El Obispado de Barbastro-Monzón reclama por vía civil los 111 bienes de parroquias aragonesas

Contador
Actualizado 13/02/2018 17:27:57 CET

BARBASTRO (HUESCA), 13 (EUROPA PRESS)

El Obispado de Barbastro-Monzón ha presentado una demanda por la vía civil para reclamar la devolución de los 111 bienes de las parroquias de esta diócesis que actualmente se encuentran en el Museo de Lérida.

La demanda ha sido presentada en su nombre propio y en representación de más de 40 parroquias de su diócesis contra el Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal por retener estos bienes y contra el Obispado leridano porque es quien los tiene en depósito. Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), la demanda ha recaído en el Juzgado de Primera Instancia número 1 de Barbastro.

Desde el Obispado de Barbastro-Monzón han incidido en que se trata de un juicio civil contra el Consorcio del Museo de Lérida Diocesano y Comarcal, "que es quien se opone a la devolución de los bienes", si bien en la demanda figura también el Obispado de Lérida, "a pesar de su buena voluntad, porque es quien los tiene en depósito".

En este sentido, la diócesis ha remarcado que el pasado 31 de octubre hubo un acto de conciliación en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Lérida en el que el Obispado de Lérida ratificó que los 111 bienes de la demanda son propiedad de la diócesis de Barbastro-Monzón.

No obstante, en esa ocasión manifestó que no podía devolverlos porque se encuentran retenidos por el citado consorcio, el patronato que lo rige, y del que forma parte el propio obispado, a quien no le permite su extracción.

En este sentido, el director de la Oficina de Comunicación de la Iglesia en Aragón (OFICIA), José María Albalad, ha subrayado que "el foco no está en que un obispo demanda a otro, sino en el consorcio" ya que las relaciones entre ambos, el de Barbastro-Monzón, don Ángel Pérez, y el de Lérida, don Salvador Giménez, "son buenas, no hay ánimo de animadversión, ni el plano personal, ni institucional".

De hecho, ha afirmado, "juntos han tratado de evitar llegar a este punto, incluso fueron a la Nunciatura Apostólica y se reunieron con parte de los miembros del Consorcio en busca de una solución".

BUENAS RELACIONES

La Diócesis de Barbastro-Monzón ha manifestado que "siempre" ha querido mantener y construir unas "buenas relaciones de vecindad" con Lérida, "mucho más entre diócesis hermanas de Comunidades vecinas".

Ahora, han decidido por primera vez acudir a la vía civil ante las reiteradas negativas de las diversas instancias a la petición de que permitan cumplir lo ordenado por la sentencia definitiva del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica. Estos bienes ya formaron parte de un proceso ante los tribunales de la Santa Sede, que fallaron a favor de las parroquias aragonesas, a pesar de lo cual todavía no han regresado a su lugar de origen.

La Diócesis de Barbastro-Monzón ha precisado que sigue con la voluntad de "tender puentes de colaboración" en proyectos culturales, artísticos, religiosos y económicos, tanto en Aragón, como también con "la Comunidad hermana de Cataluña".

"El objetivo es mostrar la realidad de una Institución, la Iglesia, que humaniza y crea riqueza, no sólo económica, sino también en aquellos valores que construyen a la persona", han apuntado las mismas fuentes.

ANTECEDENTES

El objetivo de la demanda es poner fin a un problema que se inicia en 1995, con la modificación de los límites de las diócesis de Lérida y de Barbastro, lo que suponía un cambio en la situación patrimonial de bienes artísticos que habían sido trasladados desde diferentes parroquias hasta el Museo Diocesano de Lérida para su estudio y difusión.

De acuerdo con el decreto 'Illerdensis-Barbastransis de finium mutatione', de 15 de junio de 1995, el patrimonio de las parroquias aragonesas transferidas de la diócesis de Lérida a la de Barbastro-Monzón debía retornar a las parroquias propietarias.

Se inició a tal fin un largo proceso eclesiástico en el que, en diferentes instancias, la última fue el decreto definitivo del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica, se estableció en resolución firme que las 111 piezas que se reclaman estaban en el obispado de Lérida a título de depósito y no de propiedad y se obligaba la devolución al obispado de Barbastro-Monzón.