El Patio de la Infanta protagoniza el segundo libro de la colección patrimonial de Fundación Ibercaja

Presentación del libro sobre el Patio de la Infanta.
EUROPA PRESS
Publicado 23/06/2018 13:50:38CET

La obra, presentada este sábado, ha sido escrita por Jacinto Gil Lázaro y Magdalena Lasala

ZARAGOZA, 23 Jun. (EUROPA PRESS) -

Fundación Ibercaja ha presentado este sábado el segundo libro de su colección patrimonial, la obra 'El Patio de la Infanta', de Jacinto Gil Lázaro y Magdalena Lasala. Se trata de una nueva publicación sobre uno de los monumentos renacentistas más singulares que conserva Zaragoza.

Este libro ofrece dos partes, la primera centrada en la arquitectura e iconografía del Patio y la segunda en la que se sugiere la reconstrucción de la correspondencia entre 1798 y 1802 de la Infanta Teresa de Vallabriga.

El acto de presentación ha sido introducido por el presidente de la Real Academia de Bellas Artes de San Luis, Domingo Buesa, y ha contado con la participación de los dos autores, del director general de la Fundación Ibercaja, José Luis Rodrigo Escrig, y el jefe de la Obra Social de Fundación Ibercaja, José Carlos Sánchez Bielsa.

La publicación es el segundo volumen de la colección patrimonial editada por Fundación Ibercaja, consta de 320 páginas e incluye también un texto de presentación del presidente de la Fundación Ibercaja, Amado Franco, y el prólogo de Domingo Buesa.

La obra recoge el trabajo detallado que Jacinto Gil Lázaro ha realizado durante años basado en una importante tarea de documentación y estudio del Patio de la Infanta y la parte creada por Magdalena Lasala, que da voz a la propia Infanta a través del género epistolar, con el que sugiere la reconstrucción de la correspondencia de Teresa de Vallabriga entre 1798 y 1802.

En declaraciones a los medios de comunicación, Magdalena Lasala ha detallado que hay obras "muy importantes" sobre el Patio de la Infanta y que este libro aporta "la actualización de todas las investigaciones" sobre "la iconografía, los detalles y los símbolos" de este espacio. "Esta obra está hecho desde unos ojos contemporáneos para lectores contemporáneos".

La primera parte describe el patio renacentista de los Zaporta con una visión precisa y detallada con la que Gil Lázaro quiere hacer llegar al mayor número posible de personas la difusión de este edificio recuperado por Ibercaja de la tienda de un anticuario de París. El autor quiere trasladar a sus lectores la trascendencia del edificio más allá de su historio y las características del estilo para dar a conocer el espíritu con el que Gabriel Zaporta impulsó la construcción del mismo con motivo de su matrimonio con Sabina Santangel.

En este apartado se incluye numerosa documentación gráfica, una contextualización histórica de la época y una descripción pormenorizada de la arquitectura e iconografía de las diferentes partes que componen el Patio de la Infanta. Además, el autor dedica varios apartados a cuestiones como las reparaciones de los frisos, la recopilación de documentación gráfica de acuarelas, fotografías, grabados, pinturas la documentación de este trabajo.

Gil Lázaro ha apuntado que lleva cuatro años trabajando en esta obra, aunque ha considerado que el libro no está acabado porque "una investigación nunca se termina". Además, ha incidido en que el Patio de la Infanta es "toda una iconografía que hay que ir explicando".

GÉNERO EPISTOLAR

La segunda parte, creada por Magdalena Lasala, da voz a la propia Infanta a través del género epistolar, con el que sugiere la reconstrucción de la correspondencia de Teresa de Vallabriga entre 1798 y 1802. En ella incluye un primer apartado bajo el epígrafe 'El nombre del Patio de la Infanta debido a Teresa de Vallabriga y Rozas', que incluye la biografía de la mujer que ha dado nombre al patio central de la Casa Zaporta tal como se conoce hasta la actualidad.

Continúa con ficción para la que la escritora ha elegido las cartas como vehículo transmisor, por ser la forma de comunicación más usual del siglo XVIII. Magdalena Lasala presenta en estas cartas a la Infanta que ha vuelto a su ciudad. En ellas narra la añoranza de sus hijos, la bellece de su colección artística, su vida en Zaragoza y las personas con las que se relaciona, entre otros asuntos, y ofrece una visión que reivindica y acerca la figura de Teresa de Vallabriga a los lectores.

La obra que hoy se presenta, inspirada en la recuperación de uno de los símbolos emblemáticos de la arquitectura del siglo XVI en Zaragoza, pone de manifiesto el interés de Fundación Ibercaja por el desarrollo del territorio y la difusión y promoción del patrimonio artístico, que fomenta con continuas actuaciones y exposiciones como la que actualmente se exhibe, que recrea la residencia de la Infanta en el Patio.

Contador