Aviso: Esta noticia tiene más de un año. Última actualización: 22/11/2011
Zaragoza

El Museo de Zaragoza abre un espacio con 26 obras inéditas del artista Mariano Barbasán

ZARAGOZA, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El Museo de Zaragoza abre este martes un espacio con 26 obras inéditas del artista Mariano Barbasán (1824-1924). La muestra contiene fotografías, obras gráficas, óleos, una escultura y acuarelas, seleccionadas entre el fondo permanente del Museo.

   En declaraciones a los medios de comunicación, el director del Museo, Miguel Beltrán, ha destacado que dicha exposición pretende "recuperar los espacios dedicados a la pintura aragonesa". Así, después de la remodelación del centro en el año 2008 para instalar las exposiciones sobre Goya, el museo vuelve a su política de "dedicar las mejores salas a los grandes pintores aragoneses".

   En la muestra, entre los óleos expuestos figuran dos paisajes dedicados por Barbasán a Marcelino de Unceta y varias vistas de la localidad de Anticoli Corrado. Esta parte se completa con dos obras de tema histórico: 'Sueño de San José' y la acuarela 'La Ejecución de Lanuza'.

   También se expone una serie de 18 cartas y fotografías ilustradas con numerosos dibujos del autor que envió desde Roma a Guadencio Zopetti y Jesús Balaguer. Además, hay un busto que retrata al pintor esculpido por García Condoy.

   "A través de 26 obras se puede recorrer toda la peripecia vital y artística de Mariano Barbasán, con el añadido de que se trata de documentación íntima que nos permite conocer los amores del artista que fueron Roma, la mujer de su mejor amigo a la que le mandaba unas letras musicales sensacionales, y su mujer, el amor de su vida, a la que conoció en Roma", ha detallado Beltrán.

   En este sentido, ha explicado que las obras son una pequeña muestra de "toda su trayectoria", desde que es alumno, "a través de los cuadros que tiene que realizar para lograr la beca de la Diputación Provincial de Zaragoza que se permitía ir a estudiar a Roma", hasta su actividad en Italia, que se refleja en las cartas ilustradas que enviaba a sus amigos.

   "Hay motivos muy significativos desde el punto de vista sentimental del Museo de Zaragoza, yo siempre digo que es un museo público de los aragoneses, y contemplando el origen de las obras que vemos en la sala vemos como nuestro tesoro artístico se ha formado gracias a las aportaciones desinteresadas", ha recordado Miguel Beltrán.

   En este sentido, parte de estas obras han sido dejadas a la ciudad a través del legado testamentario de Marcelino de Unceta, Margarita Balaguer y un gobernador que las donó en el año 1939.

   Además, el director del Museo de Zaragoza ha recordado que "es la primera vez que se exponen estas obras de Barbasán, el museo ha ido exponiendo alguna obra del artista, pero desde el año 2003 sólo ha estado la pintura 'La ejecución del Justicia' y una exposición completa del artista no se ve en la ciudad desde 1965".

   En este sentido, el centro espera poder renovar la sala dedicada a Barbasán cada tres o cuatro meses, ya que se cuenta con un fondo total de 30 cartas.

DOBLE IMPORTANCIA

   Por su parte, el director general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón, Javier Callizo, ha destacado que la exposición tiene "una doble importancia: vuelve Mariano Barbasán en su sala en el Museo de Zaragoza y que las obras muestran al pintor pero también personaje".

   "La exposición está acompañada de un importante material documental procedente del archivo de la familia Barbasán, comprado a sus herederos en el año 2009 y que tiene una importancia excepcional para entender al pintor", ha asegurado.

   Asimismo, ha indicado que en la exposición hay "muestras evidentes de su formación cultural, de su sentido del humor de sus relaciones, podemos contemplar una serie de cartas que además están ilustradas por el propio autor y eso nos arroja una luz nueva sobre la propia peripecia vital de Barbasán".

   Con la exposición el Museo de Zaragoza continúa ampliando sus áreas managráficas dedicadas a los artistas aragoneses del siglo XIX e inicio del XX como Pradilla, Unceta, Gárate y Marín Bagüés.

MARIANO BARBASÁN

   Mariano Barbasán (1824-1924) nació en Zaragoza y fue formado artísticamente en la Academia de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, donde se matriculó en 1880. Ahí mantuvo una estrecha relación con los condiscípulos Joaquín Sorolla y Salvador Abril. En 1887 se traslada a Madrid y realiza sus primeras obras: pequeños cuadros de género teatral e histórico ambientados en Toledo.

   En 1889 obtuvo la pensión de la Diputación de Zaragoza para completar su formación pictórica en la Academia Española de Roma, y así decide establecerse en Italia. Abrió un estudio en Roma, que compaginó con sus trabajos en la campiña romana como en Subiaco y Anticoli Corrado, destacando los paisajes que dedicó a esta última localidad.

   Barbasán cultivó la pintura paisajística y de escenas de la vida rural y de forma secundaria la de tema histórico. Su estilo es realista, con cierta influencia del impresionismo.

Cargando el vídeo....
 
 

© 2014 Europa Press. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de esta web sin su previo y expreso consentimiento.