mas bellos de la historia europea del siglo XX", ha explicado el presidente aragonés, ya que se trata de "hombres y algunas mujeres venidos de treinta o cuarenta países de todo el mundo a España para combatir por la libertad y la democracia".

Un gesto que, ha considerado, "de generosidad", al tiempo que ha añadido que es "algo inaudito" porque "los españoles luchaban por sus casas, sus tierras, pero ellos luchaban por principios como libertad y la democracia". Asimismo, ha transmitido que este fue "prácticamente, la primera batalla de la segunda guerra mundial" porque en España se estaba librando una batalla "entre la libertad y el fascismo que se desarrolló después en el resto de Europa".

Lambán ha terminado diciendo que rendir un homenaje a la memoria de estos brigadistas es hacerlo al "sacrificio que ellos hicieron". "Teníamos una deuda que, en cierta manera, la zanjamos, pero si queremos ser consecuentes, debemos recordarlos, homenajearlos y tenerlos presentes en los valores que todavía defendemos".

BATALLA DE CASPE

La Batalla de Caspe fue un episodio de la Guerra Civil que se enmarca en la ruptura del frente y avance por parte de las tropas franquistas y está muy relacionada con la caída de Alcañiz, el 14 de marzo de 1938, en la que tuvo un papel fundamental el bombardeo que sobre la población civil ejecutó la aviación italiana, ocasionando centenares de víctimas mortales. El pasado 3 de marzo de 2018 se conmemoró ese bombardeo y honrado a las víctimas de aquel hecho, fecha que se ha registrado ya como Día de la Memoria en Aragón.

Los combatientes internacionales que fueron llegando a Caspe ante el avance franquista realizaron una tarea de defensa y contención para que la población pudiese realizar la retirada hacia Cataluña de la manera más ordenada posible. Pese a la evidente desventaja militar de los internacionales, lo lograron.

El final de la batalla, ocurrido donde hoy se levanta el monumento de homenaje, fue especialmente cruento y las bajas se contaron por millares en ambos bandos.

La batalla de Caspe tuvo dos fases. En la primera intervinieron las brigadas XI, XIII y XV y acabó con la toma de la ciudad, el 17 de marzo, por parte del ejército franquista. La segunda etapa se desarrolló en la margen derecha del río Guadalope. Sobre los escarpes del río se desarrolló una dura batalla en la que intervinieron principalmente, la XII y la XIV BI frente a las divisiones navarras 1, 5 y 15.

Sin embargo, una batalla como la de Caspe también fue borrado del relato de la contienda. Por ello, la actividad de la Asociación Cultural BAP (Bajoaragonesa de Agitación y Propaganda) se centra en descubrir, explicar y divulgar la magnitud de esta Batalla y el papel esencial que jugaron los internacionales en ella.

Tras el rescate de tres cuerpos de brigadistas enterrados en una trinchera convertida en fosa y de otro en el sector de Miraflores, ahora descansan en el cementerio de Caspe. Fue en ese acto de primera inhumación, hace dos años, cuando el Presidente de Aragón se comprometió a la realización del monumento que ahora se inaugura.

Este sábado, 17 de marzo, Aragón ha hecho un gran homenaje a las brigadas internacionales con motivo del 80 aniversario de la batalla de Caspe, que tuvo lugar entre el 14 y el 29 de marzo de 1938, concretamente, cinco de las cuales (de la XI a la XV) estuvieron luchando allí.

Los actos han comenzado en el Ayuntamiento de Caspe con una recepción oficial del alcalde, Jesús Senante, a los grupos brigadistas llegados de Francia, Inglaterra, Escocia, Alemania, donde han participado, entre otros, Odner Livne, profesor en la Universidad de Haifa, familia de brigadista; familiares G. Sosenko, de EEUU y Canadá; Virgilio Fernández, de Madrid y José Almudéve, brigadistas veteranos; Angelita Campos, hija de un comandante que combatió en Caspe (residente en Perpigñan) y representantes de Alemania e Inglaterra.

Las jornadas han incluido un amplio programa de conferencias, proyecciones, mesas redondas y visita a escenarios, como el Vado --donde se libró la batalla y hoy se erige el monolito--, o las trincheras de la plana del Pilón, en la carretera que une Caspe con Maella.

LEY DE MEMORIA DEMOCRÁTICA

El Proyecto de Ley de Memoria Democrática sigue su tramitación parlamentaria. Cuando esté aprobado, la norma situará a Aragón entre las primeras autonomías con una regulación propia en esta materia, incluyendo, entre otras, políticas de exhumaciones, callejero, ayudas a asociaciones o rutas de memoria democrática. Para llevar a cabo estas políticas se creará un servicio específico dentro del Departamento de Presidencia.

La elaboración de este Proyecto de Ley se abrió en su momento a asociaciones memorialistas, sindicatos, administraciones y otras entidades interesadas, en un intenso proceso de participación a través de talleres presenciales en Zaragoza, Huesca y Teruel.

Se recibieron más de 600 aportaciones, admitiéndose alrededor del 60 por ciento de las mismas en la redacción final. La Ley lleva aparejada una Memoria Económica de 700.000 euros para poner en marcha las primeras disposiciones este mismo año una vez se apruebe.

Además, el actual Gobierno no ha dejado de impulsar o apoyar distintas iniciativas de memoria. En momentos anteriores de esta legislatura, ha publicado libros, participó en la exposición "Orwell toma café en Huesca" y en el homenaje al que fuera canciller alemán y líder socialdemócrata europeo Willy Brandt y su presencia durante su juventud en la Guerra Civil española, además de colaborar en el documental sobre el campo francés de refugiados de Gurs, cerca de Olorón, donde fueron a parar miles de aragoneses en su huida de la continenda.

Asimismo, el Gobierno de Aragón ha protegido como Bien de Interés Cultural (BIC) el pueblo viejo de Rodén, en el término municipal de Fuentes de Ebro (Zaragoza), con elementos arquitectónicos de influencia islámica que fue destruido en 1937 durante la Guerra Civil. Y también ha declarado BIC las tumbas de los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández, líderes de la sublevación republicana de Jaca en diciembre de 1930.

El presidente de Aragón también ha asistido en los últimos años a múltiples actos de la memoria histórica, cuyas políticas se refuerzan en los presupuestos de este ejercicio, en el que, entre otras intervenciones, está prevista la puesta en marcha del proyecto del Memorial por la Paz en torno a la Batalla de Teruel, con un ambicioso centro expositivo que constituirá el primer museo sobre la Guerra Civil en España.

Y también está prevista la conmemoración del 80 aniversario de la Bolsa de Bielsa, el reducto republicano que quedó aislado en el Pirineo aragonés en 1938 ante el avance de las tropas franquistas, que acabaron arrasando por completo esta localidad altoaragonesa.