Olona destaca la voluntad de diálogo del Gobierno para hacer una reforma "en profundidad" del ICA

Publicado 04/02/2018 18:42:00CET

ZARAGOZA, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, ha destacado la voluntad de diálogo del Ejecutivo autonómico para hacer una reforma "en profundidad" del Impuesto de Contaminación del Agua (ICA). Ha subrayado que no se fija "ninguna línea roja" ni hay "ningún condicionante" sobre la mesa.

"Lo único que pido es la responsabilidad de todos los agentes llamados a llegar a un acuerdo, para que el resultado final de la revisión del ICA, que debe ser profunda, permita lograr el objetivo esencial que tiene este impuesto: el buen estado ecológico de nuestras aguas". Ha considerado que es "importantísimo y fundamental" que los ciudadanos lo entiendan.

Olona ha recordado que el Gobierno de Aragón ha establecido unas líneas generales que plantean una reforma en profundidad del ICA, entrando de lleno en la estructura del propio impuesto que es la posibilidad de reducir la componente fija y la posibilidad de establecer tramos variables.

Ha reconocido que el ICA ahora tiene una anomalía que hay que "corregir" y es el hecho de que el metro cúbico salga más barato cuanto más se consume. "Tiene que ser justo lo contrario, como corresponde a un impuesto de naturaleza ambiental que lo que busca es reducir el consumo de agua y reducir la contaminación".

Ha apuntado que quizá uno de los problemas que ha tenido el Gobierno de Aragón con el ICA ha sido no saber trasladar adecuadamente a la ciudadanía el impuesto. "Respetando todas las opiniones, y el derecho a manifestación --tras la protesta organizada este domingo en Zaragoza--, hay que decir que los zaragozanos no pagan dos veces lo mismo ni pagan más que los demás aragoneses, esto no solo lo digo yo sino que lo dijo y lo ha dicho la Cámara de Cuentas en su informe sobre gestión del Instituto Aragonés del Agua correspondiente a 2015".

GESTIÓN PÚBLICA DEL CICLO URBANO DEL AGUA

Joaquín Olona ha asegurado que la gestión pública del ciclo urbano del agua está en el ADN de este Gobierno. "Desde el minuto uno pusimos de manifiesto nuestro rechazo a la política que se había llevado a cabo durante los últimos años y esto se tradujo en hechos concretos como la suspensión de la licitación de todos los contratos de concesión en marcha, la propuesta que ya están las Cortes en forma de Proyecto de Ley, de extinción del Instituto Aragonés del Agua, y el anuncio de la rescisión de los contratos del Plan Pirineos, además de la paralización del plan de saneamiento y depuración que se estaba revisando cuando llegamos al Gobierno".

En este contexto, ha afirmado que su Departamento comparte muchas de las cuestiones que se han planteado en la manifestación de este domingo, por ello el Gobierno está llevando a cabo las citadas reformas, algo que ha opinado que la ciudadanía también debe conocer.

No obstante, ha señalado que el Gobierno no puede suspender ni derogar una ley, "en un Estado de derecho es absolutamente imposible", por lo que deben seguir aplicando el impuesto.