Luisa Broto analiza los retos del trabajo social y pide apostar por "el cuidado mutuo"

 Luisa Broto
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 20/03/2018 20:24:04CET

ZARAGOZA, 20 Mar. (EUROPA PRESS) -

La vicealcaldesa y consejera municipal de Derechos Sociales, Luisa Broto, ha analizado los retos a los que se enfrentan los profesionales en el Día Internacional del Trabajo Social y ha considerado que es necesario apostar por el "cuidado mutuo".

Ha instado a elaborar un nuevo discurso y unas prácticas laborales que sitúen "la ética del cuidado mutuo y la interdependencia, la preocupación por la buena atención en el centro, frente al valor neoliberal de la autonomía total y la independencia de la necesidad del otro".

Broto ha participado en la inauguración de la conferencia 'Hacia un trabajo social: participativo, comunitario y sostenible', impartida por el decano de la Facultad de Trabajo Social de la Universidad Castilla La Mancha, Aurelio Lascorz.

El acto, celebrado en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Zaragoza con motivo del Día Internacional del Trabajo social, también ha contado con la presencia de la decana de la Universidad de Zaragoza, Ruth Vallejo; y la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto; y el presidente de CPTS, Javier Escartín.

La vicealcaldesa ha defendido "la ética de la vida frente a la ética del trabajo", para referirse a un discurso que permita recuperar la centralidad de la vida frente a los intereses económicos, recuperar la dignidad de ser considerado ciudadano y ciudadana de pleno derecho, y hacerlo a través de una economía al servicio de las personas.

RETOS

En este sentido, Broto ha perfilado los retos que tiene por delante el Trabajo Social para los próximos años. Uno de los objetivos es garantizar una cobertura digna de las necesidades en un contexto de pobreza cada vez más estructural y sostenido en el tiempo.

Otro de los retos se centra en la búsqueda de alternativas a la pérdida de centralidad del empleo para la inclusión, lo que "no significa abandonar la vía de la inserción laboral, pero sí asumir la nueva situación que vivimos y explorar nuevas vías para aquellos, cada vez más para los que esta vía está cerrada", ha explicado.

Un tercer reto es el centrado en abordar las consecuencias emocionales de la falta de empleo y la pobreza que desculpabilice a la persona y que permita el mantenimiento, el fortalecimiento y la recuperación de los vínculos y las redes sociales de las personas.

Para la vicealcaldesa, otra de las tareas pendientes es recuperar la visión de lo comunitario, "no solo como contexto desde el que llevar a cabo nuestras actuaciones, sino como objeto mismo de la intervención, de manera que empoderemos a las comunidades, que permita la autodeterminación, la redistribución de los recursos y los derechos político, en resumen un trabajo social comunitario al servicio de la transformación social frente al modelo neoliberal que entiende las comunidades como lugares de desrresponsabilización de lo público", ha defendido.

Luisa Broto ha agradecido poder reflexionar, un año más, sobre la situación de la profesión, su responsabilidad y su función social y política: "Como he repetido a lo largo de estos tres últimos años, creo que debemos sentirnos orgullosos de nuestra profesión, una profesión que en un momento de especial dificultad supo ponerse de lado de la ciudadanía, de la defensa de los derechos sociales".

En este sentido, les ha agradecido su esfuerzo y dedicación por conservar los valores de una profesión que ha corrido el riesgo de convertirse en "un gestor del modelo socioeconómico dominante, basado en la precarización y la depredación y en cuyos valores las causas sociales y estructurales de los problemas desaparecen de la ecuación, y cualquier situación (dependencia, desempleo, pobreza, soledad, entre otros factores) son de origen individual y por tanto responsabilidad únicamente de la persona".