Martínez-Maíllo critica el doble "rasero" de los que apoyan al Gobierno andaluz

Fernando Martínez-Maíllo, Luis María Beamonte y Mar Vaquero (PP).
EUROPA PRESS
Actualizado 12/04/2018 22:26:59 CET

ZARAGOZA, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, ha criticado este jueves en Zaragoza a quienes utilizan un doble "rasero" y apoyan al Gobierno de Andalucía, cuyos expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán "están sentados en el banquillo", en alusión al caso ERE.

Martínez-Maíllo ha intervenido en la Junta Directiva Regional del PP Aragón, donde ha arremetido contra "algunos del arco parlamentario" que "piden dimisiones a troche y moche" al tiempo que "ponen el rasero dependiendo de quién se trate en un sitio u otro".

"Lo que hacen, como se está viendo hoy, es que están protegiendo y apoyando a un Gobierno protegido por Cs" en Andalucía, donde Chaves y Griñán "están sentados en el banquillo de los acusados, por 800 millones que han desaparecido de las arcas públicas, para seguir manteniendo el clientelismo del PSOE".

El dirigente del PP también ha aludido a la situación en Cataluña, señalando que los independentistas "están empeñados en proponer candidatos imposibles", y ha afirmado que Carles Puigdemont no es presidente de la Generalitat porque el Gobierno central del PP recurrió ante el TC, lo que "sirvió para decir que un fugado no podía ser presidente a distancia".

"Hemos puesto en punto muerto al independentismo", ha continuado Martínez-Maíllo, aseverando que es el Gobierno de España el que "está poniendo cordura, sensatez y equilibrio", agregando que el Gobierno de Rajoy "ha defendido el interés de España y la igualdad de todos los españoles", de forma que "nos tenemos que sentir orgullosos de lo que ha hecho este partido por España y por el conjunto de los españoles".

PRESUPUESTOS

Se ha mostrado convencido de que el PP llegará a un acuerdo interno sobre financiación autonómica ante el actual e "injusto" modelo impulsado por el PSOE, que "no quieren los socialistas y nosotros tampoco".

Por otra parte, Martínez-Maíllo ha indicado que los Presupuestos Generales del Estado (PGE) "son importantes para dar un mensaje de estabilidad", aunque "algunos tienen mucha prisas por hacer elecciones porque se han creído las encuestas y otros por echar a Rajoy".

Ha considerado que "España no está para elecciones" después de haber celebrado dos comicios recientemente" y ha lanzado un mensaje de "tranquilidad" para decir que "habrá Presupuestos", añadiendo que "tenemos que hacer lo posible para agotar esta legislatura hasta el final, tomando medidas en beneficio de los españoles".

Ha subrayado que los PGE contemplan la bajada de impuestos, "no como en Aragón" y ha abogado por "devolver a los ciudadanos el esfuerzo que han hecho en la crisis", observando que ahora hay más empleo que con los "malos Gobiernos de la izquierda y el PSOE". Ha destacado, asimismo, el aumento de las pensiones mínimas y de viudedad, que el PP ha "garantizado" mientras los socialistas "las congelaron". Otra medida que ha mencionado es el incremento del permiso de paternidad.

Frente a estas propuestas, el PSOE de Pedro Sánchez, plantea "básicamente más impuestos, la misma receta pasada de moda", un proyecto "vacuo e insolvente" sin "capacidad de influencia" y todo por "imitar a sus compañeros de viaje, la izquierda radical de Podemos".

DIÁLOGO

Martínez-Maíllo ha defendido la capacidad de negociación del PP, mencionando los acuerdos con sindicatos y empresarios, sobre la subida del salario mínimo interprofesional, o la equiparación de los sueldos de la Policía, aseverando que el PP "es un partido de consenso sin renunciar a sus valores propios".

Ha pedido al PSOE que vuelva a la búsqueda del pacto educativo para no cambiar las normas de la Educación cada vez que se constituye un nuevo Gobierno.

También ha dicho que la despoblación forma parte de la agenda política nacional a iniciativa del PP, afirmando que "debe ser una cuestión transversal y estratégica", aludiendo a la presentación, el pasado mes de marzo, en Teruel del plan de digitalización 300x100, a lo que se suma la celebración, este sábado, en Zamora de una convención nacional sobre igualdad de oportunidades en el medio rural. Este es un debate que "no interesa" a la izquierda y "a los nuevos ni les ven ni les esperamos en este debate", aunque "pronto van a ser entusiastas del medio rural".

Ha continuado expresando que el reto demográfico guarda relación con la pensiones, que se basan en un sistema de solidaridad que depende de la creación de empleo, y también con el gasto público porque "no es lo mismo gestionar servicios públicos donde hay mucha población que tener servicios de calidad en territorios despoblados".

UN PARTIDO FIABLE

Ha dicho que el PP Aragón es "un partido seguro, fiable, que gana las elecciones, que gobierna, que tiene experiencia, bagaje, que sabe lo que es estar en la oposición", añadiendo que "se puede ser útil cuando se gobierna y cuando se está en la oposición, cuando se tiende la mano en algunos proyectos y también cuando se denuncia el sectarismo o la radicalidad del Gobierno radical de Javier Lambán".

Ha afirmado que, en Aragón, la izquierda se presentó a las elecciones autonómicas de 2015 "como el Gobierno del cambio", pero "ha sido más bien el del intercambio" porque "se han cambiado cromos, puestos, sillones" con el único objetivo de "echar al PP" y su programa electoral "no se ha cumplido", ha continuado, criticando la subida fiscal. Ha apostado por "recuperar la cordura y el sentido común cuando el PP vuelva a gobernar en Aragón".

El PP es un partido "de sólidos principios, que son nuestras raíces" y lleva muchos años de servicio a España "en momentos no muy fáciles" y sabe transformar el país, ha aseverado.