Lambán desea convertir el Ebro en el "corredor verde más importante de España" diez años después de la Expo 2008

Javier Lambán junto al arquitecto Carlos Miret
EUROPA PRESS
Publicado 14/06/2018 21:57:51CET

Más de mil personas recuerdan la Muestra Internacional en una gala en el Palacio de Congresos de Zaragoza

ZARAGOZA, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha expresado este jueves su deseo de convertir el río Ebro en el "corredor verde más importante de España". Así lo ha manifestado antes de participar en la gala de celebración del décimo aniversario de la Exposición Internacional de Zaragoza, que se desarrolló del 14 de junio al 14 de septiembre de 2008 con el lema 'Agua y desarrollo sostenible'.

En declaraciones a los medios de comunicación, el presidente aragonés ha resaltado que la Comunidad "entró en el siglo XXI con la Exposición Internacional de Zaragoza, un éxito colectivo de la sociedad aragonesa que tuvo un nombre propio sobre todos demás, el de Juan Alberto Belloch", el entonces alcalde de la ciudad que impulsó el proyecto que le propuso el arquitecto zaragozano Carlos Miret, con la complicidad del anterior alcalde José Atarés.

Este empeño colectivo demostró que "si vamos unidos los aragoneses podemos hacer frente a cualquier desafío", ha subrayado, si bien ha recordado que cuando acabó la Expo, "la crisis económica truncó gran parte de los procesos, de las inercias positivas que se habían puesto en marcha".

En todo caso, ha defendido que diez años después, "cuando ya estamos saliendo del túnel de la crisis, estamos preparados para retomar aquellos procesos" en una Comunidad que registra "el mayor crecimiento de España, el mayor crecimiento del empleo" y donde, en Zaragoza, Huesca y Teruel, proliferan las iniciativas de logística, agroalimentación y energías renovables.

"Aragón empieza a bullir de actividad y es hora de retomar aquellas inercias y procesos volviendo a pensar a lo grande, con desafíos y retos que trasciendan lo regional y se sitúen en la globalidad", es hora "de volver a entender que el éxito solo se alcanza con consenso y grandes acuerdos y ese es el mensaje fundamental que nos dejó la Expo y que debemos retomar".

En este sentido, ha señalado que existen varios grandes proyectos que el Gobierno autonómico desea impulsar. El primero, "lo presentamos el lunes con Ibercaja y será una manera de dar una utilidad definitiva al edificio más emblemático de la Expo, al Pabellón Puente".

La iniciativa se llama 'Mobility Cities' y tratara de "convertir a la ciudad de Zaragoza en referente internacional en lo que se refiere a la movilidad y, especialmente, a la movilidad sostenible del siglo XXI".

RÍO EBRO

El otro gran proyecto que ha mencionado está relacionado con el agua, con el río Ebro. "Nos planteamos, siguiendo la estela de Naciones Unidas y su agenda 2030, promover un proyecto en el que ya trabajan varios departamentos", el plan Ebro 2030, para que el río "que la Expo consiguió que se convirtiera en la calle principal de Zaragoza, pase a ser el corredor verde más importante de España".

Este propósito se desea lograr con una agenda de actos de carácter internacional relacionados con el agua y que se desarrollarán en espacios de la antigua Expo; también vinculados a la educación digital y a poner en marcha un plan de desarrollo sostenible de las riberas del Ebro.

Con este plan de desarrollo sostenible de las riberas se logrará que el río sea "un espacio de recreo, un verdadero pulmón de Zaragoza, pero también hacerlo seguro para los habitantes de la ribera" y garantizar las actividades productivas en los municipios.

"En 2008 la ciudad demostró que es capaz de asumir cualquier desafío, ya sabemos cómo hay que hacerlo y lo volveremos a hacer", ha afirmado el presidente aragonés.

"MÁS LUCES QUE SOMBRAS"

Por su parte, el que fuera presidente de Expoagua, Roque Gistau, ha subrayado que en la Muestra Internacional hubo "mucha más luces que sombras" y entre estas últimas ha mencionado el azud "al que le faltan dos metros de agua" o el Pabellón Puente que, en su opinión, está "desubicado".

Asimismo, quien fuera comisario de la Expo 2008, Emilio Fernández Castaño, actual embajador en Lituania, ha afirmado que guarda de aquel verano "un recuerdo muy bueno" y ha estimado que en la Muestra Internacional "los diplomáticos fueron los aragoneses", que recibieron con los brazos abiertos a todos los visitantes y participantes de la Expo durante los tres meses de celebración del evento.

Tras regresar a Zaragoza después de diez años de ausencia, ha estimado que el recinto de Ranillas es un buen termómetro para comprobar que se ha superado la crisis económica, dado que "está repuntando" y comienza a verse como se "llena la botella y no que está medio vacía".

Para quien fuera director general de la oficina del Comisario de la Expo, y actual embajador en Irán, Eduardo López, fueron unos meses "intensos", fruto de tres años de trabajo. "Fue muy intenso, aprendí mucho, guardo muy buenos recuerdos y las relaciones que establecí entonces" le sirven ahora en su actual puesto de trabajo.

GALA DÉCIMO ANIVERSARIO

Un millar de personas han asistido esta noche a la gala de conmemoración del décimo aniversario de la Exposición Internacional de Zaragoza 2008, que se ha desarrollado en el Palacio de Congresos, uno de los principales escenarios de la Muestra.

A la ceremonia han asistido trabajadores de la Expo, voluntarios, representantes de las instituciones y de la sociedad civil, empresarios y líderes de los sindicatos. Entre ellos, el presidente de Aragón, Javier Lambán, y los consejeros del Ejecutivo autonómico.

La gala ha estado protagonizada por los recuerdos de la Expo. Dirigida por el cineasta Gaizka Urresti, se ha basado en cuatro ejes: el sueño de conseguir organizar la Muestra, el reto que supuso para Zaragoza enfrentarse a las otras finalistas Trieste (Italia) y Tesalónica (Grecia); el logro de resultar ganadora en diciembre de 2004 y, por último, la operación y su desarrollo.

VOLUNTARIOS Y TRABAJADORES

Se ha recordado lo que supuso la Muestra Internacional para la ciudad, para el conjunto de Aragón y el resto de España, su lema 'Agua y Desarrollo Sostenible' y su legado. En la ceremonia han sido protagonistas el voluntariado, los trabajadores del recinto de Ranillas, la mascota Fluvi, el entonces alcalde de la capital aragonesa, Juan Alberto Belloch, y quien fuera presidente de Expoagua, Roque Gistau.

Durante una hora y media se ha rendido también un homenaje al poeta y dramaturgo Sergio Algora, fallecido en julio de 2008; se han proyectado vídeos y el público ha disfrutado de actuaciones musicales e intervenciones de las autoridades y los protagonistas.

Además, antes del inicio de este evento organizado por el Gobierno de Aragón, de 20.30 a 21.30 horas se ha desarrollado una pre-gala en el exterior del Palacio de Congresos, con música, acróbatas y elementos de la cabalgata que cada día, en aquel verano de 2008, ofrecía el Circo del Sol en el recinto.

La Exposición Internacional de Zaragoza se desarrolló en verano de 2008 en una superficie de 25 hectáreas integrada en el Parque Metropolitano del Agua, un pulmón verde de la ciudad con 150 hectáreas y rodeado por un meandro del Ebro. Participaron 105 países y el evento recibió, en sus 93 días, a más de cinco millones de visitantes.

Diez años después, el recinto de Ranillas está ocupado por un parque empresarial, la Ciudad de la Justicia y el Palacio de Congresos, que alberga numerosos eventos, congresos y espectáculos.