Medio Ambiente destina 130.000 euros para prevenir incendios en el paraje turolense de Umbrías de Villalba

Actualizado 25/01/2006 19:38:35 CET

TERUEL, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné, ha visitado los trabajos de tratamientos selvícolas que se están llevando a cabo en el paraje de Umbrías de Villalba, en el municipio turolense de Jarque de la Val.

Estos trabajos beneficiarán a un total de 71,7 hectáreas de Pinus nigra y Pinus sylvestris, y servirán para prevenir incendios. El Departamento de Medio Ambiente ha destinado un presupuesto para la obra, que comenzó en 2005, que ronda los 130.000 euros, y estarán finalizados esta temporada.

Los trabajos de tratamientos selvícolas consisten en mejorar las características de la masa forestal de la zona de las Umbrías de Villalba, un área repoblada de gran espesura que presenta una importante pérdida de crecimiento, según informan fuentes del Gobierno de Aragón.

Estas obras consistirán en el aclareo y eliminación de todos los residuos existentes en la zona, lo que permitirá que la masa forestal tenga una espesura acorde con la edad y desarrollo de la zona, buscando su rendimiento en cuanto a protección del suelo y del entorno. De este modo se asegurará la masa creada y su evolución hasta que logre regenerarse de forma natural, favoreciendo así la aparición y desarrollo de especies espontáneas en el monte.

Además, estas obras servirán también para facilitar la lucha contra incendios forestales, al interrumpir la continuidad vertical y horizontal del combustible, así se reducirá la probabilidad de que se inicie un fuego, y en caso de que eso suceda, se facilitará su extinción.

La zona conocida como Umbrías de Villalba, en el término municipal de Jarque de la Val, forma parte de una importante masa forestal situada en la Sierra de San Just, en la que se localizan montes propios del Gobierno de Aragón, de utilidad pública y consorciados, además de montes de libre disposición de los Ayuntamientos, una zona que fue reforestada en los años 50.

El consejero de Medio Ambiente ha asistido también, durante su visita a las Cuencas Mineras, a la suelta de un gato montés, que ingresó herido en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre del CIAMA-La Alfranca el 10 de octubre. El animal había sido depositado por un particular en la puerta de una clínica veterinaria de Utebo, y fue trasladado a La Alfranca por una patrulla del Seprona de Casetas.

Se trata de un ejemplar subadulto macho, que presentaba en el momento de su ingreso una abrasión en la ceja izquierda y una hemorragia. Tras su completa recuperación, ha podido ser reintroducido en un hábitat adecuado para su especie.