Lluvias, altas temperaturas y Sol causas de la proliferación de algas en el Ebro que han afectado a Ascó

Central nuclear de Asco
Reuters
Actualizado 24/08/2010 18:39:19 CET

MADRID, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

Las abundantes lluvias que han caído a lo largo de este año, las altas temperaturas y la fuerte iluminación del Sol durante este verano han favorecido la proliferación de una plaga de algas en el río Ebro que han afectado a la central nuclear de Ascó y le han obligado a reducir su potencia.

Así lo ha explicado a Europa Press el experto del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Ignacio Moreno, a la vez que ha señalado que este tipo de vegetación acuática, conocida como 'macrófitos', supone ya una plaga para la zona.

Concretamente, se trata de plantas acuáticas visibles, es decir, algas y plantas superiores que crecen en el agua dulce. En este caso podría tratarse de un 'ceratophyllum', un tipo de plantas con flores que vive dentro del agua y que prolifera mucho en esta época por la excesiva luz, temperatura y nutrientes.

"Ha sido un año muy lluvioso que ha arrastrado muchos alimentos a los ríos y es normal que se produzcan estas algas en estas circunstancias", ha puntualizado el experto, al tiempo que ha indicado que su desarrollo dependerá de lo que ha llovido en la primavera anterior, aunque sí crecen todos los años más o menos por estas épocas, pero este año la combinación de estos factores ha propiciado una floración más fuerte que en épocas anteriores.

En este sentido, ha recomendado evitar los tratamientos químicos, como alguicidas, para quitarlas del ecosistema, y que atacaría directamente a otras plantas más fundamentales en los ríos. Por lo tanto, ha recalcado que el método manual, el empleado en Ascó para remover estas algas, es el mejor procedimiento.

Este tipo de fenómenos suele producirse en los últimos tramos de los ríos, donde se acumulan más nutrientes y hay más posibilidad de que aparezcan, generalmente en centrales nucleares, navegaciones de recreo o centrales térmicas. El daño que podrían generar, en concreto en las centrales nucleares, es que si las turbinas toman aguas del pantano o del río que éstas no se refrigeren bien o funcionen de forma más lenta.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies