Luquin (IU) apunta que Lambán muestra un "exceso de optimismo" en su discurso de fin de año

La diputada de IU Aragón, Patricia Luquin.
EUROPA PRESS
Publicado 31/12/2017 18:31:38CET

ZARAGOZA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La diputada de Izquierda Unida en las Cortes de Aragón, Patricia Luquin, ha considerado que el presidente del Gobierno autonómico, Javier Lambán, ha presentado un "exceso de optimismo" en su discurso de fin de año.

En declaraciones a Europa Press, ha reconocido que, en estos dos años y medio de Gobierno PSOE-CHA, se han paliado los recortes "brutales" que Aragón sufrió la pasada legislatura del Ejecutivo del PP. No obstante, ha remarcado que todavía queda "muchísimo camino por recorrer".

"Si la crisis ha dejado algo claro es que la desigualdad ha venido y no podemos permitir que se instale aquí, por lo tanto se necesitan políticas públicas fuertes bien financiadas, ya que son la herramienta que tenemos para garantizar la cohesión social", ha relatado.

Luquin ha sostenido que un gobierno que se denomina "progresista" no puede dejar a ningún ciudadano "en la estacada", por lo que las políticas sociales tienen que ser "mucho más audaces y mucho más incisivas". Ha asegurado que uno de los "grandes retos" que tiene el Ejecutivo de Lambán para 2018 es acabar con la "desigualdad".

"Nos ha sorprendido cuando Lambán ha puesto en valor el concepto del pleno empleo teniendo en cuenta el tipo de empleo que se está generando en estos momentos en Aragón y en el país: temporal, precario y con salarios absolutamente indignos". Ante esta situación, ha concretado que para IU el objetivo es empezar a mejorar las condiciones laborales para que los ciudadanos puedan tener "una vida en condiciones".

Ha aclarado que para lograr mejorar el mercado laboral es necesario un cambio en el modelo productivo, en las políticas activas de empleo y que "todo lo que tiene que ver con la economía" tiene que jugar un papel "mucho más importante" en el Gobierno de Lambán.

Sobre el conflicto independentista en Cataluña, Luquin ha mencionado que está de acuerdo con el presidente de Aragón en su gravedad, pero ha recordado que es un problema político que evidencia "tensiones territoriales" que no han sido capaces de solventar "ni por parte de Cataluña ni por parte del Gobierno central". Por ello, ha incidido en que la solución al problema tiene que ser política.